1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos)
Cargando...

De como recibí en el baño una propuesta difícil de rechazar. Que rica lecheee.
G

Buen día a todos, me llamo Leo y ya había escrito unos relatos aquí antes, espero que este les guste.

-¿Profesora puedo ir al baño?

La profesora levanto la mirada de los exámenes que estaba corrigiendo y bajando sus lentes suspiro pesadamente

-Ya conoce las reglas Leonardo, nadie sale de clase más que para obtener una copia y eso acompañado de la preceptora

Mis demás compañeros seguían charlando alborotadamente, habíamos terminado con el examen de historia y la profesora había decidido que tengamos unos minutos libres mientras terminaba de corregir al menos algunos exámenes.

-Si profe, pero ya que falta poco para el descanso podría dejarme salir para que pueda ir al baño,
en serio quiero ir…

-Precisamente porque falta poco para el descanso es que puede esperar unos minutos, no cree?

-Es que no sea si pueda aguantar profe, hace varios minutos que quiero ir y precisamente no le pregunte para no molestarla

La mire tratando de buscar algo de compasión y la profesora finalmente asintió

-pero ya que esta de camino lleve este libro a la preceptoria

Me entrego un delgado libro y me dejo salir, casi nadie presto atención a que salía puesto que estaban muy ocupados con lo suyo. Deje mi encargo en la mesa de la oficina y me encamine rumbo al baño, mientras caminaba apareció Eduardo, un compañero de otros años, que a pesar de ser un poco mayor que yo iba un grado más abajo dado que estudiar nunca había sido lo suyo y por lo tanto había repetido un par de años. A pesar de que nunca fuimos amigos muy cercanos si teníamos la cortesía mínima, aunque claro, debido a que mi inclinación sexual era bastante obvia de vez en cuando me gastaba una que otra broma, que dependiendo de cómo me sentía la tomaba mal o bien. No era uno de los chicos más lindos de la escuela, pero tenía lo suyo, personalmente si había algo que me atraía de él, era en primer lugar lo tosco que podía comportarse, ya sea con las manoseadas que me hacía en broma, o que se tocaba el paquete bastante seguido, como si siempre estuviera caliente, físicamente su pecho era bastante grande y pareciese que era la parte que más trabajaba cuando en contadas oportunidades al mes pisaba el gimnasio, era más alto que yo y tenía una piel más oscura, no parecía ser especialmente peludo pero si tenía o no es algo que pronto iba a averiguar.

– Hey como estas leo? Todo bien?
– Hola Edu, si todo bien, acá andamos, vos que haces?
– Nada recién vengo de la biblioteca, fui a entregar unos libros que me mando a buscar la de lengua, vos qué onda?
– Ahh bien, no yo vengo al baño nomas
– Ahh a chupar una pija? Jajá

Me reí levemente y el pareció notar mi indiferencia

– Jajá no te enojes hombre si es una joda nomas, nos vemos

Me dio la mano y me apretó con fuerza, lo despedí y cuando estaba por irme me dio una nalgada y con una carcajada se fue

– Cabrón…

Aunque me molestaba un poco también tenía que admitir que me calentaba bastante que un tipo así me tocara el culo o me tratara de esa forma, al menos nunca lo hacía frente a otros, era como una broma privada. Ya un poco caliente por lo que había pasado entre al baño de hombre y me acerque al urinal para descargar toda la molestia que sentí durante la clase. Unos segundos después estaba a punto de salir cuando llego Eduardo a ponerse en el urinal contiguo.

– Foa ya me estaba jodiendo mucho jajá me dice mientras empezó a desabrocharse el cinturón

Me quede unos segundos más, quizás esta era mi oportunidad para ver que se traía ahí todo el tiempo.

– Ahh –gimió de alivio- que bueno…

Mientras cerraba los ojos con la cabeza levantada aproveche para dar un vistazo y vi que tenía una pija un poco gruesa, se notaba también un poco morcillona, se movió y entonces clave mi mirada en la pared. Escuchamos que la puerta se abrió de nuevo y entro otro de los compañeros de Eduardo, Alex.

– Como va Edu??
– Bien bien – respondió Edu, nuevamente mire un poco más su pija que notaba un poco más grande, Edu pareció notarlo- te gusta?
– Jajá qué? – dije aparentando
– Jajá si te gusta pues, no la viste? Querés verla?

Notaba que no había mucha joda en la manera en que me lo dijo, pero si decía que si era la prueba de que me gustaban los hombres

– Jajá no, no gracias – me subí el cierre y estaba a punto de irme
– Dale, mira – esta vez no me resistí y tuve una vista más completa de esa pija, a medida que Edu me la mostraba se la pajeaba lentamente lo que la hacía aumentar de tamaño hasta tener un buen pedazo grueso en las manos, yo me quede viéndola y en un momento pareció que ambos pensamos lo mismo porque me dijo- la querés chupar?
– Si – dije sin pensarlo, Edu solo sonrió un poco y siguió moviéndola
– Seguro?
– Si ya fue – dije más seguro
– Vamos al baño de fuera que ya está por tocar el timbre
Edu se guardó la pija y salimos juntos del baño, empezamos a caminar y no hablamos pero él tenía una sonrisa en la cara, justo antes de salir Alex nos hablo

– Eu que hacen? Todo bien?
– Si todo bien – dijo Edu – vos que haces?
– Nada vengo a ver qué onda chicos, que van a hacer al baño de afuera?

Eso era todo, el maldito bocón de Alex nos había escuchado y era suficiente para que anduviera hablando de mí, Eduardo no iba a pasar por nada porque todo se lo toma en joda pero a mí me iban a tomar por chupapijas siempre.

– Se la vas a chupar? – me pregunto directamente Alex, yo lo mire negando y Edu se rio- ah que lastima, digo, donde comen dos pues comen tresno

Eduardo se rio nuevamente y le puso un brazo en el hombro a Alex, yo no entendía nada, o más bien, no lo quería creer

– Vamos pues, querés? – me pregunto Edu, yo vi a Alex y el me guiño el ojo
– Si… si de una

Alex no estaba nada mal, lo que no tenía Edu si lo tenía Alex, era guapo, flaco y atlético, y un cabrón como Edu. Pensar en chupársela a Edu y a Alex me calentaba todavía más, y Alex parecía pensar igual puesto que el pantalón que llevaba no escondía nada, Eduardo en juego le levanto la erección que el pantalón denotaba y Alex se reía

– Vos querés probar también Edu?
– No no jajá eso no me pinta, los pibes no me pintan pero la verdad que una chupada no le viene mal a nadie o sí?
– De una jajá y mira que nuestro amigo Leo nos va a ayudar cierto?
– Jajá si pero no te acostumbres

De a poco fui cayendo que la situación estaba pasando verdaderamente y pasara lo que pasara después tenía que disfrutarla

– Como que no? Mira que si la chupas bien podemos hacer más cosas, podemos ser más amigos eh – dijo Alex disimuladamente tocándome el culo, yo me deje un poco para que notara que no me molestaba
– Puede ser…

Al llegar a la salida trasera Edu salió primero y nos miro

– Vamos a tener que esperar un rato porque parece que están los de 5to ahí
– Que cagada, vamos a sentarnos en esos árboles, que no hay nadie y cuando se vayan nos metemos y cerramos la puerta, total el que limpia deja le llave afuera, yo lo vi – dijo Alex
– Dale buenísimo – Edu se rio y fuimos a sentarnos en los arboles cerca del baño

Alex entonces se sentó a mi lado y agarro mi mano poniéndola en su paquete, estaba bastante duro y muy caliente
– Alexis culiado, espérate un poco –dijo Edu riendo
– Jajá no me aguanto culiado, tengo unas ganas de culiar terribles – me miro y con esa mirada caliente me dijo- agárramela leo, un poquito, así desde ya te fijas la que te vas a comer

Me calentó tanto que me dijera eso que le apreté suavemente la pija, pero no me bastaba, yo quería sentirla ya, así que lentamente fui metiendo mi mano por debajo de su pantalón tocándola por encima de su bóxer. La humedad que tenía en la cabeza se notaba bastante puesto que me moje un poco los dedos con el pre seminal que salía.

– Uhhh que culiado… que rico se siente que me la toques… dale seguí
– Que cabron que sos Alexis, se me está poniendo más dura todavía

Escuchamos que una bici venia rápido por atrás de nosotros y al girarse Edu me dijo que saque la mano, lo que hice aunque con mucho pesar

– Como andas Agustín? Todo piola?
– Si ahí andamos, qué onda que hacen?
– Que te importa culiado? Dijo Alex, al parecer no se llevaban muy bien o estaba molesto por la interrupción
– Jajá bueno Alex también, nada Agus acá esperando que los culiados de 5to salgan del baño para echarnos una fumada, vos qué onda?
– Nada nada, recién salgo de clases y la boluda de matemáticas no vino así que buenísimo, che del de fumar un porro al culiado del Alexis que anda con una cara de orto terrible jajá

Alex no se rio pero yo y Edu si, al darme vuelta me fije que los de 5to se estaban yendo y se lo hice notar a Alex. El entonces se rio y medio disimulando la erección se levantó y sin decir nada a Agus comenzó a caminar hasta el baño. Yo salude a Agus y Edu se quedó charlando un poco más, me hizo una seña de que iría en unos minutos, al llegar a la puerta del baño Alex estaba buscando la llave que saco de la parte de atrás de un ladrillo.

– A ver que hora viene el culiado del Eduardo, pero bueno si querés vamos empezando… querés? – me dijo tocándose la pija por encima del pantalón que nunca había dejado de estar dura
– See… dale
– Entra – me dijo

El baño de afuera no era en si grande, pero sí bastante discreto y espacioso. Tenía apenas 3 cubículos y una pequeña pared interna que dividía los lavamanos de los urinales. Espere que Alex entrara pero tardaba un poco, de repente me di cuenta que podía ser una trampa y cuando estaba disponiendo a salir lo oí discutir con Edu sobre quien iba primero, me tranquilicé y repentinamente escuche un “ya fue voy yo” pero cuya voz no pertenecía ni a Alex ni a Edu, entro entonces Agus y poniéndose frente a mí se bajó los pantalones quedando solo con el bóxer celeste que le apretaba una creciente pija

– No te jode leo? Me dijo, yo riendo le dije que no – Vení entonces…
Me acerque a Agus y arrodillándome comencé a acariciar el bulto en sus boxers, Agus puso sus manos en sus caderas dándome la señal de que empezara de una vez, baje entonces el bóxer y ante mi salió una buena pija, que no parecía más gruesa que la de Edu pero si era bastante larga y derecha, todavía no había terminado de crecer por lo que se sentí bastante carnosa en mis manos, baje el prepucio me dispuse a disfrutarla lentamente, ya los chicos sabrían que hacer si llegaba alguien. Comencé lamiendo el tronco y sentí el aroma del sudor que tenía, Agus la agarro del tronco y me dio un pijazo en la cara y se rio

– Perdón, jajá me gusta eso
– Ah sí? Dije, y me empecé a pegar en la cara con su pija mientras veía l mirad de deseo en la cara de Agus,

Luego de golpearme un poco más, el me sujeto de la cara mientras con un mano se seguía pajeando, de a poco acariciando mi cara metió su pulgar en mi boca que sin darme cuenta comencé a succionar

– Tenes muchas ganas de chupar pija, no bebe?
– Si… si… decía con su pulgar entrando y saliendo de mi boca
– Toma entonces

Agus acerco la punta de su pija mi boca y ya sin soportarlo l atrape entre mis labios y con mi lengua comencé a saborear el tico jugo que vertía en mi boca. Luego de unos segundos la saque de mi boca y la lamí desde el tronco hasta la punta, donde me detuve para succionar mas de ese delicioso néctar. Agus gimió de placer y poniendo su mano en mi cabeza me empujo para que tragase más de su pija, inicie entonces un movimiento de atrás para adelante tratando de meter su pija cada vez más adentro hasta que finalmente toco mi garganta y Agus aceleraba el rimo de la mamada.

– Ahhh como me vendría adentro de esta boquita

Una pija sola no me bastaba, quería más

– Llama a los chicos dije sacando momentáneamente la pija de mi boca
– Dale, Muchachos – grito Agus

Entro Edu primero y vio como estaba disfrutando de la pija de Agus

– Uh culiado, Alex- grito- cerrá y venite dale

Alex grito un “ya voy” y se acerco

– Uh no, que chupapijas que sos – empezó a tocarse el bulto mientras veía como le chupaba la cabeza de pija a Agus
– Te gusta que te miren no bebe? Dijo Agus yo asentí y seguí viendo a Alex
– No le digas así que se encariña dijo Alex y se acercó a mí, dale putito chupa esta ahora

Aun con una pija en la boca, comencé a tocar la de Alex pero este como siempre estaba más apurado, así que rápidamente libero su pija y la acerco a mi cara
– Toma putito, solté la pija de Agus y metí la suya a mi boca

La pija de Alex no era tan larga como la de Agus pero si del mismo que la de Edu y lo que me gustaba de la suya era que su cabeza entre más la lamia más roja se ponía, Alex parecía tener una frutilla en la cabeza de la pija, y aunque era un poco salada casi pensaba que era dulce. Seguí chupando un poco más y Edu y Agus me rodearon

– Uh culiado que rico que la chupa…. Ahhh noo que rico, moví mi lengua rápidamente alrededor de la cabeza roja de Alex y este tembló un poco- ahhh no no hagas es que te voy a soltar la leche ya nomas
– Mmm… lechita… dije con la puntita en la boca
– Ahh si querés leche no puita?
– Todavía no eh – dijo Edu- mira que falto yo y ahí si lo podemos llenar de leche
– See, see como digas dijo Alex, los huevos chúpame ahhh- le empecé a chupar los huevos y Alex empezó a gemir más, al ver a los chicos pajearse decidí agarrar cada pija con una mano y note que Agus no dejaba de mirarme en ningún momento
– Vení conmigo ahora dijo Edu, note que su pija era considerablemente más gruesa y
Agus lo noto
– Que pija gruesa tenes eh
– Jajá see no sabes cómo rugen las pibas, me miro y dijo, métetela en la boca, inmediatamente empecé a chuparla pero note que su grosor me molestaba un poco en la garganta, a lo que Edu dijo- uh sii está bien estrecha y la chupa re bien, no muchachos??
– See dijo Alex, de una dijo Agus

Después de chupársela un rato a Eduardo finalmente me aviso que ya estaba por acabar

– Ahí vienee leo, dale seguí seguí que viene ahhh ahhh ahhhh siii – y así sentí los corros de leche en mi garganta- ahhh que buena chupada Leonardito jajá
– Bueno a ver me toca a mí, dijo Alex, me tomo de la nuca y comenzó a cogerme por la boca, de a poco fue aumentando la velocidad de sus embestidas y de a ratos sentía que me ahogaba, esto a Alex parecía excitarle porque comenzaba a bramar como un toro mientras me decía: uhh siii putita, ahógate y cómetela toda… uhhh hasta la garganta te voy a coger putita. De ratos me la sacaba unos segundos para respirar pero rápidamente Alex volvía a introducirla en mi garganta, por un momento pensé que ya no resistiría pero finalmente llego lo que esperaba
– Mmmmm… ahí viene putita… ahí viene… ahhh ahhh –y sentí su pija explotar en mi boca, mi garganta ya estaba bastante lubricada y no tuve oportunidad de saborear ese líquido caliente que Alex me inyecto. Permanecí unos segundos pegado a Alex y finalmente me la saque de la boca.

Alex se apoyó en la pared y Edu se acomodó los pantalones.

– Bueno Alex, si ya terminaste mejor vámonos, te dejamos la llave Agus- Agus asintió y Alex solo se rio un poco, acomodo sus pantalones dejándonos a Agus y a mi solos.
– Y ahora? – Pregunte aun en el suelo, Agus me miro, sonrió y comenzó a acercarse a mí.

Gracias por leer!

Luego publicare una segunda parte!

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta