1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos)
Cargando…

El resto del día ya no tuvimos oportunidad de charlar a solas porque se nos fue a todos en decidir que hacer, ya se imaginaran como cada quien opinaba una cosa distinta, y terminamos organizando juegos de mesa.


Los días siguientes pasaron más o menos en el mismo tono, con mi cuñadita y mis primas mas la primita ahora convirtiendo en un suplicio el estarlas admirando tan cerca de mi.

El resto del día ya no tuvimos oportunidad de charlar a solas porque se nos fue a todos en decidir que hacer, ya se imaginaran como cada quien opinaba una cosa distinta, y terminamos organizando juegos de mesa.

Los días siguientes pasaron más o menos en el mismo tono, con mi cuñadita y mis primas mas la primita ahora convirtiendo en un suplicio el estarlas admirando tan cerca de mi.

Una de esas mañanas, cuando todos estaban yendo a la piscina, yo me retrasé, y cuando me dirigía al jardín, pasé frente al cuarto de mi cuñada,la puerta estaba entreabierta y al voltear alcancé a verla desnuda por completo de espaldas a mí, estaba agachada poniéndose el bikini por lo que sus cachetes quedaron como invitándome a que los penetrara en ese instante.
me quedé sin moverme y sin pensar nadamás en el momento de que me iba a ver porque ni siquiera me moví, y quedé parado frente a esa puerta, ella se levantó y pude ver por el reflejo del cristal su mata de pelo antes de que subiera el bikini.

La parte de arriba la tenía amarrada solamente en la espalda, y pude ver ese par de tetas que tantas veces me insinuaba al enseñarme sus escotes.
Sus pezones eran grandes y oscuros cubriendo una buena parte, sin embargo estaban muy paraditas, con esa forma de pera que mas me gusta.
cuando tomó los tirantes del top para amarrárselos en el cuello levantó la vista al espejo y me vió por el reflejo.

Pensé que en ese momento iba a armar un escándalo, pero simplemente se sonrió y me dijo, hola cuñadito, me ayudas a amarrarmelo?.
Yo caminé como autómata hacia ella y tomé las puntas de los tirantes mientras ella hacía su pelo a un lado para ayudarme mientras me decía, amarralos bien cuñadito que no queremos que pase un accidente y se me vaya a caer el top en plena piscina eh?, -no, pues entonces lo voy a dejar un poco suelto para que se te caiga cuñadita, que el poder verlos libres es un poema a la belleza-.

Jajaja, como eres cuñadito, de verdad serías capaz?, De eso y muchas cosas mas cuñadita, y tu?.
-Eso parecía un duelo de preguntas y respuestas para ver hasta dónde nos atrevíamos y a donde llegaríamos y ninguno de los 2 parecía ceder-.
Mientras tanto yo sentía lo suave de la piel de su cuello y me tardaba momentos adicionales amarrándola para poder acariciarla y sintiendo como su piel se ponía de gallina.
Ahora yo había tomado el control y le dije.

Porqué te quedaste callada cuñadita?, o te estoy apretando mucho? porque veo que tu piel se puso chinita, le dije mientras terminaba de hacer el nudo y pasaba ambas manos alrededor de su cuello y oídos haciéndole una laaarga caricia mientras le acomodaba de vuelta el pelo.
No cuñadito como crees? me dijo mientras se escabullía coquetamente hacia un lado.
Es que me quedé pensando si no sería muy transparente esta tela.
Hoy sí estamos toda la familia y me daría pena si me transparentara.

-Y es que no solamente era blanco, sino que la tela era super delgada y casi sin forro-.
Pues así como andas te ves simplemente espectacular cuñadita, pero para mi desgracia no se transparenta le dije mientras hacía cara de tristeza.
Aunque mi esperanza será cuando te metas a la alberca mientras ponía ahora una sonrisa de oreja a oreja.
Eres terrible cuñadito, justamente esa es mi preocupación.

Lo de menos sería no meterme al aguan pero la verdad es que se apetece mucho con este calor.
Hmm, ya se, me ayudarías cuñadito?, dejame meterme rápido a la regadera para mojar la tela y me ayudas a decirme si se nota mucho?.
Al fin creo que ya me viste mucho más que solo la tela transparente me dijo mientras que con un guiño se daba la media vuelta y se iba al baño.

Fueron segundos que se hicieron eternos, mientras a lo lejos se escuchaba el bullicio de toda la familia disfrutando el verano.
Escuché que me llamaba para ir al baño a dar mi opinión, ya que la idea era verla con la tela muy mojada y no quería escurrir en el piso.
Al entrar y verla casi se me cae la quijada.

Se veía monumental, con toda su piel brillando por las gotas que resbalaban por su cuerpo, su pelo húmedo, su mirada coqueta y brillante, Y bien? que te parece? me dijo mientras se acomodaba los lados del top y jalaba las orillas del bikini haciendo que la tela se metiera entre sus labios haciendo que se notaran de una manera muy cachonda.
Era obvio que parecía casi desnuda por la manera en que la tela se pegaba a su cuerpo.

Sus pezones tan oscuros se notaban perfectamente con lo mojado de la tela que se pegaba a ellos haciendo que no solamente se vieran sino que también se notaba lo rugoso del pezón, eso sin contar que parecía una talla más chica porque de los lados desbordaban sus pechos y por más que jalaba la tela de los lados, lo único que lograba era que se pegara más al cuerpo, y el bikini no se quedaba atrás, porque su mata de vello era completamente visible pudiendo dibujar completamente su contorno e incluso el nacimiento de su vello se asomaba por encima ya que el triángulo del bikini además de pequeño tenía como un pico en V haciendo que se hiciera mas chico justo al centro.
Cuando siguió mi mirada, se sonrojó y me dijo, si se nota mucho verdad cuñadito?.

Negarlo sería mentirte cuñadita, digo, por mi está más que perfecto, y me encantaría que te lo dejaras puesto.
o mejor dicho que te lo quitaras, jajaja -como erees me dijo mientras me aventaba la toalla que tenía cerca-, creo que tendré que depilarme verdad?, como te gustan mas a ti cuñadito?, pues te diré que tu te ves hermosa tal como estás, y estoy seguro que también te verás igual de deseable si te depilas, aunque para ponerte este bikini definitivamente si hace falta.
Bueno, pues creo que tendré que ponerme otro bikini dijo haciendo un mohín de disgusto.
Tenía muchas ganas de estrenarlo.

Pues a mi también me gustaría verlo cuñadita, ojalá haya la oportunidad.
Lo dices sinceramente cuñadito? me dijo mientras le regresaba ese brillo a su mirada, claro cuñadita, pues te confieso que a mi también me gustaría que fueras el primero en presumirtelo, ojala se presente la oportunidad.

Justo en ese momento escuchamos un grito llamándola, y le dije, bueno, con el dolor de mi corazón te dejo para que te cambies, nos vemos en la alberca.
y di la media vuelta dejándola para que se cambiara el bikini.

Me dirigí a la cocina por un vaso de agua fría, que necesitaba eso y algo más para poder hacer que volviera a normalizarse mi pulso y que mi erección dejara de notarse, algo por lo que la cuñadita no se quejó y no me dijo nada, aunque claramente estuvo volteando a verla todo el tiempo que estuvimos platicando.

Con el vaso en la mano salí al patio a convivir con la familia y disfrutar de la vista del resto de las primas.
continuará.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario