1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (25 votos)
Cargando...

Conociendo a los amigos de papá y el inicio de una orgia con dos niñita de 4 y 6 años .
Hola!

Les he ido contando estos relatos espero los sigan disfrutando porque todavía hay buen material.

 

Después de una magnífica noche cada uno Se levanta a Desayunar y organizarse para la visita que tendríamos hoy. Las niñas siguen durmiendo mientras los demás disponemos a organizar la comida, bebidas, entretenimiento y demás cosas para hacer en la reunión.

Vendrán en total 4 amigos con sus esposas e hijos, Todos somos amigos desde la infancia e incluso trabajamos juntos.

Al pasar un par de horas tenemos todo organizado y me dispongo a levantar a mis hijas para que se bañen y puedan estar en la reunión inicio co Luciana.

Carlos: levántate ya debes organizarte para la reunión de hoy, amor mío.

Luciana: papi, tengo sueño – se le veía una cara de cansancio impresionante, tenía hasta ojeras y no lograba levantarla

Carlos: no pudiste dormir bien!?

Luciana sigue dormida y no responde, la dejo en el cuarto mientras voy donde camila.

Carlos: levántate hija, debemos organizarnos

Camila: buenos días papi, está bien, pero me pica la cuquita mucho-lo dice mientras se toca y levanta la batica dejando ver todo su esplendoroso manjar.

Sin pensarlo Cierro la puerta y me le arrodillo a la cama para poder apreciar mejor

Carlos: debe ser que te falta mi lengua

Procedo a chuparle su vulvita mientras le toco sus pechos planos, estaba deliciosa aunque olía algo a orines, le restregaba la lengua en su cavidad, sacaba y metía mi lengua como si fuera una verga, camilita solo gemia y respiraba fuerte mientras se abría los labios para dejarme entrar en su carne viva

Camila: buuufff que delicia papi, quería amor tuyo ayer, pensé que ya no me amabas

Carlos: te amo y te haré orinar rápido para que estés feliz

Comienzo a darle dedo y lengua con una buena velocidad y fuerza, ella se retuerce, abre bastante sus piernas flacas y se abre sus labios hasta no más poder, yo le dejo húmeda su vaginita y chupo su gallito chiquito, empieza a temblar y suelta unos chorritos mientras yo le golpeó la vagina y se la estrego con mis dedos, la niña sigue echando chorros y gimiendo durísimo, le tapo la boca y le sigo chupando su vulva.

Después de un rato la niña queda satisfecha y se acuesta en su cama con cara de placer y felicidad. Le doy un beso en la boca y le paso la ropa para que se bañé y organice

Vuelvo al cuarto de Luciana y está dormida, pero al ingresar al cuarto siento detrás de mí a mi sobrino Fabián

Fabián: hola, necesitas ayuda!? Te veo algo corto de tiempo… – y tenía razón –

Carlos: mis niñas no se han levantado ni bañado, Luciana está súper perezosa, debe bañarse y organizarse…

– Suena el timbre de la casa, había llegado mi mejor amigo, su esposa e hijo–

Carlos: ya llegó la visita!?… Debo apresurarme, debo atenderlos – miro a Fabián con cara de súplica- puedes cerciorarte de que se bañé y organicé Luciana!? Ya le dejé su ropa en la cama y ella puede bañarse sola pero toca estar encima de ella para que no se demore, camila es más juiciosa y ya casi termina. Debo bajar

Fabián: claro tío baja tranquilo, dedicate a la visita que yo me encargaré de estar encima de Luciana – literal – yo la organizo para bajar rápido, no te preocupes.

Me dijo eso con su seriedad normal, accedí y decidí bajar a recibir a mi mejor amigo, se llama Byron, tiene la misma edad mía, tiene una empresa con su esposa desde hace varios años, tienen un hijo de 16 años que al parecer es muy inteligente. Byron es un poco más bajito que yo de 178 y es un negro de envidiar mucho por su gran cuerpo tonificado y esbelto, éramos unos tumba locas en nuestros tiempos jóvenes.

Daniel: hola Byron, que bueno verte después de mucho tiempo – se abrazan fuertemente e ingresan a la casa

Byron: sí que bueno puedas estar nuevamente acá, estabas muy perdido Daniel

Carlos: hola, gracias por venir, pueden seguir y sentarse mientras llegan los demás, vamos a la sala les paso algo de tomar, qué grande está tu hijo, no lo había visto desde hace rato

Byron: mantiene estudiando por eso casi no viene con nosotros

Saludamos también a la esposa, al hijo y pasamos a la sala a conversar mientras sirvo unos cócteles de bienvenida y comenzamos una buena charla.

Mientras eso sucedía, arriba estaba mi sobrino con Luciana

Fabián: preciosa levántate que debes bañarte – decía esto mientras se sentaba en la cama de la niña y la iba manoseando, se le notaba sus ganas de follarla

Luciana: primito, tengo sueño, mucho – siguió durmiendo y se dio vuelta quedando boca arriba

Mi sobrino sabia que no tenía tiempo así que muy desesperadamente accede a Luciana separando sus piernas e inhalando su aroma a niña recién levantada, comienza a chuparle su vulva y la mira mientras lo hace, la niña respira fuerte y geme

Luciana: noooo no me toques, quiero dormir.. aaaajjjj!!! Bbbuuufff!!!!

Fabián, no quieres sentir mi amor!? Osea que ya no me amas!? – mientras se desabrocha el pantalón y le quita la batica dejándola sin nada

Luciana: te amo primito pero tengo sueño

Fabián: será rápido así que déjame tocarte más

Comienza a subir encima de Luciana, tocándole toda con total depravación, le mete los dedos y la niña se retuerce pero no tanto como anoche, ya está acostumbrada, la besa y chupa sus pezones, se baja los pantalones y el bóxer, se monta encima de mi hija con la piernas abiertas a cada lado sobre su cabeza, como si fuera a sentarse en su cara, y la golpea con su verga, sus bolas queda en la cabeza de la niña, la hace voltear y le abre la boca engullendo su mástil flácidos en ella, Luciana abre la boca y comienza a saborear como una mujer adulta mientras Fabian blanquea ojos, mira hacia arriba con mucha arrechera y le sujeta la cabeza, cada vez crece su miembro y comienza a follarle la boca, se acomoda para que pueda tragar más su verga y empieza a dar estocasos como si fuera un culo que follara, Luciana se atraganta y produce mucha saliva por los pocos lados que le quedan libres de la boca, Fabián estaba en la gloria sintiendo la garganta de su primita la cual ya sabía chupar y tragar muy bien, sin pensarlo le deja hundida su verga mucho más de la mitad con sus huevos reposando sobre la barbilla de la ella, su nariz podía inhalar el aroma a limpio de la pelvis de su primo, se le agüan los ojos y comienza a querer soltarse pero él la domina con su peso… mi hija está mirando hacia el techo y él encima de ella follando le su boca, sigue rítmicamente durante varios minutos hasta descargarse en la Mitad de la garganta de Luciana produciendo un fuerte gemido rústico acompañado de empujones sobre su boquita, es tanta la leche que comienza a regarse por los lados, Fabián se queda un rato dentro y poco a poco pierde su virilidad, sacando su miembro de ella, Luciana escupe bastante del semen y se traga otra cantidad, quedando totalmente chorreada como una bebé.

Fabián: que buena niña eres, me has ordeñado mis huevos de maravilla, te amo Luciana

Luciana: me gustó, hueles rico, te amo primito

Sé Dan un beso suave y la manda a bañar rápidamente, afortunadamente Luciana coopera y logran estar listos rápido para bajar con nosotros en la sala, camila ya había bajado primero

Byron: quién es una niña consentida y hermosa!? A quién le gustan los regalos?? – lo dice mirando a Luciana y luego a las dos niñas, les había llevado unos detalles con unos dulces.

Camila y Luciana: gracias, muchas gracias! – dicen mientras sostienen los detalles y sus dulces, le Dan un abrazo como hacen de costumbre y se van a jugar con sus regalos.

Mis hijas estaban vestidas. Con unas falditas y unas blusitas de color pastel, se veían angelicales, además de tener una tiara cada una de su color favorito, se podían ver sus piernitas delgadas y sus culitos a parados.

Mientras seguíamos hablando los adultos llegan los demás compañeros con sus esposas e hijos, los saludamos y dejamos ingresar. Los presentaré, estaba Cristian 40 años, cuerpo Atlético por el gym, 182 de alto, un hijo de 19 años, Dimitri era el más joven de nuestro grupo de amigos con 35 años, 180 de estatura, tenía un buen cuerpo pero no era de gym era muy natural y de buena alimentación con un poco de ejercicio en casa, había llegado solo porque se había pelado con su esposa y prefirió quedar en casa con sus gemelas de 8 años y por último está César con 43 años, 190 de alto, bastante acuerpado, unas piernas del ancho de mi cuerpo gracias al ejercicio y sus deportes de ocio es un negro bastante llamativo pero no es simpático de cara comparado a Byron, llegó con su esposa e hija de 10 años, prácticamente él era nuestro líder o jefe de un proyecto en el estábamos como equipo.

Al inicio todos estábamos juntos, luego las mujeres estaban hablando de cosas de chicas en el jardín de atrás, nosotros comenzamos a hablar de cosas de hombres y los jóvenes en sus celulares, las niñas se fueron a jugar a la habitación de Luciana. Pasaron las horas y ya se iba haciendo de noche, decidieron comenzar a despedirse de sus familias y mandarlos a casa en transporte, mientras nos despedíamos Dimitri me pide el baño y le indico que está arriba porque el de abajo estaba en reparación, él se sube y comienza a buscar el baño abriendo una puerta donde escuchaba unas risitas y eran mis hijas jugando en su casita de muñecas, tímidamente entra y las saluda

Dimitri: hola niñas, quería saber dónde se encuentra el baño!?

Camila: todos los cuartos tienen, puedes entrar en este de acá – le señala la puerta del baño de la habitación de Luciana, donde se encuentran

Dimitri: esta bien, permiso, estoy que me orino y debo hacer pis.

Las niñas se ríen tapándose la boca y hablando entre ellas mientras él ingresa al baño, al entrar deja la puerta abierta del afán y sin recordar que no está en su casa, se deja caer los pantalones y comienza a orinar, las niñas observan todo y camila se le acerca entrando al baño.

Camila deberías cerrar la puerta porque te vemos – y se ríe al finalizar de decir eso

Dimitro: ay perdona!!! – reacciona asustado como si le hubiera hablado un fantasma y se voltea hacia la niña de un brinco del mismo susto, termina orinando su faldita y blusa sin querer, vuelve y entra en sí y termina de orinar en el retrete.

Dimitri: perdona chiquita, me asustaste y no te vi

Camila: tu dulce es como el de mi papá – dice entre risitas mientras observa la verga

Dimitri: dulce!? Cuál dulce!?… Este!? Se llama pene, chichi… o verga, aunque puede ser un dulce para las mujeres… – en tono sarcástico y algo morboso se lo dice – por qué le dices dulce!?

Camila: es un dulce que me gusta mucho, me hace orinar, me eriza la piel aunque me duele cuando entra mucho, pero después disfruto y me encanta

Dimitri queda impactado con lo que dice la niña, pero no quería ser un héroe y cuestionar todo lo que sucedía, quería ser parte del juego de la niña.

Dimitri: quieres probar mi dulce!? Mira que ya está feliz de verte y sabe muy bien – se deja caer el pantalón y observa la cara golosa de camila, se acerca a ella y ajusta la puerta del baño, mientras le acerca su sexo a la niña.

Camila recibe su verga tomándolo desde el tronco y pelando su glande como ya sabía hacerlo, le acaricia las bolas y comienza a darle una mamá da angelical, introduciendo parte del Miembro de dimitri que según recuerdo mide 21cm, él no podía estar más a gusto con esa tiernita boca, calientica y suavesita, le soba el cabello y le acaricia las mejillas, mientras observa la ternura de la niña

Camila: que rica sabe, me das leche!?

Él no dijo nada, le calló su labios introduciéndole la mitad de su mástil mientras ella sobaba sus bolas, se escuchaba la succión forzada, comienza a meter y sacar por completo, la mira pervertidamente y la cachetea con su cabeza, sonaba fuerza por el peso y dureza del miembro, luego vuelve a meter y le apreta su cabeza fuerte para que no se zafe, camila comienza a ahogarse intentando zafarse pero él sostiene fuerte con sus brazos hacia su pelvis, logra soltar varios chorros que ingresan por la diminuta garganta de mi hija y saca su verga para huntarle la cara con sus fluidos dejándola pegajosa de semen.

Dimitri: Buen trabajo, no le digas a nadie o sino le diré a tu padre que entraste al baño sin permiso – esta excusa no le serviría pero fue lo que se le vino en mente – Se sube los pantalones, se lava y deja a las niñas en su habitación, camila se lava pero cada vez más estaba deseando un hombre que la dominara

Dimitri baja y se reúne con el resto de los hombres, eran 7 en total y comienzan a tomar mucho, hablar y reírse de todo… son las 11 de la noche y baja Luciana en su batica con un peluche en la mano, sus pantuflas y con el cabello suelto dirigiéndose hacia mi, pasa por en medio de todos, Fabián, Daniel y Dimitri se quedan observándolo con depravación

Luciana: tengo hambresita. – le dice al oído a su padre ubicándose entre sus piernas para poder empinarse hacia él

Carlos: ya les dí de cenar. Bebé

Luciana: queremos dulce.

Carlos: es muy tarde para comer dulce, sube a tu habitación y duerme

En ese momento ya tenía unas copitas encima y se me había olvidado a lo que se refería mi hermosa niña, pero fabian sabía a lo que se refería, esto lo prendió y comenzó a repartir más trago y más seguido para ir emborrachado a todos!

A la media hora baja Camila dirigiéndose hacia mí con la misma pinta de su hermana

Camila: quiero dulce!!!! – lo dice algo molesta, malcriada y disgustada, cruzando sus brazos y haciendo pucheros.

Carlos: no!!! Ya les dije que se vayan a dormir, estamos entre adultos – los demás se quedan callados y observan la escena con una pataleta de por medio

Camila comienza a llorar y se tira en el piso haciendo un show de niña chiquita, se acuesta en el piso en frente de todos y comienza a dar patadas, manotazos y revolcarse en el piso para llamar atención, yo la tomo del brazo y me la quita de encima, luego la fui a coger más fuerte de la espalda y pararla del piso pero no logré coordinar bien por el alcohol y termino desgarrando el vestido de camila y ella con más rabia se lo quita, lo termina de dañar y tira a todos lados, Sin pensarlo la acomodé en mis piernas boca abajo para darle unas nalgadas por su mal comportamiento se sentían duras y me las quería comer pero debía aguantarme, la paro delante mío entre mis piernas abiertas y le hablo duro, pero ella se hace de cuclillas dejando sus nalgas casi al piso, vuelvo y la levanto sobre mis piernas y le doy más nalga das, ella intenta bajarse quedando con una pierna encima de las mías y la otra sobre el suelo mientras yo la sostenía en el aire dejando sus nalgas totalmente abiertas, y parte de su vaginita también se podía ver desde cierto ángulo, entro en sí y miró a mis invitados todos estaban mirando la escena de la pataleta de camila sus miradas se enfocaban en su anito rosado, lampiño y abierto, pude observar sus entrepiernas porque todos estaban sentados y se lograba visualizar unos grandes morros formados como si hubiera una puta bailando delante de todos, la niña se levanta , se voltea mirando a sus invitados y les saca la lengua mientras abre sus piernas y se sienta en cuclillas hacia ellos, abriendo su vaginita dejando ver sus labios separados y parte de su clítoris al aire… todos comenzaron a tocar se disimuladamente y no paraban de ver a mi hijita… a mi también me éxito, así que se me ocurrió compartir a mi hija con todos…

Espero les guste y Esperen el Próximo relato, la brutal follada que sucedera toda la noche.

Leeré sus ideas y comentarios

 

Morgan.

4 comentarios
  1. Pedro Ziga Dice:

    Me imagino que le van a dar unas buenas metidas de verga a tus hijas que ya saben que es una vergas por la manera tan profesional que le mamaron la verga a Dimitri continúa amigo con el próximo relato esto se pone bueno

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta