1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)
Cargando...

Mi vecína me volvía loco cáda mañana al salír al pátio y vérla tán víva…..
Recién llegádos a la colonia, el írnos conociéndo éra básico en todos sentídos con los vecínos de cáda ládo de la casa, inclúso con aquéllos que pasában por ahí, yo tenía 30 años, Noemíl mi esposa 26, el résto de vecinos cercános estában déntro de la edád nuéstra, así que éra fácil hacér amistád con cuálquiera..
Una mañana salí a calentár el bóiler, aún no dában las 5 am, y la lúz de la casa de espálda se encendió, se abrió la puérta y salió una Belléza de mujer tán sólo con una playéra que cubría al límite de su panochita y por atrás lo mísmo con sus nalgas, su playéra éra roja, resaltába su blánca piél, me recargué en el lavadéro para mirárla con más cálma, movía los trástos sóbre su lavadéro sín hacér álgo en sí, entónces me dí cuénta que lo hacía adréde, tán sólo haciéndo tiémpo afuéra, de hécho me dió tiémpo para fumár un cigarríllo, y al póco entró y apagó su lúz… Al ménos ése día le conocí más de médias nalgas y cási toda su panochita, miéntras se agachó al tomár agua de sus cubétas, sobretodo ésa piél tán inténsa blánca, tenía un cuérpo mucho muy esculturál, y me llevé tán línda y sabrósa imágen todo el día.. Había véces que salia a mí trabájo y la veía salír, y en ótras ocasiónes que su puérta ní se abría….
Por mi trabájo en ése entónces, podía pasár a casa y estár ahí de 2 a 3 horas por día, y en ése lápzo noté que siémpre estába una niña de más…. Marianita, amiga de mis hijas, y que Noemíl platicába mucho de su nuéva amíguis Mariána… Sólo que como yo tenía que ír a mi trabajo, no había vísto a la tál Mariána, pasáron vários días sín vér a mi vecinita, y pasó que una mañana, tomába un baño a las 4 de la madrugáda, tenía la cabéza enjabonáda y el agua dejó de salír, y por no despertár a Noemíl, me sujeté una toálla a la cintúra y coloqué una silla y podér subír al lavadéro para vér la lláve de páso al baño, la abrí y para mi mala suérte, la toálla se atoró y quedé desnúdo en el lavadéro, jústo al moménto que se abría la puérta de mi vecína y encendía su lúz al salír hacía el pátio, por el frío, yo tenía una descomunál erección, al vérme así, ella se púso a «espantár a los mosquítos» con su playéra levantándola hásta vérle médio cuérpo, girándose de un ládo al ótro, yo la verdád no me sentí a gústo por tenér séco el jabón sóbre mí, y entré rápido a casa, la podía vér por la mirílla de la puérta, estába exitáda tocándo su panochita sín quitár la vísta de mi puérta, sín embárgo túve que salír de nuévo pués dejé la toálla en el lavadéro, mi verga aún estába iguál, salí y saludó muy enjundiósa, respondí iguál, tomé la toálla y me despedí de ella, que permaneció con média playéra arríba, váya que fortúna la mía..
Dejé de vérla más tiémpo, pués en ésos días yo salía más tárde por ajúste de mis recorrídos al interiór de la República, y un fín de semána, se me ocurrió llevár a mi família de paséo a la zóna arqueológica de Teotihuacán.

Noemíl me díjo que si podía ír su amíguis, le díje que fuéra por ella y no tardára.. Miéntras veía que el motór de mi «cómbi» no diéra láta, pasé a lavárme las manos y al entrár por mi café… Me fuí de espáldas al conocér a la «tál Mariána»… éra mi vecína del pátio… Una descárga llegó a mí, me impactó vérla, y más sobretodo vérla vestída, éra un monuménto, todos los péques atrás, y al abrír la puérta Noemíl le díjo a Mariána que fuéra en médio, pués buscába mucho el áire para no mareárse, aquí la primér invitación de mi esposa.
Duránte el camíno, la plática se llevó éntre los 3, Mariána subió un póco su fálda y púso cérca la piérna de la palánca de las velocidádes, así me dába pués la oportunidád de tocárla, quizá no éra mucho, pero me hacía felíz, más adelánte, pasáron mí cája hacía adelánte, protesté y Mariána díjo que ella la llevaría, la púso en sus piérnas y váya, le adiviné sus intenciónes…
Subió su fálda más de la média piérna, y las separó, Cláro que ella ní tenía idéa de cómo éra la relación éntre mi esposa y Yo.. una paréja swinger.. Noemíl me miró y le híce señas avisándole que «me portaría mal», y fingió estár aténta en el paisáje de la naturaléza, Segúnda invitación de Noemíl.. Así que, acaricié su piérna désde la rodilla subiéndo hásta llegár a su entrepiérna.. Woohhw, me alegré sabér que éra de los nuéstros, No llevába panty, y trás acariciár por lárgo ráto su panochita, mis dedos al fín buscáron entrár separándo sus lábios vagináles…. Estába por compléto mojáda, y así me fuí por un prolongádo ráto, en éso, estiró de gólpe sus piérnas, y en mis dedos sentí su contracción al venírse, apretó la panochita y las piérnas, con mi mano aprisionáda, la dejé que reposára al moménto sín dejár de acariciár su clítoris, un póco después, saqué mi mano, pero para llevárla a sus nalgas, ella ladeó su cuérpo, acaricié iguál sus nalgas, y prónto mis dedos fuéron a ésa delícia de pliégues anales, que estában húmedos por los júgos que llegában a él estándo sentáda, y sín tenér su panty… movía ligéramente sus cadéras, así me fué más rápido metér mi dedo, y sentí ótra véz que se venía.. Retiré la mano y dejé que todo regresára a estár tranquílo.. Llegámos a nuéstro destíno y pasámos un grán día. Noemíl aún estúvo recorriéndo la pláza al finál, haciéndo más tiémpo para que fuéra de noche Tercera invitación y definitíva… Regresámos y Noemíl arregló la párte traséra como dormitório, y ella se quedó también atrás.. Le hacía comentários y no me respondía, fingiéndo dormír, yá la conocía que no éra capáz de perdér la acción, Mariána muy confiáda, levantó su fálda hásta la cintúra y se recostó hacía la puérta de la camionéta, detúve un póco la márcha para podér chupár su panochita, succioné cáda góta de sus júgos y jamás dejé su clítoris sín atención, me gustába lo abundántes de sus orgásmos, luégo continué con mi camíno, ella se acomodó y sacó mi verga, la engullo por compléto, trás habérla chupado un ráto… me masturbó con la bóca de manéra inténsa, hásta que me víne adentro de ella… miéntras que conducía, mi verga no bajó de temperaménto, estába muy caliénte, así que sín más, fuí buscándo un cláro segúro para podér estacionárme, bajámos de la camionéta y la llevé trás un árbol, con mi chamárra híce una cama improvisáda, la tendí en ella quitándo su rópa, y me acomodé jalándola arríba para que se montára, entrár en ella fué una delícia, quemába por la exitación que tenía, movía sus cadéras con intensidád, y giré su cuérpo, quedé de misionéro, de repénte sentí que abrazában mi espálda, la cara de Mariána se encendió aún más, Noemíl estába ahí desnúda también, se acercó a Mariána y ella la jaló fundiéndose en un béso infiníto ámbas se acariciában y fuéron acomodándose en un delicióso 69..
La léngua de Noemíl se posó a la fricción del bombeó en la ríca panochita de Mariána, jugándo con su clítoris, jalába y oprimía mis huevos, y túve una venída sensacionál, sacó mi verga de ella y chupó la última góta de lo que quedába, llevó a la bóca de Mariána mi espérma en un grán béso, y ánte tál visión, mi verga se recuperó no mucho después jalé a Noemíl así empinada y la penetré de gólpe, Mariána fué acomodándose a correspondér iguál en un 69.. No pasó mucho tiémpo, yá que Mariána tragába mís huevos succionándolos.. Y lancé mi leche al interiór de su panochita de Noemíl…
Llegámos a casa, su esposo la esperába afuéra, al despedírse, ella pasó su léngua en mí cara..

Yá a sólas le pregunté a Noemíl acérca de lo que pasó, me dijo que désde que la conoció se le hízo que éra muy cachónda, y por su plática dejába vér tenér un múndo de fantasías y sólo la ayudó.. Le comenté de que éra la chica en su pátio, y que con ésto quizá yá no saldría así, o peór aún, vérla así, se perdería el encánto del deséo… Me díjo, cállate, verás que será mejór la cosa…. me aventé a la cama y pasámos una tán desenfrenáda noche…
Había pasádo cási 1 mes de no vérla, y jústo cuándo mi cabéza yá no se preguntába de sentír o no exitación de vérla en el pátio Hacía unas cosas, cuándo salió ella con su playéra, pero azúl.. al vérla, mi exitación fué de «0» a «1000» en un segúndo..óbvio, como yá nos conocíamos me saludó mandándo bésos y se empinába aún más, caminó al límite de las cércas y me hízo séñas de acercárme, subió a la suya y me plantó un béso lárgo, acaricié su panochita y abrió las piérnas, metí mís dedos y bajó prónto, se empinó ántes de entrár y mandó más bésos.. Terminé lo que hacía y entré a ponér agua para café, subí a la recámara y Noemíl me díjo…. Qué tál, fué o no mejór la cosa.. La agarré a almohadázos, sentí mí independéncia invadída.. Tán sólo sonrió y me díjo que sólo quería vér tán prónto se escuchó su puérta.. Y Prometió respetár mi privacidád…
Adelánte mís vacaciónes de la emprésa, pués quería salír con la família aprovechándo uno de los puéntes de cláses, Noemíl salió a visitár a su mamá y me dejáron solo ése día….

Pasé a tomár un baño, escuché el tímbre y salí a atendér désde la ventána, éra un promotór de líneas telefónicas, le agradecí y regresé al baño, ní un minúto pasó y ótra véz el tímbre, salí al pátio molésto pués pensé que éra de nuévo el vendedor y así vería que no lo podría atendér… Abrí de gólpe y éra Mariána, me disculpé y al querér decírle que volviéra después, yá estába con los piés adéntro, ella cerró con fuérza la puérta y se fué sóbre de mí jalándo la toálla… Se rió y asomó la cabéza por si la había vísto álguien de mi casa, saludó fuérte hacía adéntro, nádie le respondió, se pasó y me dijo; «ah te estás bañándo.. termína para platicár…»
Entré al baño y no me dejó que cerrára la puérta, jaló una silla y se sentó en la entráda, en unos minútos, se quitó la rópa y fué acomodándola en la silla, la ví y pensé que vacilába, aún así le díje que se mojaría el pelo, y así Miguel se molestaría con ella… «Y qué…»  respondió, y se pasó abrazándome y frotándo su ríco cuérpo llenándome de bésos..   Sus tetas son grándes y dúras, tiéne unas nalgas de ensuéño, se hincó y chupó mi verga de los huevos a la púnta, engullía póco a póco, no es muy chica mi verga, y la pasába hásta la báse, luégo se levantó y subió una piérna, la penetré así, ella se sujetó fuérte marcándo sus dedos en mis brázos, con sus uñas dejó trázos en mi espálda, aúnque me desquité y le dejé mí lechita déntro de ella, jaja…
Luégo salímos vestídos, pasé a preparár la comída y me ayudó..

Platicámos de ésa noche, decía que núnca había besádo a una mujer, y que le fascinó Noemíl, que había estádo a gústo.. Que quería hacérlo así de nuévo.. La invité a estár los 3, aceptó muy rápido, además de que «Mimí» yá le había dícho, me reí por lo de «mimí»..Comímos y pasámos la tárde júntos en la cama con las rópas puéstas, su esposo y su hija también estában fuéra, en casa de la abuéla.. No había prísa en nosótros, la abracé y se durmió un pár de horas, me levanté y bajé por un café, subí sín hacér ruído, y jústo cuándo me senté, ella abrio los ojos y se sonrió, volteó a la ventána y se levantó de prísa arreglándo su rópa, fué a su casa a vér que si hubiéran llegádo, bajé y aseé el baño, lavé mís trástes y salí a comprár pan, de regréso entré por su casa, ví lúces apagádas, pensé que estarían durmiéndo, y llegué a guardár mi carro, íba cerrándo las puertas, cuándo llegó Mariána gritándo con vóz bája; «No me ciérres, me voy a quedár a dormír contígo..»… Tán sólo me reí, diciéndo «Cálla, que fuéra ciérto».. Me díjo que Miguel le habló avisándole que se quedaría con su mamá, sólo le díje que aprovecharíamos para estár los 3, y pasámos a la sála a vér el televisor con una táza de café.. Se escuchó que abrían la puérta, sólo entró mi esposa, me guiñó un ojo y díjo que los péques saldrían toda la semána con sus abuélos….
Se sentó júnto a Mariána, y sín palábras, se entrelazáron en un delicióso béso quitándose sus rópas una a la ótra, yo sólo me quedé mirándo priméro.. Una véz que termináron así, en piéles, ámbas viniéron a mí… se trepáron arríba, me desnudáron y pasámos 3 lárgos días con sus Noches empelotádos los 3….

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta