1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos)
Cargando...

un maduro pitudo me hace su mujer.
Hola amigos soy chica favorita, Virginia, como muchos de ustedes me recordaran soy una chica trans, ya casi completa al 100% , habia dejado de escribirles pero ahora regreso con mas fuerza a contarles esta historia que me paso la semana pasada de noviembre 2020
Sucedió un sábado en la tarde, mi madre salió de compras al centro comercial y mi padrastro y yo fuimos al cine a ver una película con esta nueva normalidad por el covid, jamás había tenido una salida con mi padrastro y menos para ir a ver una película al cine.
De pronto no sé cómo, pero una sensación electrizante invadió mis piernas al ver a mi padrastro tan galante, apuesto y bien vestido.
No paraba de observarlo y eso a él no le incomodaba. De hecho él no dejaba de observar mis nuevos senos ya que me habia aumento 2 tallas que inmediatamente se pusieron duros y se marcaban muy apretados en mi blusa.
Se echó una mirada fugaz por toda mi anatomía y eso a mí me excitaba.


No dejaba de observarme y ni yo a él, que no sé cómo que se me escapó un gemido y me sonrojé toda. Estaba mojada y mi pene tuvo una mini ereccion en mi tanguita estaba palpitando de los nervios y de tanta tensión acumulada o tal vez era la falta de sexo por la pandemia.
La película se acabó y bajamos al estacionamiento para irnos a casa.
Durante el camino no paraba de observar a mi padrastro, se veía tan atractivo manejando con sus gafas oscuras y su barba bien delineada y tupida. Dios mío!!! Esto es un pecado y una prohibición desear a mi padrastro, no me imagino si mi madre se entera que estábamos coqueteando en el cine con miradas perversas.
Y les juro que no sé cómo puse los ojos en mi padrastro. Era algo mágico, pero nada me importaba más que dejarme llevar por mi instinto.
Cuando llegamos a casa, mi madre aún no regresaba de sus compras y mi padrastro me tomó en sus brazos y me llevó a la recámara principal, donde él duerme con mi madre.
Cuando me bajó al suelo, no pude contenerme y lo azoté a la cama.
-Hazme tuyo hija -me dijo.
-Si papito, pero si mi madre regresa y nos descubre…
-Va a tardar, ya sabes que cuando se va de compras se tarda mucho.
Y entonces comencé a desvestirme y sin querer traía puesta la mejor lencería para dejar sin aliento a mi padrastro.
Estaba sudando, extasiado de que me cogiera fuertemente y de que le moviera mis senos duros y erectos para que jadeara hasta quedarse sin garganta.
Ese día le cumplí todas las fantasías sexuales a mi padrastro y fue algo delicioso, tener sexo con una persona prohibida y que por supuesto que estaba consiente que eso no se hace y menos traicionar a su esposa conmigo.
Y nada nos detuvo, ese día follé bien rico con mi padrastro y estimulé su fruta madura.
Y mi madre seguía en sus compras. Cuando de repente escuchamos mi padrastro y yo unos pasos, era mi madre que llegaba de sus compras.
Y mi padrastro y yo nos vestimos rápidamente mientras aun goteaba el semen de mi padrastro de mi colita. Agotados de tanta actividad sexual y de tanta estimulación. Fue algo mágico y maravilloso, que estoy segura que esto si se va a volver a repetir me escapo con el a hacer vida de pareja….Nunca he roto un matrimonio pero lo haria por el con seguridad.

 

SI quieren contactarme alguien de sexo sin tabues, comenten este relato y con mucho gusto les dare mi telegram en el siguiente relato

Claro si hay 5 o 10 comentarios …

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta