1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos)
Cargando...

A mis 45 entónces, Pasár el frío inviérno éntre 2 leños encendidos, fué lo mejór de la temporáda navideña….
Todo comenzó con la visíta a mi vecíno, había un grúpo de 6 persónas que hacían algúnos muébles de madera, me gustó su trabájo, el jéfe de ellos decía que me haría un descuénto por si me animába, púso un block de diséños en mis manos, y me gustáron 2 piézas, acordámos cóstos, y al día siguiénte dos de ellos comenzáron trabajos en la casa, duránte la semána, uno le dió por no presentárse diário, y su patrón Gonzálo le quitó su trabajo, y él mismo quedó en su lugár, désde el primér día yo les ofrecí comér en casa, a Andrés sabía que no comía picánte, no sabía de Gonzálo, y acerqué el recipiénte con sálsa, charlámos duránte la comída, ellos tenían la discución de sus edades, al final apostáron por vér quién de los dos se veía más viéjo, quién perdiéra, comería toda la sálsa, yo veía que Andrés éra el mayór de los dos, con credenciál en la mano, ví que él tenía 68 años, y Gonzálo 74, váya tenía un físico más conservádo, así que túve que decír que Andrés comería la salsa… Y como tál, cumplió la apuésta, no es fácil quitár lo enchilado con agua, así que le dí un póco de Tequíla, y quedó tranquílo, Gonzálo me pidió que si podían tomár un póco y dejé la botélla en la mesa.. Al cábo de un ráto, dejáron el trabájo de ládo y avanzó el tiémpo, Andrés fué el priméro en quedár fuéra de circulación, se durmió en la mesa, y lo llevámos al sillón…

Me quedé con Gonzálo y salió una botélla más, sólo que no la abrímos, sus hijos lo estában buscándo y terminó yendo con ellos, me encargó a Andrés que no despertó por náda, y éntre ellos le quitáron la rópa porqué durmiéra bién… Sólo le coloqué un pár de cobíjas gruésas, y lo dejámos ahi….
Fuí a mi cuárto, y dormí por un pár de horas, fuí por un póco de agua a la cocína, y al pasár por la sála, Andrés tenía las cobijas en el píso, una piérna abájo, así como una erección treménda… Tomé mi agua y fuí a cubrírlo, ní cuénta se dába que no estába en su cama… al subír su piérna al sillón, su miémbro salió del calzón, alzándose orgullóso y le brincoteába jugándo un hilíto de sémen que jalába pegádo de la púnta del ojíllo a la piérna… De inmediáto mi cabéza túvo la geniál idéa de chupárle ése hílo de tentación, me quedé viéndo, y como una cosa lléva a la ótra, me hinqué y acariciándolo muy suavecíto, ví que salía aún más de líquido.. Mi corazón latió aún más agitádo, y pegué mi léngua a su ojál, la llevé de la púnta al límite del calzón repitiéndo ír de arríba a abájo, movía su cadéra suávemente, soltába cáda véz más de su júgo, engullí la púnta compléta, succionándo todo el líquido preseminál, metiéndo al cábo su verga al fóndo de mí bóca, lo masturbé así.. No tardó mucho y lanzó una abundánte descárga de leche, que tragué con un deléite enórme.. Limpié el résto y lo cubrí, y me retiré al cuárto a dormír tranquílo….

Al amanecér Andrés intentába dejár el sillón muy apenádo, me sonreí con él, y le díje que no se preocupára, que estába en toda la confiánza del múndo, por fín se levantó y desayunámos, más adelánte, llegó uno de los hijos de Gonzálo, Albérto, tomaría el lugár por ése día, y los dejé más de média jornáda solos, me fuí al trabajo, cuándo regresé, les ofrecí de comér, Albérto estába sín camísa y se púso su playéra de tirántes para pasár a comér, observé lo bién que se cuidába a pesár de tenér 55 años, éra de carácter como su padre, alégre y dicharachéro, aúnque noté su miráda álgo rára, recorría todo mí cuérpo con cálma miéntras yo hablába, la verdád me ponía nervióso, traté de vér si tenía que vér con lo de anoche, pero sería difícil comprobárlo..
Al póco ráto quedámos a solas Andrés y yo, platicámos cosas del trabajo, mirába aténto sus reacciónes, y no mostrába náda en lo de anoche, le pregunté de Albérto, estúvo casádo, pero no prosperó su relación por él, yá que éra un álma ligéra y andába de pícaflor, y cerré con éso…
Luégo lo llevé al téma de sexo… Me platicába de oportunidádes que sálen seguído en el trabajo, que éra buéno porqué.. clásico, en casa yá no había de «éso».. Y por más que lo llevé para vér sí mencionába álgo de la noche, núnca lo hízo.. Tán sólo decía que quedó perdído y túvo un descánso de lújo.. Éros Dios de la lujúria soplába a mi oído con su perverción por delánte, me quedé observándo el paquetóte éntre sus piérnas, lo tenía álgo semierécto… Una llúvia de idéas llenában mí cabéza, y seleccioné ayudárlo, cláro, provocándo el moménto empinándome, y así comencé, me dí cuénta que no le éra para náda indiferénte vérme así, Él también se acercába bastánte dándo róces en mis nalgas al tomár herramiéntas, su verga le crecía cáda véz más.. Buscába unas pínzas, estában detrás de él, y así hincádo como estába, las íba a tomár dándo un tóque en su miémbro, jústo cuándo tocáron y túve que ír a vér…
Albérto traía unas táblas para acompletár los muébles, ayudé un póco, luégo comímos y ellos continuáron con lo suyo, pasé a mí estúdio a vér unos diséños de cortínas para oficínas, pasó Albérto frénte a la puérta y vió que estába ahí, entró y estúvo mirándo mi trabájo, apárte veía mi cuérpo también, estába de pié cérca de mi, y púde apreciár la treménda erección que tenía, coloqué mi mano en el fílo de la mesa de diséño como una muy descaráda invitación, óbvio que la tomó, y se recargó con todo su miémbro sóbre ella, dejé la mano sín hacér movimiéntos, la atracción éra mútua, sólo que le daría un póco de lárgas, así lo pensába.. Me felicitó por los diséños dándo palmádas en mí espálda, de repénte me abrazó y una de sus manos la dejó en el fílo de mi cintúra, jugándo sí metía la mano o no, pero, movía los dedos tocándo las cadéras, Andrés pasó por el pasíllo, íba al baño, de regréso… Albérto yá estába retirádo de mí, y éntre los dos veían mi trabájo dándo opiniónes….Una llúvia de idéas llenában mí cabéza, y seleccioné ayudárlo, cláro, provocándo el moménto empinándome, y así comencé, me dí cuénta que no le éra para náda indiferénte vérme así, Él también se acercába bastánte dándo róces en mis nalgas al tomár herramiéntas, su verga le crecía cáda véz más.. Buscába unas pínzas, estában detrás de él, y así hincádo como estába, las íba a tomár dándo un tóque en su miémbro, jústo cuándo tocáron y túve que ír a vér…
Albérto traía unas táblas para acompletár los muébles, ayudé un póco, luégo comímos y ellos continuáron con lo suyo, pasé a mí estúdio a vér unos diséños de cortínas para oficínas, pasó Albérto frénte a la puérta y vió que estába ahí, entró y estúvo mirándo mi trabájo, apárte veía mi cuérpo también, estába de pié cérca de mi, y púde apreciár la treménda erección que tenía, coloqué mi mano en el fílo de la mesa de diséño como una muy descaráda invitación, óbvio que la tomó, y se recargó con todo su miémbro sóbre ella, dejé la mano sín hacér movimiéntos, la atracción éra mútua, sólo que le daría un póco de lárgas, así lo pensába.. Me felicitó por los diséños dándo palmádas en mí espálda, de repénte me abrazó y una de sus manos la dejó en el fílo de mi cintúra, jugándo sí metía la mano o no, pero, movía los dedos tocándo las cadéras, Andrés pasó por el pasíllo, íba al baño, de regréso… Albérto yá estába retirádo de mí, y éntre los dos veían mi trabájo dándo opiniónes…. Una llúvia de idéas llenában mí cabéza, y seleccioné ayudárlo, cláro, provocándo el moménto empinándome, y así comencé, me dí cuénta que no le éra para náda indiferénte vérme así, Él también se acercába bastánte dándo róces en mis nalgas al tomár herramiéntas, su verga le crecía cáda véz más.. Buscába unas pínzas, estában detrás de él, y así hincádo como estába, las íba a tomár dándo un tóque en su miémbro, jústo cuándo tocáron y túve que ír a vér…
Albérto traía unas táblas para acompletár los muébles, ayudé un póco, luégo comímos y ellos continuáron con lo suyo, pasé a mí estúdio a vér unos diséños de cortínas para oficínas, pasó Albérto frénte a la puérta y vió que estába ahí, entró y estúvo mirándo mi trabájo, apárte veía mi cuérpo también, estába de pié cérca de mi, y púde apreciár la treménda erección que tenía, coloqué mi mano en el fílo de la mesa de diséño como una muy descaráda invitación, óbvio que la tomó, y se recargó con todo su miémbro sóbre ella, dejé la mano sín hacér movimiéntos, la atracción éra mútua, sólo que le daría un póco de lárgas, así lo pensába.. Me felicitó por los diséños dándo palmádas en mí espálda, de repénte me abrazó y una de sus manos la dejó en el fílo de mi cintúra, jugándo sí metía la mano o no, pero, movía los dedos tocándo las cadéras, Andrés pasó por el pasíllo, íba al baño, de regréso… Albérto yá estába retirádo de mí, y éntre los dos veían mi trabájo dándo opiniónes….
Una llúvia de idéas llenában mí cabéza, y seleccioné ayudárlo, cláro, provocándo el moménto empinándome, y así comencé, me dí cuénta que no le éra para náda indiferénte vérme así, Él también se acercába bastánte dándo róces en mis nalgas al tomár herramiéntas, su verga le crecía cáda véz más.. Buscába unas pínzas, estában detrás de él, y así hincádo como estába, las íba a tomár dándo un tóque en su miémbro, jústo cuándo tocáron y túve que ír a vér…
Albérto traía unas táblas para acompletár los muébles, ayudé un póco, luégo comímos y ellos continuáron con lo suyo, pasé a mí estúdio a vér unos diséños de cortínas para oficínas, pasó Albérto frénte a la puérta y vió que estába ahí, entró y estúvo mirándo mi trabájo, apárte veía mi cuérpo también, estába de pié cérca de mi, y púde apreciár la treménda erección que tenía, coloqué mi mano en el fílo de la mesa de diséño como una muy descaráda invitación, óbvio que la tomó, y se recargó con todo su miémbro sóbre ella, dejé la mano sín hacér movimiéntos, la atracción éra mútua, sólo que le daría un póco de lárgas, así lo pensába.. Me felicitó por los diséños dándo palmádas en mí espálda, de repénte me abrazó y una de sus manos la dejó en el fílo de mi cintúra, jugándo sí metía la mano o no, pero, movía los dedos tocándo las cadéras, Andrés pasó por el pasíllo, íba al baño, de regréso… Albérto yá estába retirádo de mí, y éntre los dos veían mi trabájo dándo opiniónes… Ésa noche terminé caliénte de verdád, en cuánto quedé solo, saqué mí juguetíto y lo híce que trabajára por un buén ráto…
Faltában 5 días para celebrár la Navidád, y cási terminában los muébles, yo tenía tiémpo líbre de vacaciónes, y me púse a ver mi televisor, al mísmo tiémpo la plática con ellos me llevába así de fácil, Albérto me llamó para vér en dónde fijaría el muéble del servi-bár, lo movía de lugár sugiriéndo la utilidád o la vísta, o ámbas cosas júntas, le díje que ámbas mejór, y se púso a fijár el muéble, le ayudé un ráto, y observába con atención que su verga crecía bájo el pantalón púse la mano cérca de él, que de nuéva cuénta púso su búlto arríba, sólo que ésta véz fué de lo más diferénte, la giré, y sus huevos quedáron déntro de mí mano, los acaricié y apretába con suavidád, comenzó a frotár su verga en mi mano, la apreté fuérte, Andrés no podía vér, nos dába la espálda, me agaché y le bajé el zipper, su verga salió de gólpe y me púse a chupárla de gústo, éra muy lárga y gruésa… de repénte sonó el teléfono de él, éra su padre, le pidió llevár unas cosas rápido, y túvo qué ír, yo me quedé muy caliénte así qué… buscaría vér qué pasába con Andrés, me acerqué y lo ví batallár al ponér unos torníllos, me pidió sostenér las táblas, lo ayudé, y noté que apoyába su mano sín vér sujetándo la tábla, recargué mí cuérpo dándole la espálda, sín perdér detálle de lo que hacía, se acomodó, y bajó la mano para sujetár la tábla, en cámbio, entró en médio de mís nalgas haciéndo presión, se detúvo de moménto, vió que no híce por quitárme, bajó la herramiénta, sín movér la ótra mano de lugár, y sín más, se hincó trás de mí.. Acariciába mís nalgas bajándo mí pants, no úso rópa interiór, y prónto mís nalgas quedáron así frénte a él que ní tárdo las abrió y metió su cara éntre ellas, con su léngua que intentába pasár más allá de los esfínteres, me chupába dándo círculos, y le giré mi culo en la cara, le ayudé abriéndo yo mísmo mi culo con mis dedos, luégo cambiámos el lugár, yo tragába su verga que ní idéa tenía del tamaño, pués la priméra véz estába bájo del calzón y semierécta, estába tán dotádo, que pensé cómo le íba a ír a mí culito…miéntras chupé devorándola hásta la báse, me decía que no podía creér como pasába toda… Luégo me púso con las manos apoyándo en un muéble, abrió mis nalgas, y fué empujándose suáve, traspasó los esfínteres, y fué más rápido llegár al tópe, comenzó a dár de bombéos suáves, disfrutándo el moménto.. Habrían pasádo si acáso 10 minútos, cuándo se escuchó la puérta, tuvímos que arreglárnos y no tardé en abrír, Albérto llegó con una cája en la mano, venía envuélta con grán moño, me la dió, y díjo que de párte de su padre y cáda uno de los trabajadóres, éra un reál wisky scoth, les serví en vaso de vídrio, y lo terminámos en 1 hora platicándo, tánto cuérpo y ménte estában relajádos, en su lugár, Andrés se apretába dúro la verga, y me hacía señas para que dejára que Albérto se fuéra, y por el ótro ládo, iguál Albérto

hacía lo mísmo… Y viéndo que todo estába en mí… decidí que pasáramos a mi cuárto a tomár una botélla de Tequíla anterior, y calentándo motóres, subí a la cama, y fuéra rópa.. me miráron y siguiéron también viéndose uno al ótro.. Así los 3 arríba sín rópas y caliéntes,fué de lo más rápido manoseár… A cáda uno le mamé la verga hásta hacérlo venír déntro de mí, las 2 vergas me calentában, así que empiné mi cuérpo y éntre los dos me lo chupáron, Albérto se acomodó y entró empujándo trámo trás trámo, miéntras yo chupába su verga de Andrés, toda una ríca cogída, cási se viniéron júntos, luégo cambiáron de lugár… Definitívamente Andrés estába más cargádo, sentía abrírse mí culo al maximo, y cuándo lanzó sus mocos déntro, sentí toda la manéra que palpitába su verga al deslechárse, Albérto metió cási los huevos al venírse en mí gargánta.. No pasó mucho en sí, Albérto se púso bocarríba, y me pidió montárlo de frénte, lo querían hacér dóble, sólo qué no se los permitiría, en cámbio, cambiámos posiciónes cáda véz que se venían, al siguiénte día sería Navidád, y no tenían la intención de salír de casa cómo lo veía, éran un pár de hombres insasiábles, y yo me sentía un árbol adornádo con esféras de leche….

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta