1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)
Cargando…

A veces El amor llega cuando menos lo deseamos, pero también a veces el regalo de tanto amor y placer no hace pagar un alto precio y de la manera menos esperada..
Gracias a una nueva ley de Amnistía, se emitió un perdón a todos los presos que cumplían delitos menores, se les había otorgado una libertad condicional monitoreada, a lo que muchos ciudadanos vimos con buenos ojos, pero jamás imaginamos que la situación se volvería un problema en la ciudad.

Tengo 30 años y soy un abogado criminalista, soy soltero y vivo en un barrio de clase Media Alta al Oeste de la ciudad.  Después de una larga relación que me había dejado cansado y lastimado, había jurado jamás volver a involucrarme formalmente con otro hombre de manera sentimental, aunque si mantenía relaciones sexuales esporádicas con gente que conocía en el GYM y de encuentros casuales usando aplicaciones del Móvil para conocer personas buscando aventuras sexuales.

Mi historia comenzó una tarde que escuche ruidos en el patio trasero de mi casa y lo primero que pensé fue en que algún gato o perro había tirado el bote de basura y lo revoloteaban con esmero, a lo que fui a investigar para ver qué pasaba y mi sorpresa fue encontrar un chico de unos 25-28 años, revoloteando el bote de basura a lo que de mal humor le pregunte.

– Tío Que haces? mira nada más que regadero de basura me estás haciendo, vete antes de que llame a la policía y te lleven preso.  A lo que el chico muy molesto y de mala gana me respondió – Yo no te estoy molestando!, Solo busco algunas cosas que ustedes tiran y que yo pueda vender para comprarme comida y ahorita mismo recojo todo y me marcho.

Claro que no le creí y le respondí: – Cual comida ustedes solo buscan sacar dinero para drogarse, si quisieras trabajar estuvieras buscando trabajo y no basura.

El chico muy molesto se agacho y se dispuso a juntar toda la basura regada, la regreso al bote de basura y me grita

  • Yo no sé cuál es tu puto problema! ya te he dicho que me iré y dejare todo limpio, ustedes los ricos son una bola de maricones sin ninguna humanidad, ojala y te den por el culo por cabron.

Me senti molesto por la forma como me había gritado, y por impulso le respondí:

Si me dan o no por el culo eso es mi problema y si así fuera espero y sea una buena polla gorda, pero te quiero fuera de mi vecindario. El chico se incorporó y pude contemplar el cuerpo Atlético de un chico alto como de 1.85, con un rostro masculino algo sucio y quemado por el sol, con la barba larga de muchos días pero lo que más llamó mi atención fuero sus cejas castañas y pobladas que hacían marco a unos ojos verde claros, que me miraban con un odio penétrate. El chico de mala gana pateo el bote de basura y se alejó maldiciendo me. –  Ojete, hijo de puta!

Esa tarde sali de casa para hacer algunas compras al supermercado y algunas actividades del día, y ya de regreso a casa, me recosté en el sofá de piel para relajarme, y sin quererlo me recordé del incidente con el chico de los ojos verdes, sentí un poco de pena y culpa, pensé que quizás había sido un poco injusto con el chico, quizás en verdad solo buscaba como ganarse unas monedas y comprar su comida, toda la tarde estuve pensando en el chico, me recordé que usaba una sucia y vieja playera hawaiana estampada sin mangas, también recordé ver como se marcaban sus enormes brazos y empecé a fantasear, lo cual me puso algo cachondo y empecé a recorrer con mi mano el vello de mi abdomen y continue el camino de vellos hasta meter mi mano por debajo de la cremallera de mis jeans, empecé a juguetear con mi polla en un sube y baja que más y mas me iba gustado, al sentir como se me ponía la polla dura,  desabroche mis jeans y los baje hasta las rodillas, me quite la polo y con mi mano izquierda jugueteaba con mis tetillas rosadas que ya se sentían duras, mientras con la derecha sostenía mi polla totalmente erecta. Me calienta mucho ver mi polla dura, creo es de un buen grosor y la cabeza totalmente descubierta sin capucha, la hacía verse mas grande y como con un casco de bombero. El fantasear con el cuerpo del chico y chaquetearme la polla me tenía a mil, no sé cuánto tiempo estuve así, pero llego un momento que no pude resistirlo más y no tuve otra opción que soltar toda mi carga de leche sobre mi abdomen y parte de pecho para liberar mi calentura, quede tan relajado que ni siquiera quise limpiarme el semen que se había disparado sobre mi abdomen y pecho, lo deje así y me quede profundamente dormido.

A la mañana siguiente me despierte y me doy cuenta que aún seguía en el sofá, veo en mi celular que eran las 9:00 AM, era Sábado y por lo general siempre despierto tarde, me predispuse a salir de casa y sin bañar me fui al GYM, me fui directo a las regaderas, parecía un día muy concurrido, el tráfico de chicos que entraban y salían de los vestidores era una locura, unos saliendo de las regaderas, otros en los vestidores cambiándose de ropa para retirase, pero el desfile de bultos y pollas caminando de un lado para otro, era todo un deleite.  Después de un par de horas termine mis rutinas del Gym y me dirigí a las regaderas, al entrar vi llenas de chicos las Dos largas líneas paralelas de regaderas sin separadores, busque una disponible y de inmediato vi a lado mío a un tío maduro de unos 45-50 años con un buen cuerpo trabajado y una enorme polla que le colgaba que era imposible no echarle un vistazo. El tío noto que yo le había echado el ojo a su enorme herramienta, lo que al parecer no le disgusto y me sonrió, de inmediato el tío empezó a enjabonarse la polla con más ánimo y con toda la intención de que yo lo siguiera observado, era más que evidente que su erección crecía y dejaba ver una polla, gorda y larga, lo primero que pensé fue “esa polla gorda jamás me cabria en la boca es demasiado gruesa”. La verdad ya había tenido mi dosis de placer visual y no tenía las ganas de polla, así que Termine de bañarme y rápidamente me fui a los vestidores, me puse unos cómodos pantaloncillos cortos blancos y una polo azul cielo y salí del gym con la idea de irme a desayunar algo a casa.

Rumbo a mi casa a unas pocas calles, hay una gasolinera y decidí parar para cargar gasolina, en caso de que tuviera que salir más tarde, cargue mi gasolina y al salir del estacionamiento vi a un tío alto de buen cuerpo que tenía un cartón en su mano que decía. “AYUDAME CON TRABAJO O UNAS MONEDAS PARA COMIDA” me pare un momento para buscar unas monedas en la guantera tratando de limpiar mis culpas, y al voltear a verlo para decirle que se acercara, veo su rostro y para si sorpesa era el chico de los ojos verdes.

Madre mía era todo un monumento de hombre!!, tenía una camiseta negra algo ajustada que le marcaban los pectorales y unos brazos fuertes. lo único malo era su aspecto de chico de la calle, con su ropa y  tenis muy desgastados y sucios.  Baje el vidrio del auto y le hice la señal con mi mano que se acercara, el tío de los ojos verde acudió de inmediato, Recargo sus enormes manos sobre la venta de la puerta del auto y me dice – Que tal tío tienes una monedas para mí?, pero en se momento me miro fijamente a los ojos y me dice – A ti ya te conozco, Tio yo no quiero problemas, se giro y se alejó. A lo que rápidamente con la intención de detenerlo le dije – heyy heyyy!! Espera tío, tranquilo solo quiero darte unas monedas.  Se regresa y me dice – Espero y lo hagas de buena gana. Le sonrei y le dije – Claro tío, creo que hemos empezado con el pie izquierdo y lamento haberte tratado tan mal el dia de ayer, no fue mi intención.

A lo que me respondió – OK no hay problema y me recibio las monedas. Al momento que me recibe las monedas y sus manos hicieron contacto con las mías sentí una corriente de electricidad que me recorrío todo el cuerpo, sus grandes manos sostenían unos descuidados dedos largos y gruesos, que hicieron que se activara en mí el más primitivo deseo sexual, lo mire fijamente a los ojos y el también a mi.

Reaccione rápidamente y le digo – Tio, hagamos una cosa para no quedarnos con una mala impresion, que te parece si me acompañas a desayunar y vemos en que te puedo ayudar.  a lo que el chico me respondio. – Espero y no sea una jugarreta. Le asegure que No. Me miro incrédulo, pero dio la vuelta, abrió la puerta y se monta en mi auto, su presencia me provocaba un raro escalofrió y un nerviosismo que trataba de disimular lo más posible para que no fuera notorio. Ya en el auto extendió su enorme mano y me dice – Soy JuanJo,  le respondí el saludo – yo soy Pablo.  Al sentir su mano caliente sujetando la mía fue como una largo momento muy placentero, pero sentía que me reventaba la cremallera del pantaloncillo corto, por la tremenda erección que me provocaba este macho.  Juanjo miro hacia mi entre pierna y noto el notorio bulto y me dice – Pablo Tio que te paso ahí abajo? – y soltó una carcajada. Yo Muerto de la pena queriendo disimular le dije -si lo que pasa es que no traigo boxers y la tela de los cortos al rosarme la polla hacen que me erecte de vez en cuando. Juanjo se moría de la risa, yo segui conduciendo, unas cuantas calles y llegamos a casa.

Rápidamente corte jamón serrano, algo de vegetales, mezcle unos huevos y prepare un par de enormes Omeletes y serví dos vasos con zumo (jugo) de Naranja.  Durante el desayuno Juanjo me contó que había salido bajo libertad condicional que era de un pueblo cercano pero que había sido arrestado por manejar bajo estado de ebriedad y haber golpeado a un policía durante el arresto, le habían dado dos años de cárcel y apenas había cumplido un año. JuanJO con mirada de curiosidad me pregunto – Y tú vives solo en esta casa tan grande o vives Con tu mujer? Su pregunta me sorprendió y le respondí – No, no en realidad vivo solo, pero tengo bastante seguridad en la casa hay cámaras y sistema de alarma. – a lo que JuanJO sonriendo me dice – Tío no tengas miedo yo no soy ladrón ni pretendo nacer nada malo, por nada del mundo quiero regresar a prisión, oye tío pero no deberías de vivir solo o no tienes chica?. A lo que le respondí – NO Tío la verdad es que a mí las tías no me van.  Y me responde – Hooo Ya ya! si sé de qué me hablas, en la prisión conocí algunos como tú que tampoco les van las chicas, pero son unos buenazos para chupar pollas, Y dio una fuerte carcajada a modo de broma. La verdad yo no supe si tomar eso como una indirecta o un mero comentario de alguien que le causa gracia saber que a alguien le gusta chupar pollas.

Terminamos de desayunar y le dije. – JuanJo lo prometido es deuda, tengo un pequeño trabajo para ti. Los arboles de la parte trasera de la casa han soltado mucha hoja seca y tengo la Piscina llena de hojas, necesito podar un poco el césped y hacer algo de jardinería máximo nos tomaría unas 3-4 horas pero prometo pagarte muy generosamente para que te ayudes. Me sonrió y me dijo:

– bueno ya me has dado una monedas y encima me has invitado un fantástico desayuno, no creo que pueda negarme a ayudarte.

Juanjo y yo Nos dirigimos al jardín trasero y nos pusimos manos a la obra.  Junajo se dispuso a cortar las ramas bajas del árbol y penas había pasado unos 30 minutos cuando vi como Juanjo se quitaba la camiseta, dejando ver su hermoso cuerpo de macho que me puso muy ansioso y erecto toda la mañana. Su amplio pecho tenía un camino de vellos que cruzaban su perfecto six pack y se perdían en el botón de sus jeans y al estirase para alcanzar las ramas dejaban ver un poco de sus vellos púbicos. Aunque trate de disimular de vez en cuando de reojo lo miraba, Era imposible no admirar a semejante semental.

Trascurrieron un poco más de 3 horas y finalmente terminamos, entramos a la casa para tomar agua y descansar un poco. Y me pregunto Juanjo – Hey Pablo te importa si me doy un duchazo estoy empapado en sudor y mi ropa sucia está muy apestosa con el sudor. – y le respondo – si claro aquí en la planta baja hay una baño con regadera ahí puedes bañarte, mientras yo busco algo de ropa limpia para ti.  Subí a mi habitación y busque algo de ropa en talla grande pero no tenía nada de su medida, pero me recordé que mi hermano a veces dejaba ropa cuando se quedaba de vista y fui a buscar a la habitación donde se duerme y para mi sorpresa me encontré unas camisetas grandes unos shorts de jersey deportivos y unos tenis viejos de mi hermano. Los tome y fui al baño donde estaba JuanJo vi que tenía la puerta entre abierta, toque y me respondio – Pasa tio, no tengas pena, solo que te tome un rastrillo de afeitar y estoy rasurándome espero no te moleste, además dejare todo limpio cuando termine – Yo aun tras la puerta, le respondí – Si claro no te preocupes solo quería entregarte esta ropa limpia, en lo que meto tu ropa sucia a la lavadora y puedas cambiarte.

– Entra, tio entra.- Ante su insistencia y algo apenado entre al baño y Lo primero que veo es su atlético cuerpo totalmente desnudo, Su brazos musculosos y unas nalgas poderosas y unas piernas dignas de un corredor, Me quede mudo no sabía que decir. Juanjo noto mi nerviosismo, se ríe de mi y comenta – Tío que pasa, en el gym no ves a otros tíos en pelotas?, además no tiene nada de malo mirar es natural o no ?? – a lo que respondí – si claro es natural  – y le pregunte – Joder Juanjo y como es que tienes tan buen cuerpo? – Y me respondio – Hombre imagínate todo el día sin hacer nada en prisión, en algo hay que aprovechar el tiempo no crees? – Pues vaya que juanjo lo aprovecho muy bien porque su cuerpo era el de un atleta, pero las sorpresas aun no terminaban, en eso me pregunta – Por fin he terminado como he quedado? – Junajo da medio un medio giro y se voltea totalmente frente a mí,  su rostro masculino ahora estaba limpio, perfecto, su linda sonrisa provocan que sus ojos verdes se vieran más alegres y brillantes, por inercia mire hacia abajo y descubri el enorme pollon que le colgaba entre sus piernas, como la trompa de un elefante, que aun estando dormido bien serían unos 12 centímetros y sin prepucio, que pintaba a ser un verdadero monstro de polla, claro si llegaba a ponerse dura. JUanjo me miro a los ojos y me pregunto:

– te ha gustado verdad ? – me quede mudo.

– Anda tio, que no pasa nada, tócalo sal de tu curiosidad no pasara nada que tu no desees.

Junajo al verme indeciso me tomo la mano y me la coloca sobre su gruesa polla – Si la tomas con las dos manos y la mueves un poco veras que grande y gorda se pone.  Obedientemente seguí sus instrucciones y de inmediato senti como su polla se hinchaba, imposible que todo ese grosor de polla cupiera toda con mis dedos cerrados, ahora estaba totalmente erecta yo diría que fácil tenía 22 centímetros de largo. Juanjo me dice – no te asustes parece que le caes bien y sonríe. Pero antes que te deje jugar con ella necesito bañarme, entras conmigo ? – imposible decir que no, realmente lo deseaba y no podía dejarlo ir ahora.

Entramos a la bañera y JuanJo se metio a la regadera y rápidamente enjabono todo su cuerpo y cabello. Y me pregunto – Tienes un cepillo para cuerpo? perdón pero tengo varios días  sin asearme y necesito exfoliarme muy bien. Le alcance un cepillo de cuerpo y me dice – me tallas la espalda ?.  A lo que accedí y recorrí todo su perfecto cuerpo, se volteo de frente y me dice – ahora lávame todo de frente. Suavemente lave su pecho, su abdomen, su plexo, sus piernas y sus pies, brazos, axilas. no deje un solo rincón sin tallar, sabía que en algún momento tendría contacto directo con todo el. – Me dice – Te falta algo muy importante – y le pregunto.. Que ? y con una sonrisa, malvada me responde – La polla, láva la polla muy muy bien, tomate el tiempo que necesites. Enjabone mis manos y recorrí su enorme polla una y otra vez, el serraba los ojos y daba unos ligeros gemidos que provocaban me pusiera caliente. Lave entre sus piernas, recorrí su ano y al tocarlo dio un ligero gemido, me miro y me dice – Creo que ahora me toca lavarte como a mí me gusta. Me puso de Espaldas y con sus enormes manos recorrió mi cuerpo enjabonándome muy suavemente, se acerco y me dijo al oído – tienes una piel suavecita y muy bien cuidada, me beso el cuello, lanzando una ráfaga de electricidad por toda mi espalda. Lentamente baja su mano derecha por mi pecho y se estaciono en mi polla y la enjabono de una manera muy rítmica mientras con su mano izquierda al mismo tiempo enjabono mi culito y poco a poco introduce su gordo y largo dedo haciendo que mi respiración se acelere, trate de contenerme de no gritar, el placer era indescriptible, sus enormes dedos dándole placer a mi culito, mientras que su otra mano de forma rítmica me masturba con el jabón.  No puedo resistirlo más, este macho me esta volviendo loco del gusto. Me volteo de frente Y le dije JuanJo…. me respondio – Shhhhh no hables y me besa de una manera , suave y pasional, me agarra de las nalgas y vuelve a meterme su dedo en el culito, estoy a punto de explotar y le digo – JuanJo para tio que harás que me corra, para tio.  Me ignoro, con su cuerpo me apoyo contra la pared, dio un paso atrás y me dio un jalon por la cintura a manera de ponerme en cuatro, De inmediato sentí la punta de su Polla en la entrada de mi culo. Lentamente empujo su polla y sienti como poco a poco intenta abrirse camino dentro de mi culito, no estaba seguro de poder recibir su enorme y gorda polla, pero estaba muy caliente y no me sentía capaz de rechazarlo, ni de negarme a mi mismo el placer de sentir toda su polla de macho dentro de mi.

Juanjo tomo crema suavizante para el cabello y la froto por todo el grosor de su polla y coloco la punta de su glande en la entrada de mi ansioso culito, y poco a poco se abrió camino, mi esfínter se resistía a recibir su gruesa polla, JuanJo dio un fuerte empujón, su polla entro violenta, invadiendo mi recto.

Imposible no gritar y gemir, el placer que me producía su gruesa polla era tanto que mis nalgas empezaron a moverse a su ritmo, provocando que la penetración fuera más profunda y el también gemía y me decía – tu culo tiene mucha hambre, te gusta cómo te la meto? te gusta ?? – Si me gusta mucho- le respondí.

Y el con más fuerza me embestía, sus potentes nalgas se impactaban en mi adolorido y hambriento culito. – Que delicia de culito tienes pablo me pones muy caliente quieres que sea tu macho ?, anda dimelo, quieres que sea tu macho? – Si, si lo quiero – Le respondí.

  • Creo que ya es tiempo de salir de la regadera y vayamos a tu cama es tiempo de que conozcas quien será tu macho a partir de hoy.

Salimos de la regadera totalmente mojados, ni siquiera alcance a sentarme al borde de la cama cuando Juanjo con una fuerza domínate ya me había tumbado encina de la cama colocándome boca abajo, tomo una almohadilla y la coloco debajo de mi estómago, haciendo que mi culito quedara totalmente al aire y a la altura ideal de su cara, sin el decir una sola palabra empezó a morderme muy suavemente las nalgas, mientras con su mano agarraba mi polla y mis testículos, los jalaba y daba pequeños apretones, los sostuvo con una mano y con su lengua húmeda y rasposa empezó a explorar mi polla y testículos dejándolos totalmente ensalivados y poco a poco fue subiendo hasta encontrase con mi floreado culito, y de una forma voraz empezó a lamer y a empapar de salivar mi culito, haciendo que la punta de su lengua entrara y saliera a su placer, su rasposa lengua me provocaba unos imparables gemidos y una urgente sensación de deseo por volver a tener su gruesa polla dentro de mí. El muy cabron sabía lo que hacia y entre yo mas gemía el mas clavaba su lengua y la retorcía en mi culito, provocando que mi polla no dejara de gotear pre eyaculación. Me decía – Relájate y Disfrútalo pablo, no quiero que te corras tan pronto, tenemos mucho tiempo para jugar.  Imposible contenerse ante tanta explosión de placer, morbo y deseo.

Juanjo Me pidió que me volteara boca arriba, y me pidió me subiera un poco más hacía el centro de la cama y de inmediato se tumbó sobre mi cuerpo, sentir su enorme cuerpo aun húmedo y musculoso era una sensación indescriptible, mis manos recorrían su espalda y lo apretaba más contra mi cuerpo haciendo que su enorme polla caliente se pegara más a mi cuerpo, mientras el no paraba de besarme frenéticamente, labios, cuello… Lamia mis oídos, sujetaba mis manos y lamia mis axilas. Sabia que El al igual que yo, los dos teníamos hambre de amar.

 

CONTINUARA.