1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)
Cargando...

De sumisa a domina..
Sugiero leer los anteriores relatos.
Pido disculpas por los errores:)

Cuando el señor volvió esa noche, se enojó con su madre porque tanto la concha como el culo de Dani estaban muy dilatados. Dijo que tendría que conformarse con cogerle la boca.

Desde ese día no se despego de Daniela, estaba con ella todo el tiempo. Parecian dos enamorados, a mi y a su madre nos llamaba para servirles únicamente.

La mayor parte del tiempo, ellos dos estaban desnudos. Se la pasaban cogiendo en cualquier lugar de la casa, sin importarles si yo o su madre estabamos presentes. Como mucho le ordenaba a su Madre que limpie la leche que salia de la concha o el culo de Dani. Nos ignoraban totalmente. Yo estaba conforme, así a mi no me molestaba.

Su madre estaba hecha una furia, se la desquitaba conmigo. Una noche me estaba me estaba dando cachetadas,  yo estaba cansada del mal trato de esa vieja. Le detuve la mano en alto y fui yo la que empezó a pegarle a ella.

Es cierto que era una mujer mayor, pero yo estaba podrida. Ella no se defendía,  recibía mis cachetadas estoicamente. Me animé más y de un tirón desgarre el camisón que ella tenia puesto. Tome sus caídas tetas y se las aprete fuerte, pelliscando sus pezones, le di fuertes cachetadas en las tetas.

Ella solo jadeaba,  dejó escapar un si gracias. Comprendi que dado que su hijo la ignoraba, necesitaba que alguien la dominará. Le dije que era una vieja puta, sucia masoquista.

Empujé su cabeza hacia mis pies  le dije que bese los pies de su ama. Despues levante mi camisón, le dije que no se demore en chuparme la concha. Apretaba su cabeza contra mi, refregandola de arriba abajo.

Me encantaba la sensación de poder, de hacer lo que queria con ella. Le dije que me baje la tanga con la boca, le costo mucho hacerlo. Le tire de los pelos levantando su cara, y se la  escupi varias veces.

Le dije que abra la boca, le escupi varias veces adentro y le ordene que se lo trague. Me di la vuelta y abriéndo mis nalgas, le dije que me chupe el culo. Ella hacía todo sumisamente,  mientras me lamia el culo hice fuerza y me tire un oloroso pedo.

Retube su cabeza contra mi, un buen rato. Cuando la solte ella dio una bocanada de aire, se ve que se estaba ahogando. Le ordene que se desnude del todo, y fuimos al dormitorio, donde se acosto boca abajo.

Abri el ropero donde tenian todos los juguetes sexuales, tome una paleta y le pegue duro en las nalgas. Más de diez veces en cada nalga, se le pusieron rojas morado.

Le ordene que se de vuelta. Encontre unas pinzas con tornillos y se los puse, apretando fuerte sus pezones. Vi que le dolia mucho, aunque no dijo nada. Tironee de ellas dándoles vueltas, ahora si chillo de dolor y le saltaron algunas lágrimas.

Yo estaba totalmente mojada, no pensé que dominar a otra persona provocara tanta sensación de placer sexual. Le meti uno dedos en la concha y se corrio enseguida.

Yo estaba muy caliente  y quería acabar, me acosté encima de ella. Frotando mi concha con la de ella, me daba placer pero quería mas. Baje a a la altura de sus pies, me frote la concha con el dedo gordo de su pie. Trate de meterme su pie en la concha, ya estaba a punto de caramelo.

Me puse con la concha a la altura de su cara, me frotaba la concha con su nariz. Le dije que saque la lengua para sentirla pasar por mi raja. Ahora si me estaba por venir, me recoste con todo mi peso sobre su cara y me vine gritándole insultos.

Me quedé así acostada, tenia su concha a la altura de mi cara. Empeze a pellizcar los labios externos, ella jadeaba. Le pase a dar chirlos con la palma de la mano en la concha, y la muy puta se corrio de nuevo.

Yo tenia ganas de mear y deje escapar un poquito sobre su cara. Ella instintivamente abrio la boca, queriendo recibir la mesada. Entonces si me puse en cuclillas sobre su boca y deje salir toda mi meada. Ella se tragaba todo, me exito y acariciando mis tetas acabe mientras meaba su cara.

Nos fuimos a bañar, le ordene que ella me enjabone. Era una sensación placentera, que otra mujer me enjabone. Me sentía como que otra vez era una nena. Después de la ducha, hice que me seque todo el cuerpo.

Nos fuimos a dormir y al pasar vimos que el señor se había dormido abrazando a Daniela. Nos acostamos juntas y le dije que me abraze para dormir. Me sentia satisfecha, ser la dominante habia sido una experiencia muy placentera.

Continuara…
Sumisamente de rodillas, pido comentarios, para saber si continuar, o no.
sumisa582020@gmail.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta