1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos)
Cargando…

Breve historia de un chico acerca de el deseo que siente hacia su sobrina y el tormento de imaginar que ya no es tan inocente como el cree..
Esta historia es ficticia y los nombres de los personajes no son reales, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Mi nombre, Genaro, tengo 27 años, estas historias son acerca de mi y mi sobrina Mireya 10 años más chica que yo.

Todo comenzó cuando mi hermana mayor se casó, yo tendría unos 8 años, recuerdo que vinieron parientes de fuera, pues la fiesta fue en grande, hubo mucha comida y bebida,como hubo mucha algarabía, nadie me dijo nada por quedarme donde los adultos hasta tarde, cuando en la casa del novio les pidieron retirarse, nos fuimos a mi casa,pues ahí se quedaría mi familia de fuera, recuerdo que uno de mis tíos que vinieron de lejos, estaba muy pegado a mi hermana,la que seguía de la que se caso cuando nos íbamos a casa la venía abrazando y apretando, mi hermana sólo se reía de las cosas que le decía,  pues estaba totalmente ebria ella tenía 16 años y ese tío, como 28 oh algo así, cuando llegamos a casa, me tocó mostrarles su recámara, pero algunos, incluidos mi hermano mayor, decidieron quedarse en la sala, para seguir la parranda, mi hermana se fue a su recámara, mi tío dijo que iba al baño pero estaba ocupado y mi hermano le dijo, ve al jardín, el salió, yo seguía sentado y con sueño, y recordé que en el jardín había dejado unas cosas y me decidí a ir por ellas para ya ir a dormir, cuando salí mire a mi tío parado mirando totalmente ebrio algo, me acerqué y en la ventana de la recámara de mi hermana se veía luz y ella se estaba cambiando, no se si lo hizo aproposito, oh no se dio cuenta, le dije a mi tío, que ve tío, el me vio y dijo nada, nada, y se fue adentro, yo tomé lo que quería y me metí, me senté en la mesa de la cocina de ahí veía a los que seguían tomando, cuando de pronto mire que mi hermana en calzones y una blusa salió al baño, mi tío estaba de frente al pasillo y los demás al revés oh de lado pues el no alcanzó lugar ahí, y yo en la cocina podía ver, pero no ellos a mi, mi hermana entro y salió y se fue a su recámara, que estaba enfrente, casi al instante, mi tío se levantó y dijo voy al baño, pero en la borrachera nadie le hizo caso, yo mire, y vi como al llegar al pasillo miro si nadie veía y en vez del baño, abrió la puerta de mi hermana y entro, yo abrí más mi ojos, me levanté y fui, al llegar, intenten jalar la puerta, pero ya estaba con seguro, y quise escuchar algo pero, la musica,el ruido no me dejaron,me acordé de la ventana del jardin,salí sin hacer ruido, y al llegar a la ventana con cuidado me asomé por la abertura que no cerró mi hermana, y lo que vi me dejó en Shock, mi hermana en cuatro patas, y mi tío detrás, jalandole el cabello y gritándole, así perrita, así Muévete, si yo sabía que te gustaba la verga, así, mi hermana sólo decía si tío, si más fuerte, más, y entonces repare en sus movimientos y mire que la verga de mi tío salía y entraba de mi hermana, yo no sabia que era lo que sentía, mi verga se había puesto dura, y sólo atine a sobarmela, esa imagen se quedó en mi, aún ahora me masturbo recordandolo.

Pasaron los años mi hermana tuvo una hija, a la que tuvo por bien llamarla Mireya, yo tenía 10 años, todo fue alegría,pero al pasar 3 años , mi hermana tuvo un problema con mi cuñado, se separaron, ella decía que el era un culero cabron, mi cuñado jamás dijo por qué, pero mucho se rumoreaba que su compadre, muy amigo de mi hermana, algo tuvo que ver, y así mi hermana llego a mi casa con la pequeña mireya,de sólo 3 años.

Pasaron los años y yo me volví un chico muy caliente,quería coger, pero no había nadie, las chicas no se si veían mi perversión, oh mi desesperación, pero no me hacían caso, oh a veces cuando le iba a alguna ser mi novia, me daba miedo, por esas fechas comenze a comprar mis primeras revistas porno, y me masturbaba con esas fotos, y a veces, Espiando a mis vecinas , las veía a todas sensuales, me urgia coger.

Un día compré una revista que contenía relatos eroticos, aún no teníamos internet como ahora, y leí un relato llamado engañe a mi marido por cabron, que relataba sobre una señora que descubrió a su marido siendo infiel y ella se vuelve una ninfómana, lo curioso y lo que me atrapó de este relato, fue que ella descubrió a su marido, con su propia sobrina de 17 años, hija de su hermano, al leer eso, recordé lo de mi otra hermana y mi tio,me la jale como loco, luego espiaba a mi hermana, para masturbarme recordando como la había follado el tío.

Una tarde encontré una revista con varios relatos, ya que comenze a buscar puros con temática de incesto, y ese tenía uno en particular llamado el vestido de mi sobrina, sobre un tipo que le compraba un vestido a su sobrina hija de su hermana, para su graduación de secundaria, y que la lleva a su casa para probarselo, y ahí el la seduce y se la coge quitándole su virginidad.

Yo me puse a mil, quería hacer algo asi,quería pero no sabia con quien, entonces yo todavía no veía a mi sobrina más que como una niña traviesa que mi mamá y todo mundo consentian, hasta que una tarde que regrese de trabajar, ella estaba jugando en el jardín y yo sali a fumar, entonces ella me llamo, Genaro, Genaro, no me decía tío, me llamaba por mi nombre, me pasas esas tablitas, yo me agache recogí las tablas y la mire y entonces repare en su vestimenta, traía una faldita arriba de las rodillas, volada, una blusita pegadita,  y sus zapatos y calcetas blancas, y la vi para su edad estaba más alta de lo normal, y mire sus piernas, se le veían hermosas,  blanquita, suavecitas, mire su traserito,parádito, redondito, sus caderitas ,una cinturita, aunque sin pechos pero se veía antojable, su cabello largo y castaño, mire sus labios, rojos como manzanita, con una figurita de Corazón, y unos enormes ojos cafés, diablos me dije, esta chamaca esta rica como no lo note antes.

A partir de ese día,  me acerqué más a ella, la abrazaba, la cargaba, la besaba la manoseaba, jugaba con ella, inventé un juego de zombies donde yo la correteaba y al alcanzarla la tumbaba, y la ahorcaba, y busque la forma de abrir sus piernas y meterme enmedio, y ella sólo entre risas , me ahorcaba también, me tenía caliente,  entonces comencé a hacer cosas más audaces, le dejaba revistas en sus cajones y yo robaba sus calzones de su ropa sucia, pero ella no decía nada, comencé a recortar fotos suyas, y mías de nuestras caras y las ponía en las fotos porno, luego les sacaba copias y le escribía tu y yo así algún día, ella no decía nada, nuestros juegos seguían igual, pero yo trataba de usar short y camisetas largas y cuando la abría de piernas y me ponía enmedio para ahorcarla, me sacaba la verga para que la sintiera, pero ella sólo reía y no decía nada, mi desesperación ya era mucha, un día cuando ella entro al baño, yo simule que me andaba mucho, y abrí de golpe, ella traía el calzón y un short que usaba abajo y apenas me detuvo para decir esta ocupado,pero quedando frente mío para ver mi verga totalmente parada, yo apenas vi un poco de su rayita sin pelo.

Cuando cumplí 19, me fui de farra con unos amigos y uno de ellos presumió que se había cogido a una morra con unas pastillas llamadas yumbhinas,  que según el calentaban a las morras, todos reían, y hacían chistes, cuando nos íbamos le dije a mi amigo, oye donde consigo esas pastillas, el me respondio, es dificil, pero mira como tu eres mi amigo, aquí traigo, te voy a dar dos, pero no es una pastilla entera eh, corta sólo una cuarta no un octavo de la pastilla, y la disuelve en agua oh jugó, no en refresco por qué va a parecer vidrio, y no más de el octavo, por qué si se pasa, le puede hasta dar un paro cardíaco, le dije de cualquier edad no importa, el se rió y me dijo, pinche perverso, si, te voy a decir un secreto pero entre tu y yo, el beto, le dio a su prima  y se la cogio el wey y ella sólo tiene 13, así que tu sabes, pero abusado mi ge, yo me emocioné, al fin me podría coger a Mireya.

Y así, una tarde que sabía que mamá volvería tarde de su negocio, y mi hermana se quedaría con ella, pues era corte de caja, y mi otra hermana, mamá de Mireya también trabajaría hasta tarde yo regrese del trabajo, justo cuando Mireya iba a comer después que llegaba del colegio, tomé un vaso lo llene de agua, partí la pastilla, me quedé pensando, un octavo para una de 13, pero, Mireya es mucho más chica, un cuarto, pero, mejor le pongo la mitad, por qué ella todavía está más chica y así que funcione, ella estaba terminando su comida y me vio entrar, Hola me dijo, llegaste temprano, que bueno quería que me ayudarás con mi tarea, si claro le dije, pero mira te compre un agua, de tu sabor favorito, ella lo vio y dijo si, y se lo tomo de un trago, le dije cuando se iba levantando, vamos a ver una movie,  y luego hacemos tu tarea, ella dijo si, y fuimos a la sala, puse una película erótica, no porno, erótica y al pasar las escenas más calientes vi a Mireya que respiraba más agitada y rápido, y de repente me dijo, voy al baño, pero salió disparada, yo sólo sonreí, y espere 5 minutos, me levanté y me diriji al baño, al llegar al pasillo recordé lo de mi hermana y mi tío, y mi verga se puso rígida, imagine ahora voy yo, abrí la puerta y justo estaba Mireya sentada en el retrete, con las piernas abiertas y apuntó de meterse el palo de la bomba, yo le dije que haces y ella se detuvo a tiempo, me miro y me dijo nada, no me moví y le dije, dime que hacías,  ella no me respondió sólo se levantó, se subió su calzón y se iba a salir, yo la tomé de la mano y al salir, la lleve a su cuarto, al entrar, yo me aborace y le agarre su culito y ahí comprobé que aparte de redondo y paradito, estaba durito, pero ella sólo grito, yo la tomé y la tumbe en la cama, la abrí de piernas y me coloque enmedio como en nuestro juego, ella sólo seguía gritando, al tenerla así. Comenze a acariciar sus piernas y también comprobé que estaban suavecitas, y le dije quehacías, ella comenzó a llorar y dijo nada, pero yo insistí ,mientras le seguía acariciando sus bellas piernas, que ibas a a hacer con el palo de la bomba, ella me dijo nada, la tomé con brusquedad y le bese el cuello y ella grito más y la bese en la boca y ella se retorcio y grito más, en ese momento me dio miedo y la solté pues dije no va a faltar algún vecino chismoso Y la deje ahí Y me salí rumbo a mi cuarto.

Pasó una semana y mamá tuvo un problema con mi hermana, la mamá de Mire, lo que llevó a que mi hermana se fuera a vivir a otro lado, en realidad se mudo a un conjunto de cuartos en la esquina de nuestra casa, yo me estaba volviendo loco, ya no sabia como hacer, oh que hacer para cogerme a Mireya, tan pronto mi hermana se mudo, me pidió que le ayudará a instalar unas ventanas y un tanque de gas, y ahí supe que ahí hacia reuniones, con sus amigos, compañeros, y su amado compadre, donde había bebida y más, yo no tome mucha atención a eso, pues mi hermana le encanta la fiesta y lo sabía bien, le dije a Mireya. , que mamá le mandaba decir, que si quería ir a la casa, fuera cuando quiera que es su casa y tiene las puertas abiertas, ella me dijo, sólo iré de visita ,no quiero dejar sola a mimamá, ok cala le dije,(cala era un apodo que le dimos desde niña) y yo le digo, y así Mireya iba a dar unas vueltas y después de clases, pero no se venía a vivir con nosotros.

Pasaron unos meses de esa rutina y yo note un cambio en Mireya, de pronto la mire como más crecida, más hermosa, más sensual, pensé que tanto la deseaba que la veía cada día más hermosa, yo estaba por cumplir 20 años, Mireya es de mayo, y yo de agosto, ella cumple primero, un día que no trabaje, como en el mes de julio, salí a comprar unos jugos, y al pasar por la escuela de Mireya,  me detuve pues iban saliendo de clases, quise esperar, pues ya había notado que Mireya iba un día si, un día no a casa y quería saber si mi hermana a no la dejaba oh tenía otras cosas que hacer, cuando mire que el coche del compadre de mi hermana se estacionaba justo frente a la escuela, el era un tipo casi cuarentón  no sabia su nombre, sólo sabía que le decían charcos, me extraño verlo pues hasta donde se el no tiene hijos ,vaya ni siquiera vive en la misma colonia que nosotros, entonces salieron los niños, y vi a Mireya salir, vio al tal charcos y corrió donde el , el sujeto la recibió con los brazos abiertos , justo cuando la agarraba unas señoras y niños me taparon la vision, pero juraría que la tomó del Culo y la beso en los labios, cuando me moví,  ella estaba subiendo al auto y el también, arrancó y se dirigio rumbo a la casa, me movi y corri lo mas que pude pero al llegar a la calle no estaba el carro ahí, me senté frustrado, y decidí sentarme a fumar, había una tienda ahí y me metí, había video juegos, y decidí matar el tiempo, pasó una hora, dos horas y a la dos hora y media, llegó el carro se estaciono y observe a Mireya bajar de el efundada en una minifalda, impropia para su edad, un top con escote el cabello sujetado con una coleta de caballo y un par de zapatillas, debo confesar que esa visión de ella así me paro la verga,se veía espectacular, pero ,por qué venía vestida así, de donde venia, bajo con su mochila al hombro y se despidió del tal charcos de beso y aunque no mire bien, juraría que fue en la boca, ella rápido abrió su puerta y entro, el tipo ya había arrancado y se había ido, me quedé pasmado viendo, cuando cerró, sentí una palmada en mi espalda, escuché una voz ronca con lujuria. Que suerte de ese imbécil verdad, Mireyita esta ya bien rica y seguro ese puto ya se la anda cogiendo, que dije, como sabe, hace dijo, un mes que comenzó a llegar así con el, antes no salía más que con su abuela que vive allá abajo, era el tendero y obvio no me conocia,no , eso no puede ser dije, y el dijo, yo digo que si, salió bien putita igual que su mama, yo ya ando haciendo mi luchita, cuando viene, le digo cosas sexis y cachondas y sólo se rie, me la voy a coger tarde oh temprano verás morro.

Después de ese día yo estaba incredulo, no podía ni quería creer lo que el tendero me dijo, no, decía, no puede ser yo tengo que ser el primero, ella no puede, no se la cogieron, tenía sentimientos encontrados, celos, rabia,frustración,pero por otro lado, me invadía una exitacion brutal, la imaginaba desnuda y teniendo sexo con el tal charcos, con el tendero, y me excitaba, tanto, mi pene se ponía brutalmente erecto, y me tenía que masturbar imaginandola, luego ella venía a casa y la veía igual, con su ropa normal, toda mojigata, bueno recuerden su edad, yo le llevó 10 años, y no, pensaba que todo era producto de mi cabeza por la objeción que tenía de cogermela, intente espiarla y ver otra vez algo igual, pero, ya no, hasta que un día en la tienda jugando el tendero salió y me dijo, no mijo, esa Mireyita, esta brutal, ya le gusta tanto la verga que coge con cualquiera, que le dije, por qué dice eso, bueno me respondio, su mamá tiene un novio, pero dicen las vecinas que hace poco el wey, comenzó a venir por las noches cuando la señora trabaja ese turno, y Mireya se queda sola, pues ya sabrás el tipo se va antes que amanezca y llegue la mamá, a que crees tu que se quedan solos, y cuidando que la mamá no se entere, yo por eso me estoy aplicando mas, el otro día vino con una faldita, bien cortita  y que le digo, que rica estas mire, ella sólo se rió y me pidió un pan integral, aquí tenía pero me salí a darle uno de el estante de arriba, y al pasar le agarre el Culo rico que tiene y no me dijo nada, le baje el pan, y al dárselo le volví a tocar el culo pero esta vez le sobe las nalgas y le dije agarrándole la mano con la bolsa de pan. No es nada, y que rica, si me dejas darte aparte de gustarte, te puedo dar muchas cosas, como que dijo ella, lo que tu quieras, con tal de disfrutarte, le decía sin dejar de sobarle el culo, ella me dijo con una sonrisa maliciosa, puras promesas, yo le dije no, en serio y que entra una maldita cliente, y ella se separó diciendo , gracias por el pan, y si cuando quiera y pueda, le ayudó, más obvio mijo, el mensaje , le pregunté, entre nervioso ,excitado, molesto, y ya se la cogio, el respondió no ha venido la cabrona hace 2  semanas cuando pasó eso,yo me salí de ahí y me dije, puros cuentos del viejo ese, me fui a la casa y al rato llego Mireya,  la vi y se veía tan normal, tan inocente, recordé la plática y me excite imaginandola cogiendo con esos viejos, no aguante y con mi verga bien parada me fui a mi cuarto, pase junto a Mireya y ella se volteó a verme, será que me vio mi verga erecta por encima del pantalón,  ya en mi cuarto , me masturbe como loco imaginandola, y me vine a chorros, como a los 10 minutos tocaron la puerta y era Mireya,  puedo , le dije si, entro y se sentó en la cama, me miro y me dijo, Gena,  por qué ya no juegas conmigo a los zombies, era nuestro juego favorito,me encantaba cuando me atrapabas y me ahorcabas,  y yo a ti,jugamos, anda, mi pene se me erecto me emocioné, le gustaba, le gustaba sentir mi verga, y estuve a punto de decirle, si pero entonces recordé, si le gustaba, por qué cuando me la iba a coger, no se dejó y grito, será que si ya  se la cogieron, y quiere darme sobras la puta, se dejó con otro y no conmigo y ahora me quiere dar babas, a la verga, y le dije molesto ,no ya estoy mayor para esas babosadas, y por favor vete que tengo cosas que hacer, ella dijo bueno, no te enojes me voy, luego volvió otro día y yo jugaba video juegos , de pelea y me dijo juego. Bueno conteste y tomó un mando, le ganaba en todos con un mono que parecía gay, pero ella estaba como más buscando sentarse más cerca mío, y en un momento dado brinco y se volvió a sentar simulando no ver y se sentó encima mío,  poniendo todo su culo en mi verga, yo la avente y le dije fíjate,  ella le comenzaron a salir lágrimas y me dijo , ya no juego, eres un tramposo, sólo escoges al maricon,  tu eres maricon, y se fue  llorando.

Llego el fin de año, mi mamá y mi hermana habían limado aspereza y en la fiesta que mamá  hacia para sus trabajadores, y una posada anual, mi hermana llego con su  odioso compadre, charcos, la fiesta iba bien, Mireya traía una faldita de mezclilla, tableada, un poquito arriba de la rodilla, un suéter azul, ajustado, unas botas negras hasta la rodilla, y y su cabello con una coleta, se veía riquísima, y no fui el único que lo noto, el señor charcos, no se separaba de ella, aprovechando que mi hermana le ayudaba a mamá,  sólo estaba con ella, la abrazaba, bailaba con ella muy pegados, y le decía cosas al oído, Mireya solo se ponía roja, en un momento dado yo vi que le sobaba el Culo, y Mireya le decía algo señalando hacia un lado distante de nuestra casa, donde sólo había cuartos de herramienta y algunos baños algo viejos para uso de los jardineros, se acabó la música y observe a Mireya dirigirse hacia allá muy discreta, el charcos, espero 10 oh 15 minutos y tras ver que nadie lo veía,  se dirigió hacía allá también, yo temblaba de emoción, de coraje, de lujuria, decidí esperar 15 minutos y dirigirme hacia allá también, pero cuando iba, mamá me interceptó, hijo ven ayúdame a traer la olla de tamales, yo no sabia que pero ni modo de desobedecer, fuimos, le faltaban 15 minutos dijo la cocinera, y me iba a ir y mamá me  dijo, ya espérate, es poco tiempo y si te vas  nadie me va a ayudar, demonios 15 minutos es tiempo valioso ahora, se fueron lentos,  y cuando estuvieron,  los tomé, la olla, y salí casi corriendo, los puse en la mesa central de afuera, y le dije a mamá voy al baño, salí discreto y me dirigí hacía los cuartos de aquel lejano lugar de la casa, llegue con la exitacion a mil, las rodillas me temblaban, la emoción era mucha sentía mi corazón salir de mi pecho, me asomé al primer baño nada, el siguiente un cuarto igual que el siguiente, pero estaban abiertos, luego dos baños y al final un  cuartito y estaba cerrado, me  acerqué con cautela y no escuché nada, iba a asomarme y la puerta se abrió de golpe y Mireya y el señor charcos salieron riendo, me vieron y nerviosos me  dijeron ge, Mireya me dijo con sonrisa nerviosa, que haces acá, lo mismo digo contesté,  yo vine por una extensión,  Mireya me dijo si yo también pero como estaba arriba de un estante, le pedí ayuda a charcos,oh le dije también te pidieron, si dijo , pues vamos,  ya están los tamales, ya en la fiesta al observarlos, ya no estaban juntos, pero vi detalles que no note de primero, Mireya, ya no traía su coleta y se bajaba la falda a cada rato y lo más , ya no traía su suéter, sólo una blusa roja con un pequeño escote, toda desacomodada, como si hubiera peleado, y el charcos,  igual no traía su chamarra, y su cabello revuelto, y mire que se sobaba la verga, y el muy cretino tenía el cierre abajo, pero lo más,  se le veía  una manchita de una pequeña humedad blanca, yo lo vi y volteaba a ver a Mireya, mi pene estaba durísimo,  el tipo lo noto y mirándome se subió el ziper,  sobo la verga y volteó a ver a Mireya,  luego me miro  sin dejar de sobar su verga y me señaló a Mireya con sus ojos, vio mi expresión de enojo y rabia supongo y se rió con burla, El maldito me presumió con gestos y señas, que se había cogido a Mireya……………………….