1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos)
Cargando…

Continúan las peripecias de un hombre que descubrió que su deseada sobrinita no era una niña inocente.
Después de ese día en que toño el tendero me habia platicado lo loba que era Donna, no pudo ir a el taller una semana por que mi hermana se sintió indispuesta, si ella no iba, claro que Donna tampoco, aún no convencía a toño de pasarme un video de ella, y según pude ver tenía ya varios, así que decidí continuar espiando a mi pequeña Donna.

Pasaron unos días sin alguna novedad, salía del colegio y su hermano Daniel la llevaba a casa, pero un día Daniel tuvo que quedarse por asuntos extraescolares. Una novia, y le mando un texto a Donna. Pequeña no puedo ir por ti, ve a casa, yo llego más tarde, ve con cuidado por el parque, y así yo estaba esperando discreto afuera de su escuela, viendo a las peques salir, el colegio de mi sobrina es de los pocos que aún les piden uniforme, yo estaba excitado mirando chamaquitas, pensando, Donna se ve que tiene tiempo follando,me pregunto cuantas  niñas de estas ya follan como locas, verlas con sus uniformes la mayoría cortos he imaginar que ya cogian, me paro la verga, pensaba eso cuando vi salir a Donna, ella sobresalía, su falda más cortita, sus calcetitas cortas, su coleta, sus rojos labios, salía despidiéndose de muchos, ya en la puerta de salida un hombre se le acercó, era el tipo de intendencia, la tomó del hombro Donna volteo y le regaló una sonrisa al ver quien era, el sujeto se agachó y le susurró algo al oído, Donna sonrió nerviosa y se sonrojo, el le dio algo y volte a todos lados para ver que nadie lo veía y le sobo sus hermosas nalgas, Donna lo miro con una gran sonrisa se estiró un poco el se agachó para abrazarla y Donna lo besó en la boca rápido y después en la mejilla, y salió caminando diciéndole bye con la mano, imagine que ese tipo la había gozado también y le daba su recompensa, mi verga estaba tiesa, Donna se fue caminando y la segui también a pie, a prudente distancia para que nadie notara que la seguia.

Llegando a un pequeño parque que está cerca de donde vive entro a unos baños, yo me senté a esperar, pasaron cerca de 15 min. Y no salia,me puse nervioso, y si salió y no me di cuenta, demonios, estaba a punto de levantarme y caminar al baño a cerciorarme cuando la vi salir, me quedé impactado, se había metido a cambiar la ropa, se puso una minifalda roja, un top diminuto, y unas zapatillas Rojas, se soltó el cabello y comenzó a caminar por el parque, yo seguía atrás con precaución,  y veía como la gran mayoría de hombres volteaban a verla y sobarse el paquete, algunos osados le tomaban fotos , Donna parecía disfrutarlo, al parecer mi sobrina era una voyeur, llegando cerca de un lago, la vi que se quedó viendo hacia una banca a un costado de el lago, desde donde estaba no veía que observaba con tanto interés, me moví un poco y pude observar, un chico no muy grande. Veinteytantos, cabello medio largo ondulado, vestía de negro,  de esos gruñidos mugrosos y maricones que escuchan música de locos, pero Donna lo veía y no apartaba su mirada de ella, el chico ni la notaba muy entretenido escribiendo en una vieja libreta, me acerqué más hacia donde estaba el chico para verlo bien, que tenía que despertaba el interés de mi Donna.

 

 

 

4 comentarios
  1. shiroux99
    shiroux99 Dice:

    ¿eh? se corto el relato o es todo?
    muy buena historia, espero que haya salido cortado y que todavía hay mas, porque fue muy corto.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario