1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)
Cargando...

El relato que hoy les contare será un poco diferente de los anteriores ya que los dividiré en 3 partes, ya que fueron tres momentos distintitos todos en relación con la fiesta de 15 años, empezando por el de Dalia, luego el de Karen y Luz al final.
El relato que hoy les contare será un poco diferente de los anteriores ya que los dividiré en 3 partes, ya que fueron tres momentos distintitos todos en relación con la fiesta de 15 años de Dalia mi novia de la escuela, Mi prima Karen mi primera novia y mi sobrina Luz la cual era la amante tanto de Karen como mía.

Parte anterior (Cap. 9)

https://sexosintabues30.com/relatos-eroticos/incestos-en-familia/las-aventuras-con-mi-prima-y-sobrina-el-trio/

Como saben crecimos en el seno de una familia muy católica por lo que nuestra escuela era religiosa dirigida por monjas a la cual hemos asistido por generaciones. En esta de manera anual había tres grandes ceremonias, La Primera Comunión la cual se anexaba con la ceremonia de graduación de la escuela elemental (6° de Primaria), la que cariñosamente le llaman La Fiesta de las 15 añeras la cual re anexaba con la ceremonia de graduación de la secundaria donde en su mayoría en mis país cumplimos 15 años, por lo que las Monjas del colegio organizaban una misa Solemne para todos los alumnos de 3°, tanto para celebrar nuestro pase a la prepa como el haber cumplido los 15. La última festividad era la anunciación de Pentecostés la cual era una fiesta deportiva y picnic familiar.

Las 3 historias convergen la segunda festividad de nuestra escuela. Esta es la fiesta más grande de nuestro instituto por que los papas derrochaban en todo en espacial los papas de las señoritas que buscaban que sus hijas lucieran espectaculares para la ocasión ya saben era su momento de presumir y de opulencia.

A los barones nos obligaban a ir de contraje blanco completo y con un sirio en la mano para la misa. Mientras que las niñas iban de vestido de gala también blanco pero al gusto y capacidades de la familia, llevaban velo en el rostro y un ramo de flores (en realidad siempre me ha parecido más un vestido de novia que uno de 15 años), Luego de la misa se organizaba una cena/baile en la explanada de la iglesia/Escuela ya que se usaban ambos espacios, donde a los festejados nos hacían tener el clásico Vals.

Eso emocionaba a las chicas del colegio ya que era la única ceremonia en las que las monjas les permitían a ellas escoger su pareja o en términos exactos su Chambelán que las escoltara en la ceremonia religiosa y el baile. Podía ser un familiar, alumnos superior o inferior, incluso un amigo de fuera siempre que acate el protocolo de la ceremonia.

Nosotros lo varones teníamos la opción también pero el 90% sabía que debíamos ser escogidos por las chicas ya que si te aventabas a invitar a una del colegio y te rechazaba terminarías siendo el pendejo de la escuela por las burlas y la humillación tanto de hombre como de mujeres, por el que en general los que no tenían pareja terminaban llevando a nuestra madre, abuela o hermana lo cual ahora que soy adulto creo que es peor.

Los preparativos empiezan en a finales de marzo o mediados de abril dependiendo de la semanada santa, ya que tenías que comprar y reservar boletos para los asientos de la misa y las mesas ya saben cómo es. Por lo que en empezado mayo se iniciaba la presión por parte de los chicos para ver si una compañera te invitaba o conseguir pareja lo antes posible y las niñas en su mayoría se hacían del rogar.

Por supuesto yo solo me burlaba de la cara de mis compañeros, todo tranquilo ya que siempre tuve pareja. En las primeras semanas de mayo me lo pidieron por mis tres chicas cada una en su momento. Esto se hacía por medio de unas cintas blancas decoradas por ellas que las chicas les daban a sus chambelanes tono muy rosa y meloso, para la mayoría de los barones pero se ve matarían por una mientras más llegaba julio y no tenían pareja.

LOS QUINCE DE DALIA

Estaba comenzando el mes de mayo era la primera semana si mal no recuerdo cuando Dalia me pide que si puede conversar conmigo a la salida del colegio a lado de salón de corte y confección. Junto a este salón había una pequeña explanada con unas flores y un árbol, donde se encontraba una estatua de la virgen del Lurdes, el santo patrono de la escuela y de la iglesia ya que todo, desde uniformes hasta decorados hacían alusión a ella. Este lugar era el tradicional para pedirle a tu novio que sea su pareja para la fiesta ya que estaba súper decorado debido a la cercanía del día de las madres (aquí se festeja el 10 de mayo).

Al sonar el timbre que maca el fin de las clases a las 2:15pm, Dalia dejo nuestra mesa a toda prisa con un grupo de 4 chicas y además de su séquito de amigas ve solo re reinan a ver el chisme. Yo fui todo calmado y sin prisa, con la mirada clavada de mis amigos y compañeros, todos sabíamos que pasaba ya lo aviamos visto en otros años, solo que esta vez nos tocaba vivirlo.

Al llegar al salón vi que ya se encontraban varias niñas de nuestro grupo y del otro 3ero, en el lugar, unas sentadas en las bancas y otras de pie, mientras que otras niñas de diferentes grados  miraban a lo lejos. No les mentiré me puse algo nervioso y eso aumento mientras más me acercaba. Al llegar con Dalia me tomo de la mano, estaba toda roja ya que siempre fue muy penosa e introvertida, pero en la cama se le quitaba cosa que hasta el día de hoy tiene y me encanta de ella. Con mi mano entre las suyas me pidió que fuera su chambelán en la fiesta de las quinceañeras. Yo por supuesto acepte, seguido de eso, ella me puso la cinta blanca en la muñeca la cual representaba que ya estaba apartado para el baile y me dio un fuerte abrazo diciéndome que me ama y nos fuimos del lugar tomados de la mano a la zona donde te esperan tus padres.

Al irnos mi prima Belem y Lisbeth, se nos acercaron y no dieron las fotos de la escena ya que eran el comité de decoración del baile (Dalia también), ellas tomaron con una cámara Polaroid de esas que imprimen instantáneamente (antigua actualmente/pero moderna para la época) y las vendían a los papa para hacer fondos ya saben otra clásica forma en la que una escuela le saca dinero a los papas.

–Toma prima esta es por la casa pero si quieres más te las vamos a cobra o mejor te la vamos a cobrar a ti primo—Belem le dijo a Dalia mientras le entregaba un par de foto nuestras, ella estaba toda colorada al ver las y claro al llegar a casa las termine pagando por las dos fotos.

Lo meces pasaron y mientras más se acercaba la fecha más tiempo paraba con Dalia preparándonos, muy a pesar de los papas de Dalia, a los que no les gustaba que anduviera de novio con su hija. Ya que nuestras familias se juntaban para ver la ropa, tocados adornos etc. Ya que mi traje tenía que hacer juego con el estilo del de Dalia ya que mi mama lo mando a confeccionar con la misma tela que el besito. Mi abuelo (paterno) al ser su único nieto barón  fastidiaba cada día al sastre para ver cómo iba mi esmoquin recalcándole que quería lo más fino y que no le importaba el precio. Creo que le hiso repetir el trabajo como dos beses, según él tenía que estar perfecto y a la medida para impresionar a mi chica y porque su nieto en su día luciría lo mejor. Él era exmilitar y desde que nací ellos hicieron un ahorro para ese momento. En esos momentos me daba un poco de pena ya que tanto Dalia como Karen se reían de lo que decía frente al sastre.

Pero fue gracias a esos embates y discusiones que a mi realmente no me importaban, pero los aguantaba más que nada por Dalia que realmente si estaba emocionada. Fue que me dieron la oportunidad de manosearme con ella  e incluso en algún momento de echarnos un sexo oral.

Como una ves que llegaron a Dalia y su mama, a mi casa para ver junto con la mía y mi abuela diseños de vestidos y luego de un buen rato donde las 4 escogían que nos pondríamos, si yo no tenía voz en eso.  Nuestras madres se quedaron a discutir otras cosas, lo que nos permitió ir nos a mi cuarto, donde pudimos besarlos a placer ya que no siempre teníamos esas oportunidades, ya que su papa ni por un helado a la esquina nos dejaba ir sin chaperón o supervisión.

Mientras juguetea vamos con nuestras lenguas, yo acariciaba sus muslos sobre su falda de mezclilla, hasta poco a poco meter mi mano dentro de esta asta haciéndola hacia arriba ligeramente. Tenía una panty amarilla con flores, con mis manos le abrí un poco las piernas para poder meter mi mano en la punta de su calzón y juguetear con la base de su triangulito ligeramente afiladito y juguetear con su clítoris con movimientos circulares.

Luego me senté detrás de ella y la levante para que se sentara en mis piernas. Volví a introducir mi mano y continúe masajeado de arriba abajo y haciendo círculos su puntita y su clítoris, mientras que mi mano izquierda la metí dentro de su blusa de los bactris boy, masajeando su pecho envuelto en su brasier verde, todo esto mientras lamia su cuello. Ella se mojaba cada vez más y movía sus caderas sobre mi miembro como si de una cabalgata se tratara. Claro no nos dio chance de terminar y luego para bajarme el pene me tuve que echar un plomazo en el ano de mi prima Karen.

En otra ocasión fuimos a su casa para la primera prueba del vestuario, ella me llevo a su cuarto ya que muestras madres estarían en la sala con la modista. Me dijo que podía escoger de su cajón que podría usar en nuestra próxima cita si no desarreglaba mucho o manchaba el lugar me dio un beso en la mejilla y bajo. Cuando ella bajo la puerta y si su permiso revise su cajo de ropa interior, que rico me rájale rápidamente mientras veía y olía sus ropa interior tenía unos negros con encaje que enseguida me interesaron dios que rico me vine con cuidado en mi mano para no machar nada y me limpie con uno pañuelos que ella tenía en su tocador.

Al poco rato ella regreso, toda contenta, tomo mi mano y la olfateo, –Veo que no que te entretuviste sin mí—Dalia me dijo mientras se daba algunas carcajadas y se llevó mis dedos a su boca, chupo cada uno de estos y luego mi pala. Le limpio con los pañuelos, y me pregunto cuál me había gustado, yo le mostré los calzones negros, me dio un beso en la bosa, nos pusimos de pie y de una nalgada me mando a bajo era mi turno.

Me probé el traje, para que el sastre le hiciera los últimos ajustes y la modista le hiciera unos bordados que cambiarían con los del vestido de Dalia. Sí que me picotearon por las agujas por no estar quiero. Ya que terminaron me mandaron arriba mientras las señoras conversaban y mi abuelo se platicaba con el sastre.

Al subir a la habitación de Dalia, toque la puerta para poder permiso de entrar ya que tenía seguro. Al ingresar ella estaba solo en la ropa interior negra que había elegido. Cerré la puerta con seguro. Ella se dio una vuelta para que la pudiera contemplar, yo la miraba de arriba abajo, era increíble, una ropa interior de encaje en negro, con adornos tipo libra en los verdes del adamen y los muslos, y brasier que se abría por el centro con moños en las esquinas junto a los hombreras.

Ella rápidamente con sus manos le tomo del cuello y llevo sus labios a mi boca y de un beso nos arrojamos lentamente para no hacer rehuido a la cama. Nos quedamos uno encima del otro. Yo lleve mis manos a trasero metiéndolas en dentro en su pantaleta y juguetear con sus nalgas.

Luego de unos minutos me dijo bájate el pantalón y siéntate en la cama, Yo obedecí, ella se agacho y me empezó a dar una mamada, increíble pero rápida ya que alguien podría subir, ella sorbía mi pija como si fuera paleta tragando todo lo que podía, la excitación que tenía fue tanta que me hizo correrme muy rápido, Dalia termino tragándose todo mi esperma. Se levantó para limpiar la comisura de sus labios con un pañuelo y se desnudó tomo su ropa junto con unas fotos que tomo de ella con esas prendas con la cámara de la escuela (la misma que suba Lisbeth y Belem) y lo metió todo en el bulto que llevaba conmigo. Luego ella se vistió de nuevo con la ropa que tratantes, nos sentamos a platicar junto a la cama en unos 30 o 40 minutos nos hablaron, bajamos y comenzamos a ver ahora catálogos de zapatos. Y como se imaginar las fotos que ella tomo tuve que pagarlas ya que uso el material de la escuela que tenía que reponerse, claro que no me molesto en la absoluto. Y cuando le muestro las fotos a la Dalia ya adulta se molestas y ruboriza por las cosas que hacía de pequeña jajajaja.

Así pasaron los días, aprovechábamos cada descuido y apertura de nuestros padres, claro nunca tú vimos tanto tiempo para tener sexo pero aun así lo disfrutábamos.

Como a la semana las cosas en la escuela estaban muy movidas, ya faltaban días para el evento, por lo que el comité de chicas esta apurada haciendo junto con las madres las decoraciones, los arcos con globos adornos etc. Y presupuesto había un grupo de 3 chicos además de mí que éramos los novios de las chicas que asían los arreglos que terminábamos yendo para ayudar y cargar cosas pesadas. Las chicas decidieron juntarse un fin de semana para terminar los centros de mesa, en casa de una de las participantes e íntima amiga de Dalia desde el kínder. (Esa chica tiene una gran historia con su papa que si quieren en otro momento les cuento ya que terminamos viendo un video porno de ella con el).

El chiste es que se fueron de viernes a lunes a la casa en una especie de pijamada. El sábado en la tarde me llaman a mi celular, por Dalia para pedirme que fuera el domingo a medio día para bañarnos juntos en la piscina, por lo que mis primas me dicen que cruce a su casa y traiga sus trajes de baño. Al otro día hago eso y mientras me voy tomar el camión me meto en una esquina para ver los bikinis de mis primas, los extiendo y les tomo una foto luego sigo mi camino.

Fui el último en llegar, los demás novios ya estaban en el lugar. Al entrar saludo con un beso en la boca a Dalia y luego normal al resto, Dalia estaba en pantalón pescador de mezclilla y blusa moteada de Mimí, pero al poco llega Talía la dueña de la casa y le dice –Ya llego vete a cambiar y Tu espera en el patio con los demás–. Aproveche eso y les di la maleta con la ropa a Lisbeth y Belem. Conversaba con las otras chicas remojadas en la piscina, de cómo les estaban quedando las cosas y me decían que ya avían terminado, si podía ver como quedo a lo que me respondieron ¡No! al unísono. Bien los otros chicos estaban con sus novias en distintos lugares del patio, por lo que seguí en la plática.

Cuando llega Dalia con un Bikini rojo pegadito y muy pequeño, que Talia le presto, un poco más y entraba en el rango de tanga, el cual resaltaba, sus pechos en un brasier en forma de triangular. Todas las chicas se sorprenden, por lo a atrevido y los otros chicos la empezaron a morbosear cosa que si me molesto por lo que intente cubrirla con mi cuerpo de ángulo de la mirada de los otros chicos.

Yo le pregunte por el traje de baño, –Talía me lo presto—me contesto. En eso sale la anfitriona con un traje de tanga negra aún más ajustada que el de Dalia, al punto que se llevó la mirada de todos la mía incluyéndome y que sexi estaba. Ella se nos acercó para preguntarme que si me había gustado. Yo le respondí que con una afirmación. –Qué bueno porque la bermuda y la blusa que uso ayer simplemente era patéticas—Talía afirmo mientras dalia se avergonzaba –Sus papas se pasan estamos ya grandes y queremos lucir hermosas y sexis para el chico de nuestro corazón—continuo mientras Dalia afirmaba con la cabeza –Y no puedo creer que ni una cita les dejen tener sin que tengan que llevar a uno de sus papas o un chaperón pero bueno ya diviértase que no hay papas aquí y los que hay no les dirán nada a los suyos—y luego nos empujó directo a la piscina.

Así nos la pasamos jugando toda el rato, nos besamos cuando nadie nos veía nos acariciábamos. Al llegar la tarde poco a poco los chicos se fueron yendo, pero yo me quede a esperar la ropa de mis primas por que me iría de último. Al irse los chicos las chicas fueron a enjugarse en grupos de tres que habían tres duchas en la casa. El chiste que al final quedamos solo Talía, Dalia y yo en la piscina.

— Saben hay una cuarta ducha allá en la bodega- Talía nos dijo –Si quieren pueden compartirla, yo los cubro y entretengo a las demás, en el armario hay un cajón donde mi papa guarda los condones si toman uno o dos no lo notara—nos dijo mientras nos miraba de forma picara, nos guineana el ojo y salía de la piscina envolviéndose en un toalla y entrando a la casa.

Me quede viendo a Dalia, quien me alcanzo a decirme –Es mi mejor amiga claro que sabe, pero no te preocupes ella no dirá nada de veras nos queremos mucho–  yo solo de acaricie la cabeza y para luego abrasarla. –Quieres ir por mí no hay problema—me dijo mientras yo la abrace.

Juntos salimos de la piscina, y nos dirigimos a la ducha, ya adentro procedimos a besarnos mientras yo desataba de su la espalda de Dalia el nudo que de su bañador, quedando la prenda entre nuestros pechos, ya luego desate la parte inferior, pero ese solo era de adorno (jajaja que oso fue ese) por lo que ella se bajó la parte inferior de bikini. Yo me quite la playera mojada que tenía puesto, mientras ella me quito el pantalón. Para darme una mamada muy tierna donde ella me pasaba la lengua por todo el tronco para ponérmela a full, luego se concentró en darme chupetones en el glande, mientras movía de adelante a tras su mano sobre el resto de mi miembro. Pronto tocaron a la puerta era Talia, que por la ventana superior de la misma colgó un toalla y la ropa de Dalia –Les conseguí de 15 a 20 minutos así que aprovéchenlos—dos dijo al otro lado de la puerta y se marchó.

Al escuchar esto fui al closet como ella dijo y vimos dentro de un cajón llenos de condones playboy de todo tipo de colores y fragancias. Tome uno para luego de colocarlo en mi pene, ir con mi chica que ya me esperaba con las piernas abierta recargara en la pared, yo inicie mi envestida mientras apoyaba mis manos en su trasero, acariciando sus cachetes, mientras le acariciaba el cuello con la lengua y nos besábamos con profundidad. No tarde mucho en corrernos mientras seguimos con nuestras caricias y el mete saca. Nos secamos, nos cambiamos y salimos de la ducha, en la puerta había unos envases de refresco, con una otra pegada que decía, entren con esto. Cuando entramo a las casas todas estaban en la habitación de arriba, Talía pregunto que si consiguieron los refrescos para la cena, Si contestamos aquí están. Una manera medio mamona para cubrirnos, pero nadie sospecho así que no le tome importancia. Mis primas me dieron su ropa mojada de dos días en la piscina. La mama de Talía me dio un pedazo pe pizza para el camino y su hermano mayor me llevo a casa. La verdad Talía era una chica muy tranquila y perspicaz, me llegue a llevar muy bien con ella y nos cubrió unas veces más para que yo dalia estuviéramos solo como en la fiesta de 15 años, luego los dos nos enteraríamos que se acostaba con su papa y su hermano, con su papa llegamos a ver una peli porno que ambos hicieron para el día del padre en una ocasión que nos prestó su casa para tener sexo, entras ella su familia estaban fuera.

El día de la ceremonia llego, era sábado en la mañana y mis primas se fueron desde temprano a la estética. Mientras me mi abuelo me llevo en la tardecita a la barbería a la que iba para que me arreglaran a mí eso me tomo como dos horas. El resto del día me la pasé en mi cuarto. En ese tiempo entra mi Prima Karen vestida en lencería y con la ropa que usaría en la noche en la mano.

–Hola amor que hacer—me pregunto. Yo le conteste que pasaba el rato, luego le pregunte por que anda en esas fachas. –Es que todos se fueron a arreglarse y como nos quedamos solo pensé que nos podíamos divertir un rato. Traje mi ropa para cambiarme aquí después—ella menciono mientras colocaba su vestido nuevo para no arrugarlo sobre un hamaquero colocando el gancho de ropa dentro de este. Mientras yo me quitaba el pantalón.

Luego de esto la abrace por detrás y le metí la mano en la pantaleta tocando la punta de su cuerpo, en unos momentos la tire sobre la cama quedando ella boca abajo y con las piernas fuera de esta haciendo una L con su cuerpo en el borde. Procedí a quitarle su panty morada tipo bóxer, dejando le solo las calcetas largas del mismo color. Le abrí el culo y procedí a mamar cada centímetro de su interior, empezado por el ano donde lamia dando cirulos con la punta de mi lengua sobre el borde de este. Ludo pase a su rajita donde inserte mi lengua sobre esta mientras con un dedo jugaba con su clítoris, y le metía mi dedo índice y el del medio en el ano. Ella gemía gusto y me mojaba todo la cara con sus líquidos sexuales.

–Amor me vas a llenar los dos huecos con tu leche, ya que vas a estar con esa tonta toda la noche así que al menos lléname ya que yo soy tu novia de verdad no ella—Karen dijo en medio de gemidos, por lo que yo deje de mamarla para dirigirme a sus labios y besarla mientras le contestaba –Si amor tu eres la única y solo contigo hago el amor–. Luego de esto si quitarla de esa posición le clave mi miembro ya listo en su ano y empecé a envestirla, ella jadeaba ya que le daba con fuerza mientras la empujaba la cama con mis manos que estaban en su cadera. Estuvimos en esa posición un momento hasta que ella arqueo la cadera mientras se corría, por lo que acelere lo más que pude asta venirme dentro de ella.

Luego de esto me subí a la cama asta estar cerca de su boca, ella se puso de lado tomo mi miembro y me dio una ligera mamada a mi glande y con su mano restregar mi pene de adelante/atrás para que este recalcara. Una vez listo ella me soltó, yo le pedí que se pusiera como esta antes por lo que volvió a acostarse boca abajo. Al estar detrás de ella penetre su vagina y luego de unos movimientos, tome su pierna izquierda con mi ano izquierda y mientras la tomaba también de la cintura con la derecha le di un pequeño giro sin sacar mi pene de ella. Karen reacciono con un ¡Haaa! Mientras la coloca en posición dejando la pierna que levante recargada en mi pecho casi del lado izquierdo y una vez listo acelere mi penetración.

Le preguntaba si le gustaba, Karen respondía que ¡Siiii y mucho, me encanta dame mucho!, así estuvimos hasta terminar.  Ya con sus dos orificios llenos ella procedió a vestirse, con un vestido muy coqueto de color blanco con morado y muchos bordados que mi abuela le mando a confeccionar con la modista para la ocasión. Al verla ponerse todo su prenda algo en mi hizo querer arrancarle la ropa. Al terminar se puso su anillo de compromiso en la mano el cual ya le entraba mejor –Como me veo, Estoy bonita—me pregunto. Yo solo le hice una seña con la mano para que se acercara, ella lo hico y al estar junto de mí en la cama se empino y puso sus labios como esperando recibir un beso. Pero en lugar de eso yo él tome de la cintura le alce y la coloque en la cama. Metí mis manos en su vestido, y tomándola de las piernas alce su culo y puse mi camisa debajo de este. Le quite el calzón dejándolo en sus rodillas.

–Amor que haces—Karen me gritaba, por lo que yo le conteste –Mostrándote lo bonita que estas y lo caliente que me pones al verte vestid así–  luego de esto le clave nuevamente mi pene en la vagina, dejando salir un poco del semen que tenía dentro escurriéndole por el trasero hasta la camisa que puse debajo. Y mientras sostenía sus pies juntos en el aire frene a mi pecho con las manos a distintas alturas, reanude el mete/saca, era una posición que nunca habíamos usado, ella solo se tapaba la cara con las manos, mientras jadeaba y gemía con fuerza preocupada por su vestido y entre sus ruidos sexuales me lo hacía saber –Amor cuidado mi ropa, Haaaa hoo, no la manches hoooo, me pegan su lo rompo, haaa, para un poco—Yo solo la ignore y seguí con lo mío hasta que nos corrimos juntos. La verdad ese tercer plomo no tardó mucho en llegar para los dos. Al salirme de ella me senté a su lado en l cama, Karen se limpió con mi camisa el trasero, tratando de que mi semen se quedara lo más posible entre de ella. Al termina se acomodó la pantaleta y se pegó a mi dándome un mordida en el ante brazo.

–Que te pasa te dije que pares—me replico Karen luego de morderme

–Que no te gusto—yo le conteste

–Claro que me gusto. Pero qué te pasa. Si me rompía la ropa o la manchaba de tu cosa sabes lo que me aria por la abuela–. Me replico toda enojona por lo que aproveche para ahora si besarla, eso la calmo y luego me termine de arreglar y poniéndome el pantalón del traje quedándome en sport con la camisa la corbata y el saco sobre la cama. El resto del tiempo Karen y yo vimos tele mientras lo demás llegaban de apoco, hasta que ella la llamaron para peinarla. Luego de eso nos fuimos.

Todo iniciara a las 7 de la noche con la misa pero terminamos llegando a las 6 de la tarde para alcanzar lugar donde estacionarnos y la sesión de fotos previa. Las madres decoraron el lugar de acuerdo a como las alumnas lo planearon, por lo que había un arco de flores y globos cerca de la entrada donde las parejas, familias y grupos de amigos se tomarían  la tradicional foto conmemorativa, lo clásico. Al llegar buscamos donde aparcarnos. Y realice el ritual de las fotos, yo con mis papas, luego con mis abuelos paternos, luego mi abuela materna, con mis primas etc. Las Monjas realizaban todo el  asunto, cobrando a los papas por las fotos e incluso vendían enmarcados para uno a esa edad puede ser una mamada pero ya de adulto lo aprecias.

Como a las 6:20 llego Dalia, la verdad llego tarde la mitad de los alumnos ya habían llegado. Ella realizo sus fotos. Una ves que termino nuestras familias se juntaron para tomarlos fotos a los dos juntos.

Dalia vestía un traje de quinceañera blanco, con decoraciones de flores y tulipanes azules con toques de dorado bordados con un fondo de encaje azul por debajo de la falda, unas zapatillas de talón pequeño, guantes blancos que le llegaban a las muñecas en sima de estos tenía el anillo de plata que le obsequie al volvernos novios que ella insistió en llevar, una ramillete que compre con mi abuelo en la mano derecha hecho de tulipanes amarillos y rojos, un ramo para la misa hecho de flores, tulipanes azules y Dalias blancas (este se dejaba en el altar para la virgen). Debajo del vestido lucía una tanga blanca de encaje sencilla, medias color piel y un brasier de encaje sin tirantes, claro que esto lo descubrirá después y me encanto ya que era la primara ves que la vi usando algo tan atrevido desde el traje de baño.

Yo por otro lado vestía de esmoquin completo de color blanco con realces en azul en guardas y puño, en el chaleco resaltaban los botones dorados, corbata y ramillete decorado con las flores de mi pareja en el bolso de enfrente. Además llevaba un cirio blanco con dos cintas que tenían bordados mi nombre y el de Dalia en letras doradas.

La ceremonia religiosa empezó si imprevistos y tuvo una duración de casi 3 horas, por lo que la cena/baile inicio como a las 10 con un acto protocolario, entrega de diplomas y reconocimientos, cesión de fotos, vals y un largo etc. Eso nos tomó una hora y medio pero ya después de eso el baile comenzó, nos alejamos de la familia y nos reunimos con los amigos para divertirnos, tomarnos fotos y claro bailar. Mientras los papas se quedaban en las mesas, bebían con moderación claro estaban en la iglesia pero en general estaban en lo suyo. Luego de convivir un rato con la familia de Dalia y ella con la mía nos desprendimos de ellos totalmente. Estábamos es la pista de baile, incluso muchas de las chicas se quitaron sus zapatos y se pusieron tenis Dalia era una de esas.

Luego de un muy buen rato en el baile, Talía llamo a Dalia y juntos fuimos a verla ella estaba con su hermano mayor (el cual unos días después me enteraría que le tenía ganas de cogerse a Dalia desde el kínder eso me molestaba mucho ya que Talía me llegue a encariñar pero a ese no lo soportaba), su hermano se fue con sus padres, mientras las chicas chismorreaban entre ellas.

Cuando terminaron Dalia me tomo del brazo y poco a poco nos fuimos alejando sin que nos notaran. Al llegar a las rejas laterales de la escuela, las que conectan con al anfiteatro (Relato número 8/La fiesta de Navidad) Dalia abrió la reja y ambos entramos apresurada mete.

–Dalia que pasa, como es que tienes la lleve de la reja—Le pegunte mientras no caminábamos por el pacillo rumbo a la escuela.

–Es que las madres nos dieron un juego de llaves para mover las decoraciones del salón de música a la explanada. Algunas chicas y yo hicimos unas travesuras y ahora es nuestro turno, pero solo tenemos una hora ya que Estefany luego tiene que entrar– Dalia contesto en el camino el salón de música. Ella saco la llave del salón, mientras me guiñaba el ojo. Al entrar no movimos a la bodeguita del mismo y en él había un pequeño catre decorado con algunas flores y lámparas de batería. –Vamos entra–  me dijo, luego alzo su peinado y me pidió que le ayudara con su vestido, ella se lo quito colocándolo en un respaldo que ellas prepararon. La luz tenue hacia ver su cuerpo de adolecente increíble y esa ropa interior era muy sexi. Ella se sentó en la cama y exclamo –Que esperas mi cielo quítate la ropa y ven conmigo— Obedecí en un instante, excitado por la atmosfera que ellas crearon más su lencería y la emoción ya que es la primera vez que me llamaba así.

Ya en la cama nos besamos con pación, con intercambio de temo entre los dos cuando separábamos nuestras lenguas. Luego la recosté en la cama para ir besando su cuerpo hasta llegar a sus pechos, extrayéndolos del sostén de esta, me concentre en mamar el busto derecho mientras colocaba el pezón izquierdo entre mis dedos centrales para restregarlo y dale lijaras cricas a la base del mismo con mi índice y mi pulgar, mientas apretaba con toda mi mano entre estos movimientos generando un masaje rudo cobre este. Del otro lado chupeteaba su aureola completa, luego lamia la base y en pequeños momentos tomaba el pezón con mis labios para estirarlos. Dalia gritaba y me pedía que fuera más gentil, por los que me detuve y me disculpe.

Deje su pecho y recorrí con el resto de mi lengua su cuerpo bajando hasta el ombligo, donde metí mi lengua para luego darle unas cosquillas acariciando el borde de este con la misma. –Así si dame más así—me afirmo entre carcajadas.

Metí mis manos en las bordes de la tanga y mientras seguía acariciando su ombligo se la fui quitando lentamente, para luego sorprenderme a medio camino, ya que su pequeña zona femenina ya no contaba con su ligera capa de vello púbico. Su vagina está completamente depilada y podía verse claramente su rajita. Dalia avergonzada me pregunto si me gustaba o si se veía raro. No le conteste que me encanto, por lo que ella me sonrió tiernamente, extendió sus brazos y me dijo –Bésame-. Por lo que yo deje su tanga bajada hasta las rodillas y juntamos nuestros labios en un abrazo. Y no le mentía valla que me encanto esa vagina depilada nos la volvería a ver esta la actualidad (el 2020) cuando nos escapamos un fin de semana pasión y sexo para celebrar el 14 de febrero junto pero eso es otra historia.

Luego del beso me dijo que los condones estaban en la caja bajo la cama, yo tome uno de ella y mientras me lo colocaba ella término de quitarse la ropa interior, pero yo le pedí que se dejara las medias la hacían lucir aún más sensual.

Nos colocamos en la pose de misionero e inicie a insertar mi miembro en ella. Cuando inicie en embate sobre su cuerpo ella empezó a gemir con profundidad, intercambiábamos besos y palabras de amor. Luego de unos momentos me detuve por completo y saque mi pene de su interior, al darse cuenta Dalia me pregunto que pasaba y si avía algo mal, ella se vio un poco angustiada. Yo le pregunte por su periodo, aunque ya sabía su calendario menstrual quería confirmar.

Ella me contesto un poco apenada que la regla le bajo el viernes pasado en la mañana, al escuchar su respuesta yo le pregunte que si me permitía hacerlo al natural en esta ocasión ya que era un momento espacial. Nunca lo habían hecho antes sin protección por lo que ella lo dudo unos segundos, para luego contestarme afirmativamente –Si hagámoslo quiero sentirte dentro de mí de forma completa y sin barreras, Pero si me embarazo cuida bien de mí y nuestro bebe—Yo luego de esto la bese reafirmándole que la amaba mientras me quitaba el preservativo. Luego reiniciamos nuestro encuentro sexual, y por alguna razón, yo se lo atribuyo a la excitación, Dalia se sentía más apretada que antes. Le pregunte como se sentía a lo que me contesto y entre jadeas –Me encanta, ¡HHHaaaaa! te siento de verdad en mí ¡HHHaaaaa!  De verdad me gustas me gustas mucho ¡AAaaah¡ quiero que me lo hagas más fuerte y te corras adentro ¡AAaaah¡

Ella me tomo del cuello estrechándome en un abraso con sus manos y coloco sus piernas alrededor de mi cintura. Eso me permitió acelerar más mientras la tomarla de la cintura con una mano y de la espalda con la otra. Para luego levantarla y quedar los dos en posición vertical quedando ella sentada sobre mis pernas, luego procedí a angular luego su culo con mis manos para así poder llegar más profundo dentro de ella mientras la levantaba y la dejaba caer sobre mi miembro.

Con la nueva posición y los embates un poco más profundos, ella arqueo su cuerpo viniéndose muy fuerte, mientras sus paredes interiores exprimieron mi pene. Por lo ella de manera instintiva empezó a mover sus caderas de arriba abajo con intensidad por sí misma, provocando que unos segundos después de sus movimientos me viniera dentro de su cuerpo por primar ves, esto provoco que se humedeciera aún más, casi como una segunda corrida causa de la impresión.

Luego de esto ella cayó sobre mi hombro exhalando grandes bocanadas de aire. Le pregunte si estaba bien. Dalia solo me contesto como en trance –Rico el tener al hombre que amo dentro de mi están rico, siento que su esencia recorre mi interior–. Al sacar mi pene aún estaba erecto, la verdad no creí que aguantaría más de una ya que al medio día me había cogido a mi sobrina, la verdad no creo poder repetir algo como esa noche, no sin ingeniar un potenciador sexual, jajajaja la vendita juventud y pubertad.

Al ver que mi miembro aun tenía potencia y estaba más que lubricado, decidí recostar a Dalia sobre la cama, dejándola de costado, abrir su trasero y de poco introducir mí pene en su ano.

Tal vez la combinación de la excitación, la corrida intensa que tuvimos más la gran cantidad de fluidos en los que estaba empapado, me permitieron entrar de forma limpia dentro de Dalia. Esta al sentir mis partes entrando en su interior, levanto la cabeza, apachurro con las manos la cobija que cubría el colchón del catre que usábamos como cama improvisada y empezó gemir como nunca antes la había escuchado, sus sonidos y jadeos intensos me dieron la señal de acelerar, por lo que incremente mis envestidas, levante su pierna izquierda para poder tocar su vagina mientras clavaba mi pene en ella. Y al poco rato ambos no corrimos nuevamente. Me recosté un momento a sus espaldas abrazándola a través de la cintura.

–Ese fue nuestro primer anal y nuestro primer Creampie qué opinas—le pregunte mientras le besaba las mejillas ruborizadas.

–Me encanto hay que hacerlo más seguido—Dalia me contesto mientras tomaba mis manos que se encontraban en su cintura.

–Pero podría dejarte embarazada—le conteste entre risas.

–No me importa, te amo y al bebe no le ara falta carriño—me dijo mientras de pegaba más a mi cuerpo.

Nos quedamos recostados un momento recuperándonos, para luego empezar a vestirnos, mientras ella se ponía su sostén, me acerque a ella, la abrase por detrás poniendo mi pene ya tranquilo y sin energía en su trasero. –Eres un goloso—Dalia me reclamo con tono alegre, mientras movía su cadera estimulando mis pene que se encontraba en medio de sus cachetes, que rico era eso.  Luego de unos minutos se detuvo –Ya es tarde hay que apurarnos en otro momento te prometo que te daré mas—Me contesto por lo que nos vestimos ella rápidamente se arregló el lugar, poniendo más flore sobre la cama mientras acomodo la manta. Se inspecciono en el espejo del salón de música y luego me acomodo la corbata y el saco.

Al regresar a la fiesta nos fuimos con su Estefany, la cual estaba furiosa, porque Dalia y yo tardamos más del tiempo que ellas habían planificado. Dalia se disculpó sinceramente y de forma discreta le entrego la llave, su amiga la tomo y se retiró en brazos de su novio un chico de otra escuela al cual yo no conocía pero Dalia sí.

Luego de esto no fuimos a bailar un poco, estaban poniendo canciones lentas, para que tanto alumnos como papas participaran.  Talía estaba en la pista con un chico del salón, se nos acercó un momento –Troquilos chicos me encargue de distraer las aguas–  nos dijo en voz baja –El problema era tu prima Karen quien te buscaba por todas parte pero me ocupe de ella—luego de esto ella regreso con su pareja y continuo bailando.

En ese momento me di cuenta, que ella fue antes que nosotros al cuarto con su hermano, por lo que se acostó con él, pero no dije nada y deje de divagar en el asunto. Tome de la mano a mi pareja y nos pusimos a bailar, pero Dalia me reclamo, ella quería que la tomara bien. Llevo mis mano a si cintura, mientras que ella  entrelazo la suyas en mi cuello y se pegó totalmente pegados uno junto al otro.

Empezamos a bailar, mientras entre movimientos ella aprovecho para darme besos en el cuello, incluso me dejo una marca de chupetón en el mismo, por lo que yo la imite e hice lo mismo con el suyo. En un punto pude ver que su papa estaba de pie en las mesas viéndonos con una cara de perro rabioso, discutiendo con la abuela de Dalia.

–Dalia tu papa nos está viendo y estaba muy molesto, creo que va a venir a reclamarnos por estar así—le comente en el oído mientras me besaba, ella voltio discretamente y me contesto –Ignóralo y si viene lo enviare a la chingada de un putazo, esta es mi noche, mi noche contigo y él no me la va a arruinar—seguido de eso me dio un beso de lengua bastante largo frente a todos.

Yo voltio y vi que su papa esta rojo y comenzó a venir hacia nosotros pero su madre lo mando sentarse, vi que se fue con mis papas y mis abuelos pero ellos lo mandaron a volar y sin más que hacer se fue a su asiento.  Dalia solo se reía del asunto. Fue un día de primeras veces ya que nunca la había visto tan salvaje, provocadora y rebelde hasta ese momento. Luego de otro beso, esta vez iniciado por mí seguimos en lo nuestro. –Sabes el tener mi ano y vagina llenos de ti, se siente grandioso, ya quiero poder estar así todos los días—Dalia inicio una conversación al oído conmigo

Yo: –Sabes quiero acariciarte el trasero junto ahora. Dalia: –A mí me entraría que lo hicieras. Yo: –Es que me pones caliente. Dalia: –Lo sé, siento tu entrepierna, me gustaría regresar al salón para pasar lo nuche contigo. Yo:– A mí también. Juntos nos reímos y nos besamos nuevamente.

Luego de la última canción nos fuimos a sentar, ya que no habíamos comido nada desde que todo comenzó. Le pregunte a Dalia si tenía hambre, ella me contesto que no que su pancita estaba llena con la cosa más deliciosa que existe. Al llegar a las mesas, nos detuvimos un momento y decidimos que era mejor ir con mi familia que con la suya. Al llegar mi prima Karen estaba dormida entre las piernas de mi abuela y dos sillas, era normal era como las 3 am. Nos quedamos un rato con mi familia, comimos como dos enamorados dándonos probadas del plato del otro y luego la abuela de Dalia llego saludo otra vez a mi familia, pidiendo perdón por la escena de su hijo y le dijo a Dalia que era hora de despedirse ya se tenían que retirar. Ella lo hizo algo triste, me agradeció por lo noche que pasamos, que para ella fue mágica y me dio un último beso, yo le dije que para mí también fue un momento inolvidable, eso hiso que se sonrojara y se retiró. Al irse mis hermanas me acosaron porque nunca creyeron que yo fuera tan meloso como novio mientras se reían y burlaban. Mi abuelo solo asentía con la cabeza argumentando que era todo un caballero y que tenía el don y que lo había sacado de él y demás. Nosotros después de un rato nos fuimos también. Llegamos a casa como a las 4:30 o tal vez cuarto para las 5. Mis abuelos paternos se querían con nosotros por lo que yo dormí en la sala en una hamaca, junto a mi prima Karen a quien yo estaba cargando. La verdad no tenía fuerzas de hacer nada esa noche así que solo revise su pantaleta para tomarle una foto con mi teléfono, esta tenía unos machones amarillentos y su trasero olía raro, al quitársela vi que tenía marcas babosas en ella a causa de mi semen que le deje todo el día, La fotografié para masturbarme después y mi acosté a dormir.

Todos nos levantamos como a la 2 de la tarde. Muchos tenía la cruda de la mala noche, jajaja yo era uno de esos. Solo medio comí, me duche y me fui a mi cama. Tocaron a mi puerta era mi hermana, me dijo cámbiate y lávate la cara tienes visitas, vi el reloj eran las 5 y con mucho esfuerzo lo hice.

Al salir vi que era Dalia y su abuela, la cual estaba fresca como una lechuga a comparación de mí. Pero di lo mejor de mí para aparentar que estaba al 100. Mis hermanas se fueron a su cuarto a seguir recuperándose llevándose a la dormida Karen en brazos, mientras los adultos pararon a tomar café a la concina.

Dalia me pregunto si podíamos ir a mi cuarto. Al entrar ella se sentó en la cama y me entrego una bolsa de regalo por mi cumpleaños faltaba mucho para la fecha pero ella aun asa lo compro por las festividades del día anterior que era en si un cumpleaños colectivo. Dentro había una camisa de Vegeta SY4 de Dragón Ball, muy chida de verdad me gusto. Yo me pare y de mi ropero saque una caja de regalo, que era para ella y que mi abuelo me ayudo a comprar. Adentro se encontraba un juego de aretes, collar, un relicario en forma de corazón de eso a los que les puedes poner una foto y un anillo dorado, con una piedra plateada en él. Ella se emocionó mucho, pero me pregunto por qué el nuevo anillo. Yo le platique que era para renovar votos, que nuestra relación ahora era algo más grande y real por lo que necesitaba un compromiso más sólido. Eso a ella le encanto, pero me dijo que no se desharía del primer anillo ya que para ella era el más espacial.

Nos besamos un poco, para que ella luego fuera a mi pantalón, tomara mi pene y empezará a darme una mamada, era genial como engullía cada pedazo de mi miembro, hasta dejarlo listo para la acción. Dalia se colocan en sima de mí, alzando la falda verde limón que tenía, ella traía la misma tanga que en el baile, la hizo a un lado e inserto mi pene en su vagina, para empezar a mover sus caderas junto como lo hizo ayer. Yo la tome de la cintura y nos besamos mientras ella aumentada sus envestidas, nos corrimos nuevamente juntos al poco tiempo ya que ninguno tenía mucha resistencia luego de lo de anoche pero queríamos seguir conectados.

–Dios, que increíble se siente, de verdad quería tenerte nuevo dentro de mí—Dalia me comento mientras se sabana mi pene y se acomodó la tanga. Luego se recostó con las pierna abierta y al aire formado una V con estas y su trasero –Mira mi ropa nueva ya quedo amarilla de todo el placer que me diste ayer. Incluso me masturbe con ella al verla y sentir como nuestro aromas se impregnaron en esta—

Yo me acerque a olerla y le pregunte a Dalia cuando se volvió tan condenadamente sexy y caliente.

Su respuesta fue –Es normal que una mujer se excite y se moje por el hombre que le gusta, no crees, Yo solo te demuestro que contigo quiero hacerlo todo —

–De verdad solo lo arias conmigo, nunca con otro chico—Yo le conteste miente me ponía frete ella.

Dalia: –No seas tonto, nadie más que tú me puede tocar, soy tu novia, significa que soy tuya y de nadie más hasta el final de mis días.

Nos besamos nuevamente y luego nos acurrucamos en la cama a conversar cosas tontas, completamente relajados.

Luego de un par de hora dalia y su abuela se fueron, yo las despedí, en la puerta y su abuela me invito a almorzar con ellas el próximo fin de semana.

Y si fue mi fiesta de quince años juntos a Dalia y mis compañeros ahora les contaren como Karen y yo nos pasamos su propio momento en esa festividad que esta el día de hoy sigue existiendo en la escuela a la que cursamos.

LOS QUINCE AÑOS DE KAREN

Para cuando Karen estaba cursando ya el tercero de secundaria y ella estaba por pasar 15 años yo estaba en 3ero de preparatoria y listo para ingresar a la facultad de Ingeniería estatal, Dalia había ingresado la Normal Superior [es el nombre de la facultad de educación de México], para volverse una maestra de nivel medio.

Como es platique en la historia de Dalia ya desde abril las cosas se agitaron en la escuela en la sección media (secundaria), yo daba gracias que mi época había pasado, sabía de antemano que me pedirían ser pareja pero realmente no sentí tanta presión como cuando yo estuve en el lugar de los chicos. Eso si no me quitaban las ganas de reírme por dentro de mis primos desesperados porque alguien los invitara aunque sea alguien de la familia.

Uno de ellos hijo nieto de la hermana de mi abuela y primo directo de Karen al ser hijo de la hermana de la madre de Karen, quien se creía un galán, intento ligar a una chica de 1 de prepa quien lo vatio bien feo que a todos los que contemplamos la escena nos dolió, luego trato con otras de sus compañeras quien también lo rechazó, termino siendo ignorado por todas las niñas de su grado, la verdad nos dio pena a todos. Pobre recurrió a Karen como última opción quien por supuesto le dijo que no porque ya tenía pareja. (Ella en realidad si tenía pero no me lo había pedido).

Al otro día mientras estaba almorzando con Dalia y otros amigos en nuestro descanso, Karen se me acerco para ver si podíamos conversar. Dalia ya suponía lo que me pediría, por lo me dijo           –Anda ve que esperas te buscan–  Yo me fui con ella a la explanada y fue cuando me pidió que si podría llevarla al baile, cosa que por supuesto acepte. Ella me abrazo y me puso el listón en la mano, luego de eso ella regreso a clases y yo a mi almuerzo.

Cuando me senté, todos me miraban –Si si le dije que si no me juzguen no le puedo decir que no a prima Karen—yo les reitere a todos en la mesa. Talía me reclamo un poco porque era injusto para Dalia. Pero ella le argumento que ella lo sabía desde hace un año y que no le molestaba ya que Karen también tiene derecho a tener su noche espacial, dejando claro que la única dueña de mi corazón era ella por lo que no es una chica celosa mientras me tomaba de la mano, causando de una de las madres no diera un súper regaño por estar de melosos en el almuerzo. Claro que Dalia no sabía que en secreto me acostaba con Karen desde mucho antes de acostarme con ella y la verdad hubiera aceptado aunque ella se molestara, lo bueno es que cuando lo platicamos ella accedió, claro me puso ciertas condiciones, como que la llevaría a la playa un fin de semana en la graduación, iría con ella al cine a ver una película súper melosa con Natalie Portman y la acampanaría a ver una OV7 una banda juvenil de la época entre otras cosas.

Cuando llegamos a casa le informe a mi madre que sería el chambelán de Karen lo cual a ella no le sorprendió mucho. Realmente el único indignado fue nuestro primo, quien se molestó porque no fue con él, pero si conmigo.

Pasaron los meces y los preparativos comenzaron una vez más ver telas, catálogos, adornos etc. Otra pesadilla realmente no era lo mío, la verdad creí que esa sería mi última vez pero la vida es una sorpresa y me faltaba una tercera tanta con mi sobrina Luz, la cual la verdad con ella fue más llevadera la cosa pero de eso hablamos luego.

Pasaba mucho tiempo, con Karen lo cual a ella se le encantaba y como siempre nos tomábamos nuestro tiempo para tener nuestros encuentros sexuales por toda la casa, aumentados porque ella se mudó a la hitación de mis hermanas quienes ya no vivían con nosotros (Relato número 5/La boda de mi hermana). Por lo que solo tenía que atravesar el baño meterme es su cama y hacerle el amor, ella siempre abría las piernas para mí. También mi relación con Dalia había mejorado un poco desde la boda de mi hermana, ya que solíamos salir más, sus papas aun me detestan como en la actualidad, pero al menos no los teníamos pegados a nosotros en nuestras citas; llegaron al punto en que su papa se centava de tras de nosotros en el cine para ver que no malograra a su hija yo me reía por dentro, ya que si el supiera lo que le hago realmente a su hija. Claro que con Dalia no era muy frecuente el tener sexo, pero cuando la hacíamos era increíble.

A lo que más gusto le tomamos, fue el ducharnos junto. Ya que al estar solo en la casa había un lapso de hora y media entre nuestra llegada a la casa y la llegada de mis padres. De ese tiempo, solo tomamos 20 min para almorzar con mi tía alado de nuestra casa y el resto era solo para nosotros.

Este lo aprovechábamos para meternos al baño, enjabonarnos el uno al otro y acariciar cada parte de nuestro cuerpo y en alguno encuentros tener sexo haya mismo. Fue un placer que tomamos desde nuestros primeros encuentros en la playa (Relato número 4/nuestros días en la playa), creo que a los dos siempre se nos dio eso de tener sexo en el baño. Ya que incluso en esos tiempo e inclusos en años posteriores, siempre éramos de escaparnos durante las vacaciones familiares a ese mismo baño para tener encuentros sexuales, encuentros que luego tuve con Luz en el mismo lugar.

Para cuando la fecha llego Karen ya tenía todo listo para lucirse en su día, ella juntos con mi mama y mi abuela que ya mostraba más los síntomas de la enfermedad y la edad, habían escogido todo el atuendo, excepto por la ropa interior esa yo fui quien la compro en secreto para que ella luciera.

Unos días antes de la ceremonia, ya teníamos todo listo, así que es ese tiempo que teníamos para nosotros, le pedí que se probara la ropa que le compre para la ocasión, en una tienda de lencería que Talía me había recomendado y donde ya había comprado varias cosas para Dalia y Karen.

Ella gustosa lo hizo, por lo que empezó a quitarse su ropa escolar frente a mí, pero la detuve, quería que me sorprendiera, así que la mande a cambiarse al baño. Al salir del baño ella tenía puesto un hermoso juego de medias blancas, con una pantaleta de listones que se ajustaban a la cadera y brasier de seda echo con tirantes y listones que la hacían lucir adorable, entre una mescla de inocencia y lujuria, que me encanto, este se ajustaba en el cuello y no en los hombros para resaltar un poco de escote de su vestido. El cual sería algo más parecido a un traje de coctel con un corte inglés. Este estaría adornado con rosas. Era más elegante que el Dalia gracias a los gusto de mi abuela y mi Mama. Eso me lo hicieron notar Dalia y Talía, cuando vieron la prueba del vestido, lo que las puso algo molestas la verdad, yo solo quería arrancárselo y cogerla.

Pero regresando al punto Karen me modelaba la ropa interior que compre para ella, la tome de la mano y la lleve a su habitación, guiándola con las manos en sus hombros la coloque de frente al espejo cuerpo completo que había junto a su tocador, coloque su pie izquierda en la banca del mismo tocador. Karen solo me preguntaba que hacía, con cara de desconcertada. Yo me puse detrás de ella y le dije que viera de frente a la hermosa mujer que está en el espejo. Karen solo me respondió con un ¡Te pasas! Con una voz más autoritaria le dije que mirara ya que iba hacer que esa mujer se corriera frente a mí.

Colocando mi brazo derecho en su cuerpo a través de la cintura para evitar que se callera, se cansara o cambiara la pose en la que la coloque. Luego mi mano izquierda me metió en su entre pierna por medio de borde del muslo de la pantaleta. Con rudeza introduje mi dedo índice y el central dentro de ella e empecé a penetrar su interior con fuerza, hasta alcanzar su punto G y empezar a tacar la zona, frotándolo en círculos, sobándolo de arriba abajo, y cocándolo con mi dedeo de en medio en intervalos de segundos mientras metía y sacaba los dedos, los introducía de un golpe y los sacaba poco a poco sintiendo su capas rodeándome mientras lo hacía.

¡HAAAAAA, Amor cálmate estas muy rudo hoy HAAAaaaaaa! Karen me replicaba mientras yo jugaba en su interior.

¡Te dije que vieras al espejo! Volví a ordenarle mientras lleve mi cabeza a su cuello, y empecé a lamer con mi lengua en la parte trasera de su oreja, a chupar el costado de su garganta y medio morder con delicadeza, eso la volvía loca.

Luego de eso sus géminos ya no se ocultaban y sus partes inferiores estaban cada vez más mojadas, ella llego a car encima de mi cuerpo por estar tano en esa posición, –¡Cambiemos amor ya no puedo!– Me pedía, Yo simplemente le conteste llevando mi mano libre a su busto derecho y masajearlo con fuerza en la borde del mismo formando un pinza o C con ella para introducir el pecho como si fuera una tuerca con el objetivo de apretar, acariciar y exprimir.

Ella miraba el reflejo con ojos entre cerrados, lagrimas e hilos de baba que salían de su boca. Lugo llego el momento ella se corrió por completo dejándose caer tras el orgasmo. Yo la tome entre los brazos y como novia la cargue hasta la cama nupcial.

Karen con un poco más de fuerzas, tomo los listones de las panty toda mojada y los desato dejándola caer en la cama, alzando sus pies formando una V, para que con la mano derecha abriera su entrada con el dedo central y el anular.

Karen hablo con un a voz jadeante: –Ven amor mi hueco es tuyo y te esta esperado—

Yo me coloque en su entre pierna, con el condón ya preparado y listo para entrar, cuando Karen rodeo mi cintura con sus piernas y llevo sus manos a mis hombre. Con un fuerza que saco de no sé dónde hizo que diéramos una vuelta completa quedando yo debajo de ella.

Ente jadeos y con una voz autoritaria me grito–Ahora si perro, ya te divertiste ahora me toca a mí, ya demostrarte que soy tu Puta, pues ahora veras que te demostrare que tú también lo eres para mí—

Llevo su mano derecha a mi miembro, entra con la izquierda recargaba su peso en mi hombre para mantenerme abajo, mientras mantenía sus piernas cruzadas en la base de mi espalda y trasero debajo de mí. Al colocar mi pene en la entrada de su cuerpo ella, lo introdujo levemente para luego dar un tomento sentón chocando sus glúteos en mis muslos. Regreso su mano a mi hombro. Para empezar a cabalgarme de forma violenta, mentas que con sus mientas intentaba aplastarme como si de una Anaconda se tratara.

Karen decía entre jadeos intentado no gemir. –Te gusta Puto, verdad que te gusta ser mi perro vamos dime que te gusta—mientras aceleraba sus cabalgatas, de arriba abajo, luego en algún punto empezó a moverse haciendo círculos con la cadera, mientras subía y bajaba creando en mi penen envuelto por su cuerpo un sensación como de masturbación manual. Dios yo solo podía contestar –Siiii Siii me gusta—a los movimientos y ordenes de Karen, quien ponía una cara como de te voy a matar con una sonrisa lujuriosa.

Al poco tiempo me vine intensamente, por lo que Karen se desplomo en mi pecho, los dos jadeábamos como si el oxígeno se estuviera acabando. Luego al vernos, ambos nos empezamos a reír a carcajadas, el punto que terminamos tosiendo. Yo le acaricie la cabeza para luego abrazarla por completo. Ella me dijo –Estuvo padre verdad—Sii yo le conteste sumado a un –No hay que hacerlo tan seguido–  ella llevo sus brazos a mi pecho y colando sus manos en forma de V coloco su mentón en estos dándome un sonrisa muy tierna me contesto –Si tienes razón aunque estuvo delicioso la verdad este juego de las perras, cansa mucho, no puedo ni levantarme, mejor lo dejamos para ocasiones espaciales– / –Te parece que lo repitamos el 14 de febrero—yo respondí a su cometario/ –Ese día no. El 14 quiero jugar a que soy una princesa embrujada y la única forma de romper el hechizo es que veces mis labios de abajo—Karen me refuto con pequeñas risitas –Mejor déjemelos para Año Nuevo—ella resalto /–No el año nuevo estaré en casa de Dalia- Yo conteste a su comentario lo que la hijo encelarse un poco / –Te la pasaras con esa puta pendeja pues déjalo ya me mataste las ganas– / Yo: –No te pongas así en navidad te prometo ser el santa Claus que tiene que castigar a la niña que se portó mal esa noche– / Karen: –En serio y si la niña se resistiera que aria Santa–/ Yo: –Pues claro que arrancarle la pijama en trozo, pegarle con su palo y darle de nalgas en su culo con un palo como si de una perrita se tratara–/ Karen: –Eso me gustaría mucho pero me tendrás que comprar ropa espacial para ello– / Yo: –Claro que lo are ya verás– / Karen: –En toces creo que sí puedo soportar que paces un noche con la tonta de Dalia y lo nacos de su familia—

Luego de eso terminamos nuestra conversación ya descasados, nos fuimos a duchar y bajamos a ver televisión mientras llegaba mi madre del trabajo.

Luego llego el noche de la fiesta en la escuela, la verdad en ella no pasó nada relevante, además de todo el protocolo de les conté en la primera parte. Con excepción de ver que Talía termino a acompañando a alguien también. El encentro con ella fue entre gracioso y raro, ya que fue de pareja con un pobre chico de tercero, llamado Joel, el cual era chaparro, pecoso, con lentes todo el estereotipo combinado lo sé porque solía jugar con él y otro YU-Gi-HO en la biblioteca, mientras que Talía como les platique anteriormente era considerada la Sex-symbol de la escuela, la clásica chica rica y buenota del cole. Por lo que el pobre chico quedo como el héroe del tercero. Recuerdo que cuando nos encontramos en el arco para las fotos al verla con Joel, el hice el comentario que si estaba haciendo un Mary Jean Watson (la novia del hombre araña para aclarar la referencia), pero la verdad ella no me entendió lo cual me dejo con una gran cara de ME -_-

Pero en realidad solo fue para poder observarme y reportar a Dalia, sin que ella estuviera enterada de su plan, según ella porque eso es el deber de una buena amiga y nada más. Yo embroma le afirme que si de verdad no confiaba en mí. Ella aclaro –Claro que confía en ti, eres en buen chico, el mejor para mi mejor amiga, en quien no confió es en esta enana—mientras señalaba a Karen, mientras mi prima le sacaba la lengua e iniciaban una guerra de miradas, yo solo me podía reírme por el tembloroso Joel (estaba muerto de miedo y tenso por los nervios, parcia una varita que se rompería por la tensión) arrastrado esa pelea de gatas, jajajaja

Una vez terminado todo igual que la última ves casi a las 4 am regresamos a la casa, esta vez fue más simple ya que la familia de mi papa no fue solo la de mi madre. Una hora luego de que todos se fueran a dormir es cuando realmente empezó lo bueno.

En te al cuarto de Karen mientras esta me esperaba en su cama con el vestido aun puesto, me acosté a lado para poder acariciar su cuerpo mientras, mientras nos besamos. Luego de unos momentos, metí mi cabeza dentro de su vestido, moviendo la tela de su ropa interior, para lamerle su entrepierna, mientras abría su cavidad utilizando mis dedos pulgares, aproveche a enterar mi lengua dentro de ella para moverme de forma circular, mientras use los pulgares para presionar su clítoris haciendo movimientos tratando de coordinar ambos en frotes de alenté hacia tras, para estimularlo lo mas posible. Luego lleve mi lengua para aprovechar que se humedeció y dar círculos con la puntita sobre su erección femenina. Karen apretaba la boca para evitar alzar la voz.

Luego de ese arranque me moví a su espalda para desabrocharle el vestido. Tras esto ella se paró y a un ritmo sensual, empezó a mover el cuerpo en una danza, la cual por lo pomposo del vestido casi era imperceptible, pero que podía distinguir muy bien, gracias a nuestros juegos. Ella sostenía el vestido con sus manos del busto para evitar que este se callera. Primero descubrió el hombre derecho mientras hacia círculos con este, luego paso al izquierdo, luego de apoco descubrió su pecho, mostrando sus senos cubiertos, uno a uno, para luego dejar caer el vestido al suelo. Karen empezó a usar perchero viejo que tenían mis hermanas como si se tratara de un tubo, dando vueltas alrededor de él, metiéndolo entre sus piernas, mientras deslizaba su pecho de arriba abajo sobre esté. Luego de su danza improvisada y algo torpe, pero linda a la vez, Karen llevo sus manos a los listones de su panty, desatándolos para dejar caer la tela, para luego desprenderse de su brasier mientras se acercaba a la cama, eso me permitió contemplar su cuerpo iluminado por la luz de noche que tenías encendida, podía ver su busto firme ya bien desarrollado y erecto con sus bellas aureolas cafecitas engalanadas con dos cerecitas puntiagudas en el centro como si de un postre se tratara, su impresionante entrepierna, cubierta por una capa de vello ligera y bien cuidada, Karen como asta el día de hoy no era de rasurarse el vello púbico asta estar lampiña, pero si se aseguraba de depilarse y cuidar el pelo de su zona intima para que no parezca enmarañado o enredado.

Ya en la cama yo me despoje de mi pantalón que llevaba, mientras Karen se ponía de perrito, inserte mi miembro en su ano y comencé a llenar su interior, ella movía sus caderas conto con mis envestidas, quería llevar lo más profundo que pudiera. Ella se dejó caer en la cama para poder taparse la boca con las manos para no gemir y despertar a mis papas. Cuando está apunto de correrme, saque el pene, le alce las caderas y busque su vagina insertando dentro de ella mi miembro y llenarla de leche luego de un par de envestidas. Luego coloque uno a uno sus pies en mis hombros, la tome del estómago para levantar y corre su cuerpo para su trasero quedara en mi boca y así poder comerme su ano metiendo todo mi rostro dentro de culo mientras permanecía sentado, podía sentir como sus fluidos corporales bajaban por mi barbilla y mi garganta mientras ella hacia esfuerzos para no hacer ruidos.

Ella mientras mantenía esa posición empero a chuparme el pene, de forma torpe debido a los temblores que mis caricias le provocaban. En poco tiempo a Karen le llego su orgasmo, dejando viscoso todo mi mentón.

La coloque en el misionero y empecé nuevamente a penetrarla con la intensidad que me quedaba, ella nuevamente se tapó la boca, luego de varias penetraciones fuertes logramos acabar juntos. Después la acurruque en su cama, luego le dé un beso profundo y mojado en lo labios para luego despedirme e irme a mi habitación a descansar.

Al día siguiente me levante al medio día, al mirar por el pacillo y ver que todos seguían dormidos, regrese a mi cuarto y me dirigí por el baño a la aviación de Karen, quien estaba dormida, sin que esta despierte me metí entre sus sabanas y vi que seguí desnuda tal y como la deje, por lo que separe sus piernas y le inserte mi erección mañanera lentamente para no despertarla, luego de eso empecé a moverme con tranquilidad, en un meneo de cadera ligero perforando su zona intima. Karen solo sonreí y respiraba profundamente con las caricias de mi pene en su interior. Estuve así por un tiempo deteniéndome cuando parecía despertar para que siguiera con sus sueños, cuando ya alcance el éxtasis máximo la llene nuevamente de mis fluido para acomodarla la cama y salir sigilosamente del cuarto de la mismo forma en la que entre e ir a buscar algo de desayunar.

Pasaron como 3 horas esta que todos despertaron, Karen se fue a sentar conmigo junto al sillón, con un caso de leche en la mano, me beso en la mejilla y me dijo gracias por el regalo de la mañana, me encanta despertar con leche fresca, discretamente tomo su píldora de su pantalón y la ingirió con su leche.

Esta será la primera parte de esta sección de relatos para no hacerlo más largo, ya que me falta narrarles como pasamos la fiesta de quince años de mi sobrina Luz, los cuales los festejamos en una salida familiar solo nosotros tres.

También en un futuro si a ustedes les interesa, el poder subirles la historia de Talía, una chica que paso a convertirse en una gran amiga para mí  y como mientras más crecía mi relación con Dalia más nos hicimos cercanos incluso al día de hoy. Y como me fui enterando de su vida incestuosa con su padre, su hermano e incluso su madre que eran los que tenían sexo los 4 juntos. Les agradezco de nuevo por tomarse la molestia de leer mi historia y de las tres chicas que formaron mi vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta