1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)
Cargando...

Este relato es producto de una charla erótica con @kimbb que me describía una fantasía que tiene y con el apoyo visual que me facilito. .
Te veo subiendo al metro y yo subiendo detrás de ti, me aproximo a ti apresurándome para no perderte pues quede fascinado tu delicioso trasero, logro quedar exactamente detrás de ti, y poco a poco aproximo mi cuerpo al tuyo y comienzo a rosar mi pene contra ese delicioso y voluptuoso trasero que me hipnotizo en cuanto lo vi, me sorprende que al sentir mi pene no tengas reacción de molestia y eso provoca que comience a tener una erección y mi pene comienza poco a poco a endurecer cada vez más, tu al sentirlo reaccionas y das un ligero empujo hacia tras lo que  hace que mi pene ya erecto y muy duro quede colocado y brazado entre tus dos deliciosas nalgas que lo abrazan como invitándolo a pasar y a sentirse como encasa. 

Comienzo a frotar ligeramente con movimientos de arriba y abajo empujando un poco y un poco más cada vez y puedo sentir como tu trasero se mueve contra mi verga erecta, y lo mueves con un rítmico movimiento circular empujándome hacia atrás mientras yo con movimientos de arriba abajo comienzo a empujar al frente, la gente comienza a bajar, de pronto comienzan a subir y me  da oportunidad de guiarte hasta un rincón quedando tú de espaldas a la gente atrapada para mí en el rincón del vagón que se atasca de gente indiferente. 

Y cuando te sientes presa entre el muro del vagón y mi erección emites un pequeño gemido de excitación, yo empujo mi cuerpo contra el tuyo sujetándome con la mano izquierda firmemente mientras mi mano derecho de desliza dentro de tu pantalón. Acaricio tu pelvis jugueteando con tu vello púbico, y deslizo poco a poco mi mano más abajo hasta llegar a tu húmeda vagina y comienzo a acariciar con la palma de mi mano tu vagina hacia arriba y hacia abajo, y cuando logro sentir que tu humedad moja mi mano introduzco mis dedos en ti y acaricio tu clítoris repetidamente más y más. Hasta comenzar a introducir mis dedos arqueándome hacia a ti empujando tu mi cuerpo contra el tuyo mi pene contra tus nalgas y ese culo delicioso que muero de ganas por probar. 

Puedo sentir como te estremeces comienzas a lanzar geminados ahogados y apretar con tus piernas mi mano, empujando con más fuerza tu culo contra mi verga dura y erecta por sentirme mojada y dispuesta. No aguanto más y saco mi mano de tu vagina deslizándola hacia atrás bajando poco apoco esos leggins negros que adorna tu delicioso trasero, ya con tu culo expuesto, bajo rápidamente mi pantalón saco mi verga dura y mojada y la deslizo dentro de tu vagina hundiéndola rápido y con fuerza por la humedad que la inunda y que me da la entrada perfecta, arremeto contra ti contra tu cuerpo teniéndote sometida en el rincón, embistiéndote con fuerza una dos y tres veces sintiendo como te estremeces en ese vagos repleto de gente indiferente que ignora que te estoy cogiendo frente a ellos, te empujo fuerte contra el muro del vagón una dos y tres veces intentando ir más profundo cada vez hasta que no aguanto más y me vengo dentro de ti empujando una última vez con fuerza para tocar lo más profundo de ti mientras te lleno de . 

Al final me retiro, subo mi pantalón tu subes tus leggins, y nos alejamos el uno del otro sin mirarnos, pero llevo clavada en la menta la hora y la línea y espero encontrarte otro día. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta