1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)
Cargando…

Cuando jugando nos gana el calor.
Hace algunos años, cuando vivia aun con mis padres, pase tantas cosas debido a mi lujuria

una tarde cualquiera me masturbaba cuando entro uno de mis primos mas pequeños que siempre se quedaba con nosotros, alcance a taparme, ya que estaba semi desnudo, no parecio darse cuenta de nada, se sento donde en mi cama y comenzo a preguntar muchas cosas del sexo, para su edad era algo precoz, pero yo fui igual asi que no era mucha sorpresa

dentro de sus preguntas me realizo la de que era puñeta, aqui le dicen asi a la masturbacion, trata de explicar lo mejor y mas resumido que pude, pero el insistia con mas preguntas hasta que dijo -y tu me puedes mostrar como es??- y se desato mi lujuria

con semejante platica, aun tenia mi ereccion, le hice prometer que guardaria el secreto, acepto, cuando le pedi que cierre la puerta con seguro, no tardo, temblando de morbo le fui mostrando, hasta que me masturbe delante suyo, me miraba todo sonrojado

presa de mis instintos le invite a intentar primero conmigo, y nervioso acepto, de repente lo tenia masturbandome, mojaba sus manitas con mi liquido seminal, sus mejillas ardian de color, agregue -ven prueba, anda, esto es como miel, si no te gusta, lo escupes- no insisti mucho, su curiosidad y calentura propia, ayudaban, se inclino y recogio un poco, lo chupo de sus dedos, le invite a tomarla directo, me miro con sus ojos cafes, lento, se bajo, sorbio, luego mas y mas, hasta que le convenci de chuparla

en deliciosos minutos tenia a mi pequeño primo dandome la mejor mamada que senti en ese tiempo, por su edad y el morbo que me daba tenerlo ahi, sin prisa le tomo gusto, hasta que guiado por mi mano, su cabecita subia y bajaba, mientras me cogia aquella boquita deliciosa, sentia mis huevos arder, cuando le avise que le daria mi leche, me miro soprendido, pero tan caliente estaba que cuando pedi la probara, sus ojos se cerraron y sorbio, mi semen lleno esa boquita suave y caliente, mirando como bebia tosiendo

cuando termine pensando que hasta llegaria, no fue asi, para mi deleite, mi primito, comenzo a chupar mas y mas, le tomo gusto y no seria yo quien se lo negara, con esos labios sedosos mi ereccion apenas bajo, segui cogiendomelo, presa de enorme calentura, note como se revolvia inquieto, supongo que estaba tan excitado como yo y no podia expresarlo

le guie lento sin prisa a quedarse igual que yo, cuando lo tuve solo con playera y todo tembloroso, lo subi en mi ereccion y deje que esta se acomode en su rajada del culo, comence a subirlo y bajarlo, lento, buscando que mi tronco frote su ano, que ardia de caliente, en poco tiempo, lo tenia con las piernas bien abiertas y su ano me masajeaba todo el tronco hasta mis huevos, mientras el ahogaba sus gemidos y suspiros, cada que preguntaba a su oido si le gustaba el juego, el solo asentia jadeando

eyacule mojandolo, disfrutando del intenso placer, de sus jadeos, de sus hermosas nalgas, pequeñas pero duras y bien paradas, para mi mayor excitacion, no queria bajarse,. queria mas y mas, descubri que le encanto, deje que siga jugando, lo hice temblar cuando le susurre al oido -y no sabes otro jueguito, que te va encantar, te voy a meter mi verga en tu culito, hasta que grites- me miro intensamente, sin dejar de moverse, cuando le pregunte -jugaras conmigo?- asintio sin apenas pensarlo

pero eso es otra historia

saludos

satiro