1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos)
Cargando…

La historia de cómo mi padre me hizo suyo como lo hizo con mis hermanos antes y terminé siendo el putito de todos.
Me presento: Me llamo Kaison pero todos me dicen “Kai”, tengo 17 años, estudio el primer semestre de la universidad y soy de Venezuela.

Siempre me he caracterizado por ser blanco (lo herede de mi abuelo) ya que mis hermanos son trigueños, mis labios y mejillas siempre tienen una coloración rosada o rojiza por lo cual una amiga me echa broma diciendo que tengo labios de cereza haciendo alusión a una canción que nos gusta, mido 1.65 y tengo cuerpo bien definido y sobre todo por tener curvas en la cintura, siempre me he caracterizado por ser lampiño y mi parte favorita de mi cuerpo es mi culo ya que lo tengo paradito, redondo y firme y gracias a él he conseguido muchas cosas.

Desde pequeño supe que me gustaban los hombres pero lo que nunca me esperé era que serían los hombres de mi familia los que me enseñarían a ser un “putito” y además su princesa.

Me disculpan la intro tan larga pero quiero que entiendan todo muy bien antes de empezar el relato y es que vivo con tres hermanos mayores y nuestro padre desde que mi mamá murió cuando yo tenía 8 años. Sus nombres son: Kevin (29 años), Ken (25 años) y Karson (21 años) y nuestro padre se llama Kennedy (50 años).

Cuando mamá murió papá quedó muy devastado pero a pesar de todo su mejoría fue algo rápida lo cual fue criticado por muchas personas puesto que en poco tiempo mi padre tenía un mejor semblante y no fue hasta que cumplí 12 años que entendí por qué.

Sucede que papá había suplantado a mamá y no precisamente con una mujer sino con sus propios hijos y supe todo un día que curiosamente me acerqué a la habitación principal de la casa.

Desde que la muerte de nuestra madre mis hermanos mayores preocupados me pidieron que durmiera con papá ya que siempre fui el consentido de él pero me llamaba la atención que de vez en cuando uno de mis hermanos decía que esa noche le tocaba a uno de ellos y yo debía dormir en su cuarto.

Hasta que cuando ya había cumplido 12 años mi mentalidad había cambiado y solía hacer travesuras sexuales con mis compañeros de clases así que sabía ya cómo unos gemidos sonaban, por lo tanto una noche le había tocado a Karson dormir con papá; yo me levanté a tomar un poco de agua y cuando volvía de la cocina pasé cerca del cuarto principal y me detuve en seco al oír gemidos sin pudor algunos y aquel característico sonido de chapoteo que hacen dos cuerpos al chocar y luego unas palabras pronunciadas por mi progenitor que decía “eso, coño que rico ¿quién es la perrita de papi?” y más atónito quedé al oír que quien respondía era Karson diciendo “yo papi, dame más duro”.

Luego de aquel incidente comencé a idear un plan para seducir también a papá pues es un hombre bastante atractivo y a mi edad yo moría por ser cogido y qué mejor que por mi propio padre quien ya tenía experiencia desflorando a mis hermanos.

Una tarde estábamos Karson y yo sólos en casa y entré a su habitación vistiendo únicamente un pequeño bóxer ajustado acostándome a su lado y con una expresión de inocencia y comencé a dibujar con él, hobby que ambos compartimos, y le dije:

Yo: Epa Karson ¿cómo hacen tú y los muchachos para tener novias y al mismo tiempo que papá se los coja?

Mi pregunta lo dejó helado mientras yo seguía con la misma expresión de inocencia mirándolo fijamente.

Karson: ¿Cómo sabes eso? -me preguntó mi hermano y yo solté una risita.

Yo: En estos días te escuche cuando te estaba cogiendo que pedías más y acabas de confirmarlo hermanito

Karson: No puedes decirle nada dde eso a nadie

Yo: Obvio no diré nada si me dices cómo puedo hacer que papá me haga lo mismo

Karson: ¿Quieres que papá te coja? -me preguntó algo más calmado y un poco sorprendido pues yo siempre había sido el niño inocente de la familia-

Yo: Sí, la verdad sí. Mis amigos me han dado a probar su lechita y me gustaría probar la de papi y la tuya si se puede.

Luego de decir aquello acaricié su pierna lentamente hasta llegar a su entrepierna dando un leve apretón a lo cual él se sonrío y comenzó a restregar mi mano por su creciente erección.

Karson: Te tengo que enseñar cómo le gusta a papi que le mamen webo

Luego de decir aquello sacó su erección y yo sonreí ampliamente para luego sin permiso alguno lamer lentamente toda aquella extensión sin apartar mi ambarina mirada de la suya.

Karson: Eso es bebé, así ahora metetela toda

Yo asentí y comencé a chupar su verga como si no hubiera mañana pues ya tenía algo de experiencia que había adquirido con algunos chamos del liceo.

Seguí mamando su verga mientras él me decía cosas sucias que sólo me excitaban más y más.

Karson: Eso princesa, no sabía que teníamos una perrita aquí en la casa, a papá le va a gustar mucho

En eso saca su webo de mi boca y comenzó a darme en la cara con este provocando risas entre ambos.

Yo: Me gusta mucho tu webo Karson, es muy grande más grande que la de Miguel (que para ese entonces era un compañero de clases suyo)

Karson: Ah con que se la mamaste a Miguel, eres toda una zorra hermanito

Seguí mamando su webo por largo rato hasta que se vino en mi boca llenando hasta mi cara y gustoso saboreé su deliciosa y tibia descarga.

Karson: Coño vaya boquita la que te gastas Kai

Dicho eso me besó saboreando juntos su corrida y nos separamos.

Karson: Ya verás como papá se va a enamorar de ti.

Más tarde ese día yo estaba ansioso de que papá llegara del trabajo y se fuera a dormir para irme a su cuarto también pues Karson había hablado con Kevin y Ken y ambos estaban de acuerdo a que yo disfrutara a papá puesto que ya ellos lo habían hecho bastante pero con la condición de que luego ellos me cogerían también.

Una vez que papá llegó Ken me ayudó a vestir con una ropa que según ellos podría excitar a papá y se trataba de un pequeño y ajustado bóxer (que desde entonces son mis favoritos) que hacía resaltar mi culito y una camiseta sin mangas que me quedaba algo corta.

Una vez que papá llegó como todos los días salí corriendo y salté a sus brazos besando su mejilla y este como normalmente hace me cargó y saludó a los demás besando sus frentes a lo que yo aproveché a esconder mi cara en su cuello y rocé mis labios contra el mismo.

Cenamos tranquilos y papá subió a bañarse a lo que los muchachos aprovecharon a manosearme un ratito en la cocina y ahora que lo pienso es una locura pues nadie nunca se ha imaginado ni lo más mínimo que sucede en nuestra casa bueno retomando ellos me desearon suerte y yo subí al cuarto principal donde me acosté boca abajo en la cama y en lo que papá salió completamente desnudo del baño se impresionó un poco.

Kennedy: ¿Qué haces aquí bebé? Pensé que estabas dibujando con Karson

Yo: No papi, es que me duele un poquito la cabeza y quise venirme a acostar

Kennedy: Ah pero mi príncipe hoy le tocaba a Ken dormir conmigo

Yo: Yo hablé con él y aceptó porque como me siento mal es mejor que esté contiro

Mientras hablábamos yo no podía dejar de mirar su trabajado cuerpo, papá siempre ha ido al gimnasio pero lo que lo volvía el hombre perfecto es ese webote que se carga.

Kennedy: Tienes razón mi amor, mejor quedate tú no vaya a ser que te de un yeyo a media noche

Papá se puso un bóxer blanco y un short negro y se acostó a mi lado así que yo aproveché a recargar mi cabeza en su pecho desnudo mientras el me rodeaba con sus fuertes brazos y minutos después mi jugada empezó. Comencé a acariciar su torso con la yema de mis dedos lentamente y subí mi pierna a su cuerpo haciendo que “accidentalmente” mi rodilla rozace con su entrepierna y repetí aquella acción hasta que mi papá soltó un gruñido y no sé si por inercia o a propósito comenzó a rozar su creciente erección contra mi pierna y una de sus manos comenzó a masajear mi culito.

Kennedy: Bebé ¿quieres jugar algo que juego con tus hermanos?

Yo: ¿Qué juego es papi?

Pregunté en un tono de voz inocente sabiendo ya que aquello lo prendía más.

Kennedy: Ve se trata de que me ayudes con esto -pegó su erección de forma descarada a mi pierna y me sonrió- Y yo te haré algo que te va a gustar mucho

Yo: Está bien papi, yo quiero ayudarte

Él sonrió y comenzó a acariciar mi cuerpo provocando en mi escalofríos y en eso comenzó a besar mi cuello después que me había puesto encima suyo.

Kennedy: De mis hijos tú tienes el culito más lindo Kai, quería esperar que estuvieras más grandecito pero coño hoy estás hermoso mi amor.

Yo: Mhm papi me gusta este juego tocame más

Kennedy: Y eso que no hemos llegado a la parte más fina (divertida)

En eso me comenzó dar nalgadas que lejos de molestarme me calentaron más y comencé a gemir sin pudor. Mi papá comenzó a besarme la boca de una manera tan excitante que parecía que nos íbamos a comer el uno al otro a medida que los besos eran más continuos mientras rozaba sus dedos contra mi virginal entrada.

Kennedy: Desee hoy serás la princesa de la casa ¿te gusta que te diga así?

Yo asentí sonriendo y papá terminó de desnudarse.

Kenndy: Princesa de papi tienes que chupar esto como si fuera un chupón

Señala su tremenda erección (22 cm) y asentí comenzando a chupar como todo un experto que era ya

Kennedy: ¿Has mamado webo antes Kaison?

Preguntó mi padre algo molesto y yo para no perder la oportunidad para que se molestara negué levemente.

Yo: No papi es la primera vez que lo hago pero he visto unos vídeos

Kennedy: Osea que yo soy el primero con que haces esto

Yo: Sí papi, es la primera vez que lo hago

Mentí mordiendo mi labio inferior pues odiaba mentirle

Kennedy: Bueno mi princesa pues tu boquita fue hecha para mamar webo así que sigue que lo haces muy bien

Yo sonreí feliz y seguí metiéndome su vergota en la boca mamando hasta más no poder, lamiendo sus bolas y mordisqueandolas mientras papá me decía que era una perra, que me iba a hacer su mujer y que iba a aprender lo que es un hombre de verdad.

Pasado los minutos papá me detuvo y me hizo poner en cuatro en la cama quitándome lentamente el bóxer que era lo único que tenía puesto y me dio una fuerte nalgada para luego abrir mis nalgas y ver mi culito.

Kennedy: Coño lo tienes tan bonito, rosadito y apretadito

Murmuró y entonces comenzó a lamer mi huevo con urgencia haciéndome que gemir alto y apretar las sábanas entre mis manos

Kennedy: Eso es putito gime para papi, papi te va a hacer sentir bien mi amor

Yo sentía su lengua resbalar de un lado a otro como si buscase degustar mi virginidad, mordía mis nalgas y besaba las mismas. Empezó a escupir mi hoyito y darle golpes con sus dedos para luego comenzar a meter uno haciendo que yo me quejara.

Kennedy: Tranquilo que después no vas a querer que salga de ti

Yo: Pero papi duele bastante

Kennedy: Si no vas a aguantar vas y le dices a Ken que venga entonces

Yo: No papi yo aguanto lo prometo

Siguió preparandome hasta que llegó el momento de meterme el webo y coño aquello fue un dolor arrecho pero me aguanté mientras él besaba mi cuello y secaba mis lágrimas

Kennedy: Ya va a pasar mi chiquito, después no querrás que papi salga de ti aguanta

Yo sólo asentía y trataba de relajarme hasta que por inercia comencé a moverme y él empezó el mete y saca suspirando de forma sonora contra mi oído y yo comenzaba a soltar leves gemidos

Kennedy: ¿Lo ves? Sabía que eras una puta tragona como tus hermanos, empiezan quejándose y después quieren más y más. Ya eres mi mujercita también y se nota que eres la más perra de los cuatro Kaisito

Mi padre rió luego de decir aquello y comenzó a embestirme con fuerza haciendo que yo gimiera alto e incluso que gimiera su nombre, estuvo dándome en cuatro como por media hora hasta que me lo sacó dejando un sentimiento de vacío en mi.

Kennedy: Ven y montame la verga

Exigió y me dejé caer sobre su erección comenzando a moverme como había visto en las pelis porno y cuando sentí que entraba más profundo en mi comencé a masturbarme.

Kennedy: Eso, eres toda una perra nojoda

Gritó papá eufórico y me dio una nalgada para luego sostenerme por la cintura con fuerza y comenzó a embestirme con rapidez y fuerza haciendo que ambos gimiéramos hasta que me corrí sobre su abdomen y debido a lo apretado de mi interior él se corrió mientras yo pedía más y más como una puta.

Caí rendido a su lado y él sonriendo besó mis labios y luego nos arropó y me abrazó para quedarse dormido y luego yo hice lo mismo.

Desde entonces he estado llevando webo del bueno por parte de mis hermanos y de mi padre pero soy más de mi papá que de ellos aunque también tengo mis cuadres escondidos por allí. Si quieres saber de mis otros encuentros comenta y los subiré.

PD: Lamento lo largo y explicativo.