1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos)
Cargando…

Sinceramente soy una persona muy caliente en cuanto al sexo se refiere, pero el que sea caliente no implica que sea sucio o estúpido, es decir jamás tengo sexo sin protección incluso con personas a las que conozco, si llegara a darse el caso de hacer.
Sinceramente soy una persona muy caliente en cuanto al sexo se refiere, pero el que sea caliente no implica que sea sucio o estúpido, es decir jamás tengo sexo sin protección incluso con personas a las que conozco, si llegara a darse el caso de hacerlo sin condón, es porque ya tenemos tiempo juntos y ya hubo exámenes médicos de por medio,  tampoco tengo sexo con personas sucias aunque se pongan condón, y en cuanto a los imbéciles que de entrada me empiezan a jalar del cabello y nalguear diciéndome puta, perra y etc etc, también los despacho sin ver, nada como un tipo que en cuanto se te acerca huele rico y que además, te sabe calentar bien.

Pues bien sé que puedo ser no puta, sino putísima, pero para eso el amante en turno me debe saber calentar muy bien, y no creer que tenemos un botón de encendido rápido que una vez que lo oprimes ya esta, es eso, o de plano el celibato se extendió por tres semanas, y entonces si ando como perrita en celo, pero como eso no pasa normalmente, soy muy selectivo, fue por ello que me desconcertó muchísimo mi ligue de ese tiempo, si el tipo no tenía el gran tamaño más bien era normal pero sin ser pequeño, pero lo que más me impresiono fue cuando lo vi eyacular y salieron chorros y chorros de semen de la punta de su verga, tanto así que el apodo de este tipo es “El medio litro” jajajajajaja siiiiii así no mas, en realidad se llama Francisco y algunos que sabíamos su nombre le decíamos de cariño Panchito.

Conocí a Panchito hace unos 7 años, no solo yo, la mayoría de la gente del barrio de donde trabajo lo conocía, es el clásico vagabundo del barrio, el borrachín, el indigente, al que no le preocupaba nada, ni donde iba a pasar la noche, o si al día siguiente tenia para comer o no, muchas veces lo veía en las mañanas, durmiendo en alguna de las bancas del parque que esta de camino a la oficina donde trabajo desde hace 15 años, o si no está ahí, seguro estaba durmiendo en alguna de las camionetas que se dedican a hacer mudanzas que están en la esquina, por que los choferes le permitían dormirse en la parte de atrás con el pretexto de que las cuidaba, eso en la noche, durante el día, andaba haciendo trabajitos como hacer mandados, reparar cosas sencillas, lavar autos, o de plano, sentarse a perder el tiempo en su banca favorita del parque, a veces se ausentaba del barrio por días y luego lo veíamos deambulando por ahí como si nada.

Todo comenzó una tarde-noche de viernes, en la que fui a correr al parque, era invierno, como por ahí de las 6:30 pm y en diciembre empieza a oscurecer a esas horas y ya para las 7 las sombras de la noche cubren por completo las calles, corría por los andadores del parque y me percate de una parejita que estaba dentro de una jardinera cerca de la fuente, mi curiosidad pudo más y en cada vuelta que daba por ahí me acercaba para ver que hacían, hasta que en una de esas, vi a Panchito cogiéndose a un chico como de 17 años, delgado y molesto, por eso fue que me di cuenta porque salió de la jardinera diciendo: .-¡Te dije que despacio, además de que hueles horrible eres muy pendejo para coger!

A diferencia de mis amigos argentinos, en México ser pendejo no es ser guapo, ser pendejo es ser imbécil, idiota o estúpido, pero en grado superlativo, el chico se alejo mientras Panchito salía de la jardinera subiéndose los pantalones, cuando lo vi no podía creer que era él, soltando la carcajada le pregunte: ¿Panchito eres tú?

Apenas y me miro y salió corriendo del parque, durante varios días después no lo vi ni supe de él incluso algunos conocidos creían que la policía se lo había llevado o peor aún, que había muerto y ni cuenta nos habíamos dado, pero como por ahí de las posadas, el 17 o 18 de diciembre lo vi caminando por el parque una noche que llegaba del trabajo, lo salude pero el tipo de inmediato me esquivo y quiso correr, pero lo detuve.- Espera, amigo, tranquilo, que bueno que te veo, creí que te había pasado algo malo, no te veía desde esa vez que te encontré derrochando pasión en la jardinera del parque con un chico, alzo la vista y me miro con pena, y sincerándose conmigo me dijo: .- Si desde esa vez decidí irme del barrio por que como me viste creí que le contarías a alguien y pues, me daba vergüenza ver a algún conocido, y que supiera que me ando cogiendo a los que se dejan, como no me hacen caso las mujeres pues….Bueno, ¿Quien más sabe de lo que viste?

.- Jajajajaja ¿Eso pensabas? No mi estimado Panchito, yo no dije nada de lo que vi, porque ni a mí me importa, total es tu verga y solo tú sabes donde la metes, además a mí eso no me escandaliza al contrario es de lo mas común, conozco a un montón de gente de ese ambiente.

.- Pues presenta, hace mucho que no meto mi camote en un hoyito apretadito y goloso que me saque la leche, y ya se me está acumulando mucha, cuando eyacule seguro voy a sacar como 3 litros,  jajajajajajaja

Ambos reímos, y estuvimos platicando un rato en una banca, a partir de ahí, cada vez que me veía en la calle me saludaba, acercándose a mi diciéndome como estas carnalito, y hasta un abrazo me daba, al principio, lo apartaba un poco por que en verdad era muy descuidado en su higiene personal, pero ya después si correspondía a su abrazo porque lo apreciaba.

Era 24 de diciembre y justo andaba  de  vacaciones,  todos en mi casa nos preparábamos para la cena de noche buena de esa noche, una de mis tías, me pido ir a comprar pan para la noche, de regreso a casa vi Panchito sentado en una banca algo triste, lo salude y de inmediato me pregunto si le podía regalar un pan de los que llevaba, sin decirle nada saque uno y se lo di, le pregunte que donde iba a pasar la noche buena, y me respondía que se dormiría temprano ahí en el parque, si antes no le daban de cenar, le dije que por eso no se preocupara que yo le llevaría de cenar ahí al parque, se le iluminaron los ojos como no creyendo, me preguntándome, de verdad Carnalito?

.-Seguro, es más, espérame aquí te voy a traer una ropa que ya no me pongo, y te voy a dar un dinerito para que te vayas a echar un baño con vapor incluido acá a los baños de Tallan, dame 10 minutos y regreso.

Volví y ahí seguía, le hice prometerme que iría a bañarse y que se pondría la ropa que le regale, y que yo lo vería a las 8:30 de la noche ahí en el parque, sinceramente no tenia pensada otra cosa, mas que llevarle de cenar a ese pobre tipo.

En casa acostumbrábamos cenar a las 10 o las 11 de la noche por lo que me daba tiempo suficiente de ir a llevarle la cena a Panchito, cuando llegue lo vi sentado en una banca del parque con el pantalón y la chamarra que le había regalado, lo salude y le deje toper con carne de la que cenaríamos, y un envase con soda me dio las gracias y le dije que tratara de dormirse temprano, entonces sacando un par de revistas de sus cosas, me dijo:.- Si carnalito nada más me echo estas revistas que me regalo Don Toño el de la peluquería, según para que no me diera frio en la noche.

Eran dos revistas pornográficas, empezó a hojear una y me ofreció la otra, la comencé a ver sin darme cuenta que Panchito ya tenía la verga de fuera masturbándose, cuando me di cuenta la verdad me risa, diciéndole, Cálmate Panchito, si te ven los polis te vaya llevar a la delegación, jajajaja espérate a que sea mas noche.

.-Ya casi llego Carnalito ya casiii haaaa haaaa que ricas nalgas se les ven a estas viejas, dame chance ya casi se me sale la lecheee

En eso vi a escasos centímetros como salían chorros y chorros de abundante semen, cuando creí que había terminado un último chorro salió de la punta de su verga, tomo un trapo de entre sus cosas, y limpiándose se disculpo.

Perdóname carnal, es que ya tenía mucho sin nada de nada, y pues cuando menos para dormir feliz y relajado

.- Descuida está bien, ¿Y a poco te vas a quedar aquí en el parque?

.-No al rato que haga más frio me voy a meter a la camioneta de Don Gabino, ahí me da chance, gracias carnal que te la pases bien y me dio un abrazo.

Regrese a casa y cene en familia, por ahí de las 2 de la mañana empezaron a ir se a dormir los primeros, y aproveche para despedirme y hacer como que me iría a dormir, me metí al baño y me hice un enema pero como era muy pronto para que la comida me hiciera digestión, me tuve que provocar el vomito, con uno de mis dildos, hasta que sentí que ya no tenía nada en el estomago, me limpie el culo con ese mismo dildo hasta que salió totalmente limpio y oliendo al champú de frutas con el que me había bañado, regrese a mi cuarto y saque algunas revistas porno de transexuales que tenia guardadas, me puse un body con liguero blanco y medias al muslo blancas, y arriba un pants con sudadera gris, cuando iba hacia la calle uno de mis primos me vio y me pregunto no que ya estabas dormido Alonso?

.- Ha sí, creo que algo me cayó mal, y baje al patio a vomitar, por que el baño de arriba está ocupado, ya casi se van a dormir?

.- Si ya nada mas estamos mi tío Luis y yo, buenas noches Alonso que descanses

Que lejos de la realidad estaba mi primo, ya que no tenía pensado descansar, cuando se fue aproveche para irme del otro lado hacia mi cuarto pero en realidad me salí de la casa, llegue a donde estaba estacionada la camioneta de Don Gabino, y al asomarme vi dentro a Panchito acurrucado, toque el vidrio y se levanto asustado con un tubo en la mano pensando que era un ladrón, ya cuando me vio bien, me sonrió y me abrió la puerta se sentó y me senté a su lado, en una mochila llevaba varias botellas chicas de vino blanco con sabor del cual le convide un par mientras yo bebía igual le dije que le llevaba un regalo y le di las revistas, de inmediato las empezó a ver, y me dijo, oye estas viejas que tiene verga están mas nalgonas que las que no tiene verga, jajajaja entonces cuando destapamos la tercera botellita, cada quien me dijo, dame chance voy a orinar, y se bajo de la camioneta, cuando regreso, me pregunto si se podía masturbar o que si tenía que esperar a que me fuera, le dije que estaba bien que se masturbara, quizás yo haría lo mismo, entonces sin decirme nada más se quito el pantalón y pude ver de cerca su verga que sin ser nada extraordinario era de buen tamaño, quería bajar a lamer ese trozo de carne pero pensé que las cosas si se daban se tenía que dar por si solas y no tenia que apresurar nada, total ya me constaba que Panchito era de los que les gustaba cogerse a los pasivos, así que era cuestión de esperar, me miro impávido sin hacer nada, y me pregunto, ¿Tú no te la vas a jalar? Ándale bájate los pantalones y dale con confianza.

Decidí que era hora, me quite el pants, dejándole ver la parte de abajo del body con las medias al muslo y le liguero blanco, cuando me desabroche la sudadera quedando solo con el body y las medias, note que no dejaba de mirarme, baje de uno de mis hombros un tirante del body, y luego el otro, subí mis pies al tablero de la camioneta y así con mis piernas abierta empecé a tratar de meter uno de mis dedos en mi culito, haciendo a un ladito el hilo de la tanga, entonces sentí su boca prendida de una de mis tetillas, mientras con sus manos, acariciaba burdamente mis piernas y trataba de meterlas para atrapara mis nalgas, entonces se levanto y mirándome a la cara me dijo

.-No sabía que te gustaba estas cosas, ni que estabas así de buenota, con ropa de hombre no se te nota nada, pero así, te ves bien rica, acerco su cara a la mía y cerré mis ojos para darle confianza y sentí su boca en la mía, con mi mano izquierda alcance su verga que ya estaba completamente dura, separamos nuestras bocas aunque nuestras lenguas aun seguían jugueteando, retire mi lengua de la suya solo para inclinarme y meterme su verga en la boca poniendo mis rodillas en el asiento de la camioneta, como me tuve que empinar para hacer eso, mi culo quedo totalmente expuesto, por lo que Panchito aprovecho y metió un de sus dedos en mi culo, luego trato de meter dos pero aun no estaba lubricada, le dije que necesitaba lubricarme, entonces abrió la puerta del lado de la acera, y él se salió, me pidió acostarme boca abajo en todo el asiento, y con sus manos abrió mis nalgas para luego meter su boca y su lengua en la entrada de mi ano, la sensación fue exquisita, yo misma abrí mis nalgas con mis manos para facilitarle la maniobra, no pasaba ni un alma en la calle y por lo calientes que estábamos no sentíamos el frio de la madrugada, que ya rayaba en más de las tres, entonces sentí cuando se subió detrás de mi y ahí tuve que detenerlo, saque un condón de mi mochila y se lo di para que se lo pusiera, me hizo bajar mis piernas y parame  en la acera de la calle, y solo mi torso quedo recargado boca abajo en el asiento de la camioneta, y así con la puerta abierta metió su verga en mi culo la cual entro fácil por la saliva que había dejado cuando me comió.

Sujetaba fuertemente mis nalgas sin detener sus embestidas, no sentía dolor, pero tampoco me sentía vacio, su verga me llenaba bien, por lo que mi cuerpo respondía a sus violentos bombeos, diciéndole que siguiera, que no parara, que así como me estaba cogiendo me gustaba muchísimo, él solo balbuceaba.- Mami, que rica estas, de haber sabido que te gustaba la verga te hubiera cogido desde antes.

Y así, yo moviendo mis caderas batiendo mis nalgas con su verga adentro,  no tardo mucho en tensarse y decirme que ya se iba a venir, pero yo quería sentir ese chorro en mi piel, así que me salí de él, me voltee y me puse en cuclillas frente a él, sentí en primer chorro en mi pecho, luego en mi cuello, y cuando me acerque más, cerré mis ojos para que me enjugara el rostro con su semen, varios chorros mas salieron de su verga, incluso me lleno el body  y las medias, los cuales me tuve que quitar y guardar en una bolsa, me quede solo en tanga, nos volvimos a subir a la camioneta nos limpiamos, y así sentados como estábamos seguía acariciando mis piernas y seguía besando mis tetillas, me volví a poner el pants, y la sudadera, platicamos otro rato y antes de que nos sorprendieran los primeros rayos de luz la mañana me baje de nuevo a lamer y mamar ese verga que disparaba chorros y chorros de leche caliente,  termino en mi cara de nuevo, tuvimos 3 o 4 encuentros mas ahí en la camioneta de Don Gabino y otras tantas veces en el parque, durante cerca de un año, a partir de ahí, trataba de llegar limpio a nuestras citas pro que sabía que no me gustaba que llegara sucio, incluso yo mismo le daba el dinero para que se fuera a bañar, un día desapareció del barrio, ya no lo volvimos a ver, y hasta la fecha nadie ha sabido nada a ciencia cierta de que le paso o para donde se fue, las señoras chismosas del barrio, dicen que se fue a probar suerte a estados unidos como otros tantos tipos que carecen de oportunidades aquí, y sueñan con tener una mejor vida, bueno donde quiera que sea que este, espero este bien y sano, jamás he conocido nadie como él, en realidad el apodo de medio litro le quedaba bien, jamás olvidare como me bañaba de semen al final de cada sesión de sexo, hasta volvernos a ver amigo.

Aly