1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos)
Cargando…

Esta es la tercera y última parte del relato el putito del edificio, espero les guste como las otras dos..
Primero y principal quiero agradecer la cantidad de mensajes que me han llegado, de a poco los voy leyendo y respondiendo, nunca pensé que iba a tener tanta repercusión.

Esta es la tercera y última parte del relato el putito del edificio, espero les guste como las otras dos.

 

Después de la experiencia del trio con los dos hermanos, siempre quería algo más, nunca estoy conforme.

Además, los chicos eran súper sumisos, acataban todas las ordenes que les daba sin chistar, y no iba a perder la oportunidad de seguir con mis juegos, así que decidí que no solo me tenía que coger a Dieguito, también quería el culo de Alejandro.

Una de las veces que vinieron, hicimos como aquella ves, dieguito en el medio, ale después le hacia la cola y dieguito me la chupaba. Claro que esto no iba a quedar ahí, ale ya sabía que cuando yo me paraba era hora de que el me la chupara, lo hacía sin chistar y creo que ya le gustaba hacerlo, pero como dije siempre quiero más, así que mientras él se cogía al hermano, y me chupaba la verga yo empecé a masajearle la cola. Miro medio con desagrado, pero claro, ya sabía las reglas.

Yo: bueno chicos, hoy vamos a jugar distinto

¿Cómo es eso dijeron al unicioso?

Yo: dieguito vos sentate que ale te va a chupar la verguita

Ale: no, ¿por qué?

Yo: simplemente porque yo lo digo, es eso o no venís más a casa y le prohíbo a dieguito que hagas cosas con vos fuera de acá, así que mejor te callas y le chupas la verguita a tu hermano.

Yo: ¿acaso vos no lo iniciaste …

en esto? Para que creciera más fuerte

Ale: si

Yo: ok ahora vos vas a crecer más fuerte como yo cuando le chupes la verguita a tu hermano

Dieguito: pero a mí no me sale lechita

Yo: no te preocupes, así practica para cuando te salga

Dieguito: ok, lo que usted diga

Así que ale se puso a chupar la verga al hermanito mientras yo le daba la mema a dieguito y con mi mano derecha le masajeaba las nalgas a ale.

Los tuve así un buen rato, ni se cuánto tiempo paso, hasta que les dije…

 

Bueno chicos, ahora vamos a cambiar, yo me siento, ale vos me chupas la verga y dieguito te va a pinchar la cola a vos.

Obviamente el mayor no quería saber nada

Ale: no vale, eso no

Yo: escúchame bien pendejo, acá el único macho soy yo, es mi casa y se hace lo que digo, sino, ahí tenes la puerta y ya sabes las consecuencias, no vas a tocar más a tu hermano. Además, es justo que él pueda hacer lo mismo que vos le hiciste a él desde hace tiempo.

Ale: Bueno está bien (reniega, pero siempre hace caso jajaja)

Dieguito se puso detrás del hermano, tenía una verguita de no más de 8 cm, era como un dedo, ni la iba a sentir.

Yo: dieguito hace como viste en los videos ¿te acuerdas?

Dieguito: si, pero no sé si lo voy a hacer bien,

Yo: no te preocupes, te voy a ayudar, yo te guio

Me pare al lado de dieguito y le guie la verguita al culo del hermano, el miraba para atrás para ver que hacíamos.

Ale: ¿no me va a poner crema?

Yo: ¿acaso voy le pusiste alguna ves a tu hermano siendo que era más chico?  …

 

Aguántatela

Cuando tenía ya la verguita apoyada en el culo del hermano, lo empuje de la cola para que se la entierre, puso cara de susto, pero seguro ni la sintió.

Yo me puse a ver el espectáculo del nenito cogiendo al hermano mayo mientras me pajeaba, el nene mucha idea no tenia, pero me daba mucho morbo ver al mayor sodomizado por el nenito amén de que ni lo sintiera. Solo quería que aprendiera a que se hacía lo que yo digo.

Estuvieron un rato así y vi que dieguito como que se cansaba….

Yo: bebe, ¿estás cansado?

Dieguito: si, igual no me va a salir nada

Yo: Bueno, sentate como antes así ale te la chupa

Dieguito se sentó y ale volvió a chuparle la verguita al hermano, pero yo quería más, era hora de romperle el culo a ale.

Me puse detrás de él, separa las nalgas y le escupí el culo…

Ale: no, ¿qué hace?

Yo: Tranquilo ale, te va a gustar a la larga

Ale: no, por favor, me va a doler mucho, mejor que lo haga diego

Yo: claro, ¿ahora si Queres que te coja tu hermano?, no pendejo, ahora te vas a comer la mía

Me ensalivé la cabeza de la poronga, y se la apoyé en el agujero del culo, mientras él decía…

Ale: no enserio, por favor no, me va a doler mucho

Yo: vos te acuerdas cuando tu hermano te decía lo mismo y vos no le hacías caso, es más ni siquiera le ponías saliva, lo hacías en seco.

Dieguito: es verdad, yo un montón de veces te pedí que no lo hicieras y vos me hacías doler igual cuando me pinchabas.

El pendejo trataba de zafarse y forcejeaba, era inútil, soy …

mucho más grande y fuerte que él y no se iba a salvar de que lo cogiera.

Yo: mira pendejo, de esta no te vas a zafar, te voy a poner la cremita para que no te duela, pero de acá no te vas a ir sin que te coja, así que hacete a la idea de que de casa salís con el curo roto.

Fui a buscar la crema y cuando volví estaba en la misma posición, creo que interiormente le gustaba o tenia curiosidad.

Ale: ¿y después se lo puedo hacer yo a usted?

Yo: jajajaja, en la puta vida va a pasar eso, acá el único macho soy yo

Le embadurne el agujero del culo, me puse un poco en la pija y se la apoye.

Yo: ponete flojito y chúpale la verguita a tu hermano, relájate así no te duele, si lo cerras te va a doler igual

Hice presión y el pendejo cerraba el culo y me miraba como reaccionaba yo…

Yo: nene, no es el primer culo que hago, si lo seguís cerrando va a ser peor y en algún momento te vas a cansar.

Así que seguí haciendo fuerza y no me dejaba entrar, lo que hice fue poner cara de resignado u bufar como diciendo, bue si no se puede no se puede. Ahí se confió y se relajó, cosa que aproveché para pegar una estocada bien fuerte y le entro la cabeza.

El pendejo quería gritar así que le tape la boca y le agarre las mano…

Yo: viste, esto es lo que sintió tu hermano, ya entro la cabeza, relájate lo que lo que sigue es más fácil

Comencé a masajearle los cantos para que se relajara y cuando se distraía le metía unos centímetros más, cada embestida era un ay me duele sáquela, claro que yo no le hice …

 

caso jejeje. Después de unos minutos ya la tenía toda adentro, mis bolas chocaban con su culo.

Yo: viste que no fue para tanto, relájate, ya la tenes toda adentro, deja que se acostumbre tu culo a mi verga.

Lo deje descansar y me empecé a mover en círculos para que dilate mejor el culito, no puedo explicar lo que me apretaba la verga ese culo, hacía tiempo que no me comía uno virgen.

Cuando ya lo vi más relajado y que le volvió a chupar la verga al hermanito empecé con el mete y saca. El pendejo ya no sufría, gozaba cada milímetro de mi poronga, rezongaba, bufaba, ronroneaba.

Yo: viste putito que te iba a gustar, solo quera que sufrieras un poco para que vieras lo que le había hecho a tu hermano y como le había dolido. Ahora disfruta de mi verga.

Ale: ay, si, que rico se siente, no pensé que era así, ¿ahora nos va a coger a los dos?

Yo: claro, desde ahora cuando vengas le voy a dar verga a los dos, alcanza y sobra, no se preocupen

Todo esto ante la atónita mirada de dieguito que veía como su hermano mayor se convertía en un putito como el, claro que para dieguito esto era para crecer más fuerte (parece mentira que aún tenía esa inocencia).

Lo cabalgué un buen rato hasta que estuve a punto de acabar. Se las saqué de la cola, les pedí que se sentaran …

juntos para descargarles la lechita a los dos en la cara, así compartían y se volvían más fuertes.

Fueron cinco lechazos y no dejaron ni una gota, cuando ay no quedaba nada les pregunte…

Yo: ¿quién ve la va a chupar así me la deja limpita?

Y los dos que pusieron a chuparme la verga para recibir la última gota, se turnaban, mientras uno me chupaba la cabeza el otro las bolas y viceversa.

Esa tarde después de descansar y recobrar algo de energía volví a cogerme a los dos, como también dieguito al hermano y al revés. Solo que esta vez le llene el culo de leche a ale, para que viera que se sentía, y le encanto.

Para finalizar lo mande a dieguito a que le chupara el culo al hermano para sacar toda la leche que salía.

Tuve la suerte de poder disfrutar a estos putitos que tenía a disposición, ya nunca más le dijeron no a nada. Siempre estaban abiertos a todas mis órdenes, lamentablemente después de un año se tuvieron que mudar no sé porque motivo, pero cada tanto la madre trae a dieguito porque necesita clases de apoyo jajaja.

 

Espero que les haya gustado el relato, quizás con el tiempo siga subiendo mis otras aventuras, con mujeres, parejas, orgias. Si tuve y tengo una vida sexual muy activa desde chico.

 

Me puede escribir a eltecnico2030@gmail.com

2 comentarios
  1. Lanenafolladora2
    Lanenafolladora2 Dice:

    Uff que tres relatos tan ricos ya quisiera yo ser uno de ellos, espero más relatos tienes un 11

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario