1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos)
Cargando…

(PRIMERA NOCHE).

La discusión que tenían, ya era un gran problema, era evidente que Emmanuel, no cogería esa noche con su esposa; ambos subieron a su habitación y para que la discusión no continuara, Emmanuel se fue a dormir con su pequeño hijo. 

Emmanuel: “Mario, Mario” ¿estas despierto campeón? 

Mario: “si papa” ¿Qué pasa? (contestando muy afónico) 

Emmanuel: ¿puedo dormir contigo? “es que me mama está enojada” 

Mario: ¡si papi, puedes dormir conmigo! 

Emmanuel: campeón, ¿Por qué estas tan ronquito? 

Mario: “me duele un poco la garganta papi” (tosiendo) 

Emmanuel: “ok, mañana te compro algo para la garganta 

La habitación estaba iluminada por una lampara de payaso, Emmanuel se quitó toda la ropa, únicamente se quedó con su bóxer, el de inmediato se metió a la cama abrazando a su pequeño hijo, ahí se dio cuenta que estaba desnudo, en ese momento despertó su instinto animal, pero tenía que ser paciente y esperar a que su pequeño hijo se durmiera. 

Mario, al tener el cuerpo de su padre pegado al suyo, sintió aquel rico aroma del perfume caro, además percibió su aliento a vino, fue en ese momento donde sintió un cosquilleo en el estómago y entonces, recordó aquella noche, cuando se emborracho por el vino. 

“Todo parecía un sueño, su padre estaba parado frente a él, después de abofetearlo con su verga, se subió a la cama, escupió saliva en su culito y después lo penetro, el recordaba los quejidos de su padre, pero no podía participar, pues él estaba bajo el efecto del vino” 

sueño o realidad, eso ya no importaba en ese momento para Mario, él quería tener una verga en su dilatado agujerito, por lo cual, llevo su mano a su culito, ahí comprobó que estaba mojado y caliente, Emmanuel veía los movimientos que su hijo hacía, pero al estar detrás de él, fingió roncar para hacerle creer que ya dormía. 

Emmanuel vio como Mario se cercioraba que el estuviera completamente dormido, cuando lo confirmo, hizo a un lado la sabana, luego fue bajando hasta quedar a la altura de su entrepierna, Mario toco aquel gran bulto por encima de la tela del bóxer, esa verga aun dormía, pero ante el manoseo del pequeño empezó a ponerse morcillona. 

Mario bajó muy despacio el bóxer de su padre, por la parte de adelante, cuando libero la verga y sus bolas, rápidamente se la metió a la boca, Emmanuel se estremeció al sentir por primera vez el contacto de esa pequeña boca; Mario había logrado despertar aquella enorme verga e intento continuar mamando, pero no pudo, pues su tío le había lastimado la garganta y además le dolía toda la mandíbula. 

El pequeño dio la espalda a su padre y cautelosamente empezó a subirse, mientras Mario subía lentamente, Emmanuel aprovecho para bajar su bóxer hasta media pierna, el pequeño se detuvo cuando quedo a la altura de la entrepierna de su padre, sin girar, lubrico su culito con su propia saliva y luego acomodo la punta de aquella gruesa verga, en la entrada de su culito. 

Emmanuel dudaba en poder entrar, pero grande fue su sorpresa, ese culito fue cediendo poco a poco, la cabeza de aquella gruesa verga empezó abrir aquel dilatado esfínter y en poco tiempo, la punta ya estaba dentro del culito de Mario. 

Fingiendo estar dormido, Emmanuel se estiro de pies a cabeza y balbuceando un par de palabras, subió su pierna derecha sobre su hijo y con este movimiento, el aprovechó para bajar su bóxer por debajo de sus rodillas. 

Con otro movimiento, Emmanuel empujo firme su cintura y abrazó fuerte a su pequeño hijo, luego se quedó quieto por un instante viendo la reacción del pequeño, Mario se tensó al sentir la invasión de aquella gruesa verga, pero se quedó inmóvil, pues recordó que su padre aun dormía. 

Minutos después, Mario empezó a empujar suavemente su colita hacia atrás, ahí fue, donde Emmanuel se dio cuenta que el niño pedía más de su gruesa verga, por lo cual, el empezó a mover su cintura lentamente y dulcemente le susurro al oído. 

Emmanuel: ¡te voy a coger bien rico, pero tienes que aguantar y no bayas hacer ruido que nos pueden escuchar! 

Mario se quedó paralizado al escuchar estas palabras de su padre, el cual movía su cintura despacio, Emmanuel intentaba meter más de su verga, pero al no tener mucha lubricación le era difícil. 

Emmanuel: ¿te gusta?  ¿te gusta cómo te coge tu macho? (susurrándole) 

Al escuchar estas palabras, Mario se empezó a reír muy quedito, pues creyó que su padre dormía y estaba soñando que se cogía a su madre “que ingenuo al pensar así de su parte” aquel hombre estaba más despierto que nunca y en uno de sus movimientos, termino de quitar su bóxer con la ayuda de sus pies. 

Mario no se había percatado de que su padre se había quitado el bóxer y que ahora, él lo estaba cogiendo completamente desnudo. Con un movimiento rápido, Emmanuel retiro su verga de aquel culito, escupió una buena cantidad desaliva en su mano y lubrico completamente su verga, luego volvió a penetrar a Mario. 

Emmanuel: ¡levanta la piernita mi amor, quiero que te entre más! 

Aquel niño obedeció la orden de su padre y levanto la pierna, Emmanuel al darse cuenta de ello, sostuvo la pierna del niño con su mano, en ese momento Emmanuel aprovecho para empujar su cintura, haciendo que su verga entrara un poco más. 

Emmanuel: ¡Que apretadito estas! ¡que rico!  

El pequeño abrió la boca grande, la cual se tapó con ambas manos para no dejar escapar su gemido de dolor, pues ahora su padre había logrado meter una tercera parte de su verga. 

Emmanuel no pudo contener más, ante aquel morboso acto sexual con su pequeño hijo, estaba muy excitado y esa sensación de eyacular ya estaba presente, entonces, aquella verga empezó a expulsar varios chorros de leche, que fueron depositados en el interior del niño. 

Emmanuel: ¡aaaaaahhhhh que rico aaaaaaaahhhh! ¡que rico mi amor! 

Emmanuel se quedó quieto, hasta que su verga expulsó la última gota de leche, sin moverse de esa posición continúo abrazado a su pequeño hijo, segundos después fingió roncar nuevamente; Mario poco a poco se fue quedando dormido y él se quedó con esa idea, de que su padre lo había cogido dormido. 

Emmanuel se llevó una gran sorpresa esa noche, sus cogidas anteriores habían tenido éxito, ahora no necesitaría de las gotas para coger al niño, pero también se sorprendió que el niño tuviera mucha habilidad con la boca y eso le inquieto un poco. 

Natalie no podía dormir, ella le daba vueltas a un asunto muy difícil para todos en su familia, pero ya había tomado una decisión, tenía que hablar con Emmanuel para separarse por un tiempo. 

Los únicos que habían disfrutado de esa noche fueron: Emmanuel, quien se había cogido a su hijo sin necesidad de dormirlo, Mario por fin había sentido en su culito una pequeña parte de la verga de su padre y Héctor, le había quitado la virginidad de la boca a su sobrino. 

Pero la cosa no paro ahí, a Mario se le empezaron a impartir clases teórico y práctico, para poder hacer garganta profunda, clases impartidas nada más y nada menos que por su tío Héctor. 

 

CONTINUARA……                                 saludos de su amigo @Angelblacks

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario