1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos)
Cargando…

Como ya he explicado, mi padre se desempeñaba en el servicio diplomático de mi pais, Chile, carrera que yo tambien seguí. Por tanto, cada cierto tiempo regresabamos a la patria a ver a la familia, en especial en verano, y como él decia, para reforzar.
Como ya he explicado, mi padre se desempeñaba en el servicio diplomático de mi pais, Chile, carrera que yo tambien seguí. Por tanto, cada cierto tiempo regresabamos a la patria a ver a la familia, en especial en verano, y como él decia, para reforzar nuestras raices.

Asi pues que anunció que viajariamos de vacaciones y que yo me quedaría 2 meses con los abuelos, lo que me agradó ya que podría estar con mis primos, algunos de mi edad y disfrutar de la vida al aire libre.

Llegamos pues al campo del abuelo, ubicado en la zona centro sur del pais, zona agricola, para disfrutar de las vacaciones. Fuimos recibidos con una fiesta, con carne asada y muchas preparaciones tradicionales.

Fue como ya dije, tiempo de reencuentros, destacando a Juan Manuel, quien llegó retrasado por estar en Santiago y me enteré que con sus 18 años habia ingresado a la escuela militar, por lo que llegó vestido con su flamante uniforme de cadete.

Al momento de saludarme, se sonrió afectuosamente y me dio un abrazo con un sonoro beso en la mejilla, y me preguntó que como estaba su primito preferido, el mas pequeño de todos. Yo  molesto le respondí que ya estaba creciendo y que cumplí los 12 años, a lo que señaló “ohhhh, que grande” y sabiendo que yo estaba mosqueado me volvió a abrazar fuertemente y me dijo al oído que estaba muy lindo y que solo decía eso para molestarme. Aquel abrazo apretado y su aliento en el cuello mientras me susurraba, me produjo un escalofrío y sentí una leve erección, además que él aprovechó de recorrer mi espalda con sus manos, sin llegar a sitios abajo de la cintura, lo que habria sido inapropiado al estar la familia observando, pero que igual aumentó mi emoción.

Juan, el capataz de mi abuelo, un hombre solitario en los 30 y tantos, que también estaba presente a recibirnos, ahora lo observé con otros ojos y me fijé en su bien formado cuerpo, producto del trabajo, anchas espaldas, fuertes brazos y un gran culo y voluminoso paquete por el frente. Me saludo cariñosamente pues de siempre ha sido muy gentil conmigo y me dijo “patroncito, si necesita algo hágamelo saber”, por supuesto, respondí, y mas adelante relataré lo que de él necesité y obtuve.

No fue sino hasta 2 dias despues, cuando ya la normalidad volvió y la rutina diaria se hizo efectiva para los anfitriones, que Juan Manuel me hizo una invitación a salir a cabalgar. Nuestro país es muy angosto y la costa está relativamente cerca de la cordillera, la cabalgata sería hacia un sector precordillerano cercano,  y hacia alla enfilamos muy temprano para aprovechar el dia. Llevabamos sendas mochilas con algunos sandwiches y gaseosas.

Salimos luego de las recomendaciones del abuelo en especial a regresar temprano, antes que oscurezca. Nos fuimos alegres por el sendero. El paisaje es hermoso, ibamos a paso lento para disfrutar del paseo. Mi primo me empezó a preguntar cosas del país en que vivía, que si tenia novia, y muchas cosas triviales. Por mi parte también le hacia esas preguntas sobre su vida en la milicia y siempre ademas con bromas que nos hacía reir alegremente, acordándonos de anécdotas de visitas pasadas.

Cuando ya se acercaba el mediodía, llegamos a un sector donde hay unas termas de agua caliente, con algunas piscinas naturales, todo ello product de la cercania de un volcán, ahi desmontamos y nos aprestamos a comer la merienda que seguramente el aire puro y el viaje nos dió abrió el apetito.

Una vez finalizado, mi primo me dice que nos podemos bañar, que hay una piscina donde el agua es tolerable ( en algunas pozas el agua sale casi hirviendo). Llegamos a ella pero le manifesté que no llevaba pantalón de baño, a lo cual él sonriendo me respondió que no era necesario, mientras se iba desnudando por completo para lanzarse al agua.

En ese momento me fijé en el hermoso cuerpo que habia desarrollado, lampiño salvo una mata de pelos castaños alrededor de su pene, el cual mostraba un tamaño interesante, a pesar de estar en reposo, se notaba grueso y largo, el resto nada de pelos, su culo bien formado y muy blanco. Vamos, te espero, me dijo, y yo no lo dudé mas y tambien me desnudé. El se me quedó mirando y me dijo “vaya que hermoso que estás”. Sentí un calor en mi cara al sonrojarme por sus palabras, y me lancé al agua para pasar el bochorno.

Me fui a la zona menos profunda, y le dije que no sabia nadar, lo que era solo un ardid para conseguir estar mas cerca suyo. Como yo esperaba me respondió que el me enseñaría, y se ubicó a mi lado. Me llevó a la zona mas profunda y yo me aferré a él mas que nada para poder tocarlo y sentir su cuerpo, mientras el me agarraba con sus fuertes brazos, ohhh que rica sensación.

Yo me mostraba muy torpe en el agua lo que hacía que el tuviera que abrazarme a cada rato, sentía su pene en mi culo, un par de veces mis manos tambien lo tocaban y mas de una pase a llevar su trasero, todo lo cual empezó a producir efectos pues su trozo de carne empezó a cobrar vida. De ello me di cuenta dado que ya no requeria acercarme tanto para sentirlo. Juan Manuel también empezó a sentir algunas cosillas pues cada vez mas seguido pasaba sus manos por mi baja espalda en forma lenta, y ademas me acariciaba el pelo y la cara, y noté su respiración un poco mas agitada.

Me ubiqué de frente a él y mirandolo directo a sus verdes ojos le dije “te ves muy lindo con uniforme” y mientras decía eso y sin ningun pudor le agarré el pene con ambas manos el cual ya había alcanzado un tamaño considerable. ¿Tu crees? Me respondió, y acercó sus labios a los mios para darme un delicioso beso, mientras me abrazaba y sus manos se iban raudas hacia mi culo el que empezaron a amasar. Introdujo su lengua en mi boca mientras empezó a frotar su cuerpo con el mio, a sabiendas que en la soledad que estabamos nadie nos vería.

Siguió besandome apasionadamente, bajando por mi cuello, orejas, introducía su lengua en mi oreja, chupó mis tetillas y en un rapido movimiento se ubico a mi espalda, mientras seguia besandome sentí su tranca apretandose contra mi culo. Sus manos empezaron a acariciarme por el frente llegando a mi pene que tambien estaba duro a full, y me empezó a masturbar mientras me comentaba su sorpresa por el tamaño de éste, que lo tenia de buen tamaño para ser un pendejito de 12 años, que yo era el primo mas rico que existía. Seguía besandome y mordiendo, cuello, nuca, orejas aumentando la calentura de ambos.

Me empezó a guiar fuera del agua, hasta un tronco seco a mediana altura, donde nos acomodamos. Me afirmé en él un poco inclinado, mientras se ubicó detras mio, me hizo separar las piernas y se agachó para empezar a explorar mi hoyito con su lengua, sus manos separaban mis nalgas para introducirla mas al fondo, lo que me fue arrancando los primeros gemidos. ¡oh que cosa mas rica! Lo escuchaba decir. Por mi parte con una mano me empece a masturbar mientras Juan Manuel me seguia investigando el hueco anal,pero agregando lamidas y mordiscos a toda la espalda, bajando desde la nuca para llegar a meterme la lengua que poco a poco fue cambiando por un dedo y despues dos, convenientemente ensalivados para conseguir mi dilatación, todo ello entre gemidos y suspiros de ambos. A ratos yo llevaba mi mano hacia atras para agarrar su grueso pene, que hervía de calentura a todas luces el mas grande conocido hasta ese momento.

Ya no se hizo esperar mas, y se aplicó mas saliva a su vergota y puso la punta a la entrada de mi culo. De sólo sentirlo me dió un escalofrío y se me escapó un gemido, mientras el me mordía el hombro izquierdo, hizo un primer esfuerzo y sentí como entraron varios centímetros. ¡OHHHH! exclamé, y el consciente del tamaño de su herramienta se detuvo, ¡tranquilo mi amor, que iré despacio! me dijo, y yo apreté los dientes a la par que me inclinaba para facilitar la penetración, mientras sentía que me volvia a clavar metiéndo otra buena parte. Su brazo izquierdo rodeaba mi cuello, ahogándome un poco su boca besaba y mordia y su mano derecha me apretaba alrededor del estomago y acariciaba mi verga hirviente consiguiendo mayor profundidad en la clavada.

Dos o tres embates mas y topó fondo. El culo me ardía como consecuencia del grosor del garrote que tenia incrustado. Se quedó inmovil por unos instantes y me dijo, ¡ya eres mio, ahora viene lo rico!, sentía el palpitar de su miembro y me empezó a bombear, lento al principio pero en un ritmo ascendente con lo que el dolor inicial se fue transformando en placer.

Y vaya que me hacía suyo. En un momento su follada era tan violenta que me levantaba quedando en el aire y como único sostén su verga dentro de mi culo, lo cual al poco andar llevó a lo inevitable y sentí un engrosamiento mayor de su pene y una aceleración en la respiración para empezar a inundarme el culo con mucha leche caliente, producto de la acumulación de días en el regimiento. El semen corría por mis piernas y su pene seguía bombeandome sin restricción con el sonido distinto al estar bañado en leche. La acabada fue acompañada de un gran grito de placer,liberado en la seguridad de la absoluta soledad reinante. Por mi parte sentí mi propia eyaculacion y sin  tocarme, producto de la caliente culiada recibida.

Giré mi cabeza y nos dimos un tierno beso, y poco a poco nos despegamos, su pene ya habia perdido parte de su rigidez y al salir produjo un sonido similar al descorche de una botella de vino, y sentí como corrían restos de semen que aún inundaban mi interior. Abrazados nos dirigimos a la piscina natural, para asearnos. Mas besos, caricias y abrazos de cariño, …… ¿amor? Quizás.

Durante la tarde repetimos un par de veces, no obstante las incomodidades del terreno nos arreglamos para intentar otras poses sexuales, entre las que tambien estuvo una penetración mía a su culito virgen como el me recalcó, que sólo me lo entregaba por el gran cariño que me tenía, y debe haber sido real, que no obstante mi pene de modo alguno era del tamaño del suyo, costó esfuerzo para entrar dejandome el glande muy adolorido, y su culo de igual forma segun despues me recalcó, pero completamente satisfechos ambos.

Al llegar a casa, hablé con mi padre para me autorice a compartir cuarto con Juan Manuel, que teniamos muchas cosas que “conversar” y no puso objeción. Para suerte nuestra dicho dormitorio era el mas alejado de todos asi que no tendríamos molestias para disfrutar a fondo (literal) las vacaciones (nuestros culos). Mi primo sólo estaría dos semanas por lo que había que aprovechar el tiempo, relatos que iré desarrollando en fechas posteriores y por supuesto lo que ocurrió cuando mi primo ya no estuvo………

 

Comentarios criticas o simples saludos a mi correo ggozador@hotmail.com

Todos son respondidos

GERMAN

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario