1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)
Cargando…

Esta historia sucedo cuando tenia unos 11 años, y de como me masturbe cuando vi a mis padres en la cama. .

Resulta que mi padre en geologo, y como su trabajo lo requiere tiene que hacer numerosas salidas al campo; y como es su costumbre cada vez que regresa nos lleva a cenar. Es noche nos llevo a pasear y a comer a un lindo restaurante, ya al regresar a casa como a las 23:00 horas mi mama me dice que ya es hora de ir a dormir, proteste a lo ella replico con un Tu padre y yo tenemos que hablar. A regañadientes me fui  la cama, donde dormite por casi una hora, cuando escucho unos murmullos y ruidos en la habitación de mis padres.

Me levante en silencio, llena de curiosidad y sin hacer ruido, me dirigí hacia su habitación que queda al lado de la mía. La puerta estaba entre abierta, la luz proveniente del velador iluminaba el ambiente se escapaba por la rendija del marco de la puerta. Me asome para ver a mis padres completamente desnudos haciendo un 69. Mis ojos se abrieron como platos, mi mama que estaba encima de mi papa tenia metido en su boca todo falo de mi padre, lentamente sus labios bajaban y subían por la verga de mi padre. Comencé a excitarme, lentamente mi mano se metió entre mis piernas y corriendo mi bombacha empece a masturbarme ante inesperada escena.

Mi padre levanto su mano derecha y metiendo uno de sus dedos, o tal vez más, comenzó a masturba a mi madre. Ella saco la pija de su boca y levantando su cabeza exclamo con su rostro lleno de satisfacción: Ay amor. Al tiempo que veía por primera vez el miembro de mi padre (los espié 6 veces), lo mire con curiosidad era oscuro, grueso y con abundante vellos en sus testículos. Mi madre se bajó de mi papa, dejándome verla por unos segundos, con su cuerpo delgado, pechos pequeños y completamente depilada, se paró frente a el sobre la cama y dándose vuelta, de espaldas a la puerta, se sentó introduciéndose el falo de mi padre en su cuevita. Me quite la bombacha y metiendo uno de mis dedos en mi conejo comencé a masturbarme, ella comenzó a moverse en círculos y de arriba hacia abajo, al tiempo que su vagina derramaba su blanco fluido sobre el tronco y testículos de mi papa. Después de unos minutos de cabalgar sobre su pingo, el cuerpo de mi madre comenzó a convulsionarse, y lanzando un gemido reprimido levanto sus caderas dejando salir un abundante líquido lechoso de su interior, había comprendido mi madre tuvo un orgasmo. No terminante verdad? Pregunto mi mama mientras se ponía en cuatro patas. No amor, respondió mi papa, para ubicarse detrás de ella y meterla de una sola estocada. Con su rostro que parecía más de puta que de madre comenzó a gemir entre cortadamente, dejándome sentir los rítmicos golpes sobre sus nalgas. Seguí observando después de unos minutos mi madre se recostó boca arriba, mi papa que había quedado de frente a la puerta, se montó sobre ella para introducirla nuevamente en su lampiño sexo. Ay amor exclamo mi padre con un rostro obsceno, mientras se cogía frenéticamente a mi madre. Sus piernas se envolvieron en la cintura de mi progenitor y aterrándose con los pies a su cuerpo comenzó a moverse al ritmo de sus estocadas. Yo que seguía observando detenidamente era testigo por primera vez de la vida sexual de mis padres, comencé a orinarme, estaba excitada, caliente, y por qué no decirlo me hubiera gustado participar, quería entrar y comer junto a mi madre el falo de mi padre, pero no, no podía ellos nunca lo hubieran permitido. Mi papa le dijo algo a mi madre al oído, ella volvió a ponerse en cuatro esta vez de espalda a la puerta con su pecho pequeño apoyado sobre la cama, abriendo sus nalgas con las manos, pude ver como su esfínter rosado, pequeño y algo abierto, era penetrado por mi padre de una sola estocada. Ayy, aammoorr, exclamo entre dientes en un tono que más de dolor parecía de placer. El espero unos segundos, y ubicándose como si estuviera sentado con las piernas dobladas y sus manos apoyadas en la cadera de mama comenzó a moverse. Con ojos fijos vi como mi padre le hacia el esfínter a mi madre, al tiempo que ella en un tono casi imperceptible decía: Mass,mass. La gruesa pija de mi padre que entraba y salía por completo de su ano, no tardó mucho en hacer su trabajo, de pronto un chorro que parecía pis comenzó a brotar de la vagina de mi madre. Mi padre no se detuvo, sus movimientos se hicieron más rápido, para lanzar un gemido de placer y descargar su semen dentro de mi madre. Se recostaron en la cama, se acariciaron, se besaron, y mi madre con su cara más que satisfecha apago la luz del velador. Levante mi bombacha y dirigiéndome a mi pieza me metí en la cama, donde me masturbe por un buen rato. Bien espero que les haya gustado, saludos Nati.